Trump advierte sobre la posibilidad de la Tercera guerra mundial

01.08.2016

El candidato presidencial del Partido Republicano, Donald Trump, se pronunció una vez más sobre la cuestión del estatuto de Crimea. De acuerdo con la opinión del político, el intento de "retorno" de Crimea a Ucrania podría acabar en una Tercera Guerra Mundial, la cual él no está dispuesto a iniciar. Anteriormente, Trump dijo que había que tener en cuenta el deseo de los habitantes de la península que votaron en un referéndum en 2014 unirse a Rusia.,

Realismo contra la globalización

La actitud de Donald Trump sobre la cuestión de Crimea es un indicador de la incinación Trump hacia una política de tradición realista en las relaciones internacionales. Se evalúa con seriedad la situación, y basándose en el equilibrio de fuerzas correspondiente a cada caso, se construye una estrategia política. Para Trump, como para la mayoría de los estadounidenses, Ucrania y su destino no son una prioridad en la política exterior. Por su parte, para las fuerzas del establishment estadounidense, interesadas ​​principalmente en el mantenimiento de un orden mundial unipolar, Ucrania es de suma importancia. La posición de estos círculos, ya fue expresada n su momento por Zbigniew Brzezinski en su obra "El gran tablero":

"Ucrania, un espacio nuevo e importante en el tablero euroasiático, es un pivote geopolítico porque su propia existencia como país independiente ayuda a transformar Rusia. Sin Ucrania, Rusia deja de ser un imperio euroasiático. Rusia sin Ucrania todavía puede luchar por el estado imperial, pero se convertiría entonces en un estado imperial predominantemente asiático, con más probabilidades de ser arrastrado a conflictos debilitantes con una Asia Central fortalezida, que en estas circunstancias estaría resentida por la pérdida de su reciente independencia y podría recibir el apoyo de estados islámicos amigos del sur ".

Débil Obama

Al mismo tiempo, sin embargo, Trump no aprueba la anexión de Crimea, pero se limita a indicar los hechos y sugiere que la realidad es la que es. Para Trump y sus seguidores, lo que ocurrió durante la presidencia de Obama es una evidencia de la debilidad del presidente, y por lo tanto, del fracaso de los demócratas para resolver los complejos problemas geopolíticos del día.