Donald Trump: americanismo contra la globalización

21.07.2016

Donald Trump ha aceptado ser el candidato de los republicanos a la presidencia de los Estados Unidos. En su "acceptance speech" (discurso de aceptación) con el que ha concluido el congreso del Partido  Republicano en Cleveland, celebrado antes de las elecciones, Trump ha expuesto los puntos principales de su programa electoral.

Los intereses de la clase obrera

Quizás, la declaración más fuerte de Trump ha consistido en la negación pública de la ideología de la globalización. "¡El americanismo, y no el globalismo, este es nuestro credo!", dijo Donald Trump. Anteriormente, el 22 de junio de 2016, explicó la diferencia entre estos dos conceptos:

"Hemos pasado de la política del americanismo, que se centró en lo que es bueno para la clase media estadounidense, a la política de la globalización, que se centra en cómo hacer dinero para las grandes corporaciones que pueden desviar su capital y puestos de trabajo a otros países, perjudicando así a los trabajadores y a la economía estadounidense".

Una vez mas, Trump ha confirmado que los intereses de los trabajadores estadounidenses son prioritarios para él. Trump criticó duramente también la firma de los acuerdos de libre comercio, como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, que ha tenido como resultado (o lo tendrá en el futuro, como en el caso del TPP) la salida de muchas industrias hacia países con mano de obra barata, y como consecuencia, el desempleo en los Estados Unidos. Trump ha prometido que reconsiderará estos acuerdos. Tambien dijo que Hillary Clinton estaba a favor de la política globalista de Barack Obama, y de la su marido, Bill Clinton, uno de los fundadores del NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte).

Trump llamó a los partidarios de Bernie Sanders a votar por él. Según Trump, Sanders no tenía ninguna posibilidad de ganar las primarias demócratas por el hecho de que el sistema funciona para Hillary Clinton.

"Pero sus seguidores que se unan a nuestro movimiento, porque nos centraremos en la cuestión principal: Los acuerdos comerciales que reducen el número de puestos de trabajo en nuestro país y la distribución de la riqueza", dijo Trump.

Detener la inmigración

La lucha contra la inmigración ilegal es otro tema importante para Trump. Confirmó su intención de construir un muro en la frontera con México, y de comenzar los procesos legales en contra de millones de inmigrantes ilegales con el fin de deportarlos. Trump dijo que el crecimiento sin precedentes de la inmigración ilegal conduce a un aumento de la criminalidad y golpea sobre los puestos de trabajo de la clase obrera de Estados Unidos, especialmente los trabajadores de origen afroamericano e hispano, cuyas puestos de trabajo son ocupados por los nuevos inmigrantes. Trump también se dirigió a los inmigrantes recién llegados, señalando que ellos nunca serán capaces de llegar al nivel de vida de la clase media si el flujo migratorio de mano de obra barata no se detiene. Donald Trump también se comprometió a detener la inmigración a los EE.UU. de los países envueltos en el terrorismo, siempre y cuando no exista un mecanismo establecido para llevar a cabo verificaciones de antecedentes de los inmigrantes que llegan al país. Criticó los planes de Hillary Clinton para aumentar el número de inmigrantes que viven en Estados Unidos, que calificó de catastróficos.

Poner fin a la delincuencia y la discordia racial

Trump se comprometió a dar una respuesta radical al aumento de la criminalidad en el país y a restablecer el orden en los Estados Unidos. Acusó a Obama de dividir la sociedad estadounidense a través de las características raciales. En su lugar, Trump señaló que, con Obama, el desempleo y la falta de acceso pleno a la educación siguen siendo unos de los principales problemas en la comunidad afroamericana. Indicó que esta cuestión será su prioridad.

Realismo en política exterior

En política exterior, Trump criticó duramente a su principal oponente, Hillary Clinton, sobre la política de cambio de régimen y la propagación de la democracia al estilo occidental. Trump prometió que no tendrá en cuenta esta política desastrosa. Trump considera que la lucha contra ISIS es una prioridad y está dispuesto a cooperar en esta área con todos las potencias que actualmente participan, lo que implica (casi únicamente) a Rusia. Reafirmó el compromiso de la alianza con Israel y condenó el acuerdo nuclear con Irán como un signo de debilidad de las políticas de Obama. Al mismo tiempo Trump ha vuelto a dicho que cree que la economía china es el principal competidor de Estados Unidos.

Trump también de nuevo fue crítico con la OTAN, haciendo hincapié en que la organización no lucha contra el terrorismo, y que sus miembros, después de su elección, tendrán que pagar mucho más para el presupuesto general de defensa.

El nacionalismo americano

El principal mensaje de la campaña de Donald Trump: los Estados Unidos, en primer lugar, debería dedicarse a los problemas internos, y abandonar las políticas intervencionistas. Este es el cambio más significativo en la estrategia geopolítica de los Estados Unidos desde los días de Woodrow Wilson que marcó la vuelta a Estados Unidos de un aislamiento hacia la globalización.

 

El mensaje principal de la campaña de Donald Trump es que Estados Unidos debería tratar principalmente con sus problemas internos, y abandonar las políticas intervencionistas. Este sería el cambio más significativo en la estrategia geopolítica de los Estados Unidos desde los días de Woodrow Wilson, quien marcó el giro de Norteamérica del aislacionismo al globalismo.