Inestabilidad política en Francia

25.04.2017

La primera vuelta de las elecciones presidenciales mostró que los partidos clásicos (socialistas y republicanos) fueron expulsados ​​de la verdadera batalla política. Hoy la principal línea de oposición es entre las fuerzas patrióticas (representadas por Marine Le Pen) y las élites globalistas (representadas por Emmanuel Macron).

Le Pen como la líder de la revuelta contra el totalitarismo globalista

El 24 de abril, Marine Le Pen anunció que deja el cargo de líder de su partido, el Frente Nacional. Explicó su decisión diciendo que el Presidente de Francia debía representar no sólo a los miembros de su partido, sino también unir a todo el pueblo francés. Marine Le Pen hoy no es sólo la representante de las fuerzas conservadoras, sino que en general es la representante del momento populista, las fuerzas del Pueblo. Mientras, Macron es un representante del sistema globalista. Los representantes de los partidos clásicos del establishment (Hamon y Fillon) se adhirieron a él inmediatamente después de perder sus propias campañas.

División republicana

En las redes sociales, la llamada de Fillon a votar por Macron ya ha sido apodada como "masoquismo republicano" ("Fillon, a quien Macron retiró de la carrera presidencial, votó por su asesino"). Tal "síndrome de Estocolmo" no encontró ningún apoyo entre los colegas de Fillon. El diputado republicano Jean-Frédéric Poisson dijo que no votará por su enemigo ideológico, Macron, que según él es "la continuación de la política destructiva de Hollande".

Diputados como Laurent Vokzo y Nadine Morano tampoco van a seguir la llamada de Fillon. El republicano Henri Guaino dijo en una entrevista a Marianne que no votará ni por Le Pen ni por Macron en la segunda ronda: "No voy a votar por Le Pen, y ciertamente no voy a votar por Macron, porque votar por Marcon significa votar por un sistema que no apoyo ".

Algunos miembros del Partido Republicano, por ejemplo Kristin Buten (quien fue ministro bajo Sarkozy de 2007-2009), declararon que es mejor votar a Le Pen que a Macron. "No diré que Le Pen es «mi taza de té», pero Macron, ¡nunca ! Es una plaga y el cólera".

La reorientación de Fillon hacia el "macronismo" no fue aceptada por el Partido Republicano, y la valoración global del acto traicionero de Fillon fue formulada perfectamente por Nadine Morano: "Fillon pidió votar por Emmanuel Hollande... ¡La prioridad son las próximas elecciones parlamentarias!».

Por cierto, si usted revisa cuidadosamente la intervención de Fillon después del anuncio de los resultados de la primera ronda, se puede escuchar que durante su llamada a votar a Macron, los republicanos presentes en la "noche de las elecciones" gritan con desaprobación e indignación. Fillon se convirtió inequívocamente en un cadáver político, se desacreditó ante los ojos de los miembros del partido y ante los ojos de los votantes que veían en él una cierta posibilidad de cerrar el rumbo mórbido y desastroso de la Francia de Hollande.

El populista de izquierda Jean-Luc Mélenchon es... ¿pro-Le Pen?

Jean-Luc Mélenchon, líder del movimiento "France Insoumise", no llamó a sus votantes a votar en la segunda vuelta por Macron. Esto definitivamente jugará a favor de Le Pen. Le Pen y Mélenchón son a menudo llamados como los populistas: Le Pen, la populista de derecha; Mélenchón, la izquierda populista.

Mélenchón se opone a la dictadura neoliberal que fue establecida en Francia por el gobierno liberal de izquierda de Hollande y el partido socialista, que traicionó al socialismo y, como él dijo, transfirió el rumbo político a un liberalismo.

Marine Le Pen también critica el liberalismo del partido socialista, calificando su rumbo político como "la dictadura del globalismo", que desestabiliza el país y conduce a la pérdida de soberanía de Francia. Mélenchón es un oponente convencido de la UE y representa la retirada de Francia de la OTAN. Le Pen comparte las mismas posiciones. La revista Le Point publicó en una portada una foto de Le Pen, Mélenchon y Tsipras en julio de 2015 durante un referéndum en Grecia para dejar la UE, con la inscripción "Los enemigos de Europa". ¿Está Mélenchon del mismo lado que Marine Le Pen? Todavía no está claro. Al menos lo veremos pronto.