1ª CONFERENCIA INTERNACIONAL EN LÍNEA SOBRE CUARTA TEORÍA POLÍTICA

01.08.2020

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Perspectivas globales, nuevos desafíos, problemas epistemológicos. Sábado 1 de agosto de 2020 - 20:00 

A fines del siglo XX, la violenta batalla entre las tres teorías políticas de la Modernidad, es decir, el liberalismo, el comunismo y el fascismo, terminó con la espectacular victoria mundial de la Primera Teoría Política, el liberalismo. Esto produjo el momento unipolar, la declaración de Francis Fukuyama del "Fin de la Historia" (como al menos parecía ser así en la década de 1990) y la globalización. "Un Mundo" comenzó a ser discernible basado en una ideología universal: el globalismo liberal. En la década de 1990, la abrumadora mayoría de analistas y expertos, figuras públicas y politólogos se inclinaban a creer que, en adelante, la economía y la sociedad civil reemplazarían gradualmente la política y la competencia entre los Estados-nación. Esto creó un nuevo paradigma de verdades y nuevos criterios epistemológicos obligatorios, como los representados por tendencias como el cognitivismo, la tecno-ciencia, la corrección política y la "cultura LGBT+". Este momento unipolar duró hasta el año 2000, después de lo cual algo salió mal (para la Primera Teoría Política). El ataque del 11 de septiembre, la recuperación gradual de la soberanía de la Rusia de Putin, el ascenso espectacular de China, la ola populista en Europa y, finalmente, la elección de Trump marcaron síntomas del hecho de que el liberalismo está en problemas, sumergido en una crisis que se ha vuelto más y más seria e irreversible. 

Pero la peculiaridad de este proceso es el hecho de que contra el liberalismo que entra en una fase de decadencia no ha habido una alternativa clara. El comunismo y el fascismo ya fueron derrotados irreversiblemente en el siglo XX (1945, 1991) y no tenían posibilidades de convertirse en plataformas ideológicas unificadoras para oponerse efectivamente al liberalismo en decadencia. Esto creó un vacío teórico que, por supuesto, ayudó al liberalismo a conservar su posición dominante en el establecimiento de la élite internacional y a seguir siendo el lenguaje "universal" de la economía global (libre mercado), la política (democracia liberal), la cultura (individualismo, derechos humanos, sociedad abierta, ideología de género y LGBT+, post-humanismo, etc.), tecnología (cibernética, robots, post-humanismo, inteligencia artificial, descifrado del genoma). El evidente declive del paradigma liberal no ha cedido ningún espacio al discurso crítico fuera del liberalismo mismo. El liberalismo se ha convertido así en abiertamente totalitario. Los liberales reducen cualquier contradicción u oposición al "fascismo" y al "comunismo", es decir, la Tercera y la Segunda Teoría Política de la Modernidad occidental, ya superadas por el liberalismo durante el siglo XX. Por lo tanto, los liberales han reducido a priori a sus oponentes a representar los restos de sus enemigos derrotados, vencidos y demonizados, del pasado.

En tales condiciones, en 2005-2008 nació la Cuarta Teoría Política. La Cuarta Teoría Política fue simultáneamente un producto convergente del pensamiento ruso euroasiático y eslavófilo (siempre crítico con el liberalismo, así como con el comunismo y el fascismo) y la Nueva Derecha europea (Alain de Benoist, GRECE). La Cuarta Teoría Política se propuso como una crítica radical del liberalismo hasta sus raíces y principios centrales, como un marco para exponer los orígenes históricos (anti-tradicionales) del liberalismo: el individualismo, el utilitarismo, la desacralización, el racionalismo, el cosmopolitismo, el materialismo. Al mismo tiempo, sin embargo, la Cuarta Teoría Política se ha negado radicalmente a adherirse a cualquiera de las dos posiciones iliberales clásicas: ni el comunismo (/ socialismo), ni el nacionalismo (/ fascismo o racismo). Esta es la esencia de la Cuarta Teoría Política: el iliberalismo radical que rechaza las dos versiones ideológicas occidentales modernas del iliberalismo: el comunismo y el fascismo. Esto marcó un cambio importante de apelar a una convergencia de la derecha iliberal con la izquierda iliberal propiamente dicha, como fue el caso del " nacional-bolchevismo" en la década de 1990, y hacia la Cuarta Teoría Política como rechazo de cualquier vínculo con el pensamiento político de la Modernidad occidental. Incluyendo todas las formas de izquierda o derecha. Así, la Cuarta Teoría Política insiste en forjar un espacio teórico especial más allá del mapa ideológico de la Modernidad política occidental. 

En el marco de esta Cuarta Teoría Política, la Modernidad occidental y su contenido ideológico han sido "rodeados" como un fenómeno provincial que representa no el "destino universal de toda la humanidad" que ha afirmado ser, sino simplemente como una forma particular mucho más amplia con límites históricos limitados (siglos XVI-XXI) y geográficos (Europa Occidental y sus colonias directas o indirectas). La Cuarta Teoría Política y su teorización crítica se han convertido en la búsqueda de inspiración para mapear y elaborar un campo fuera de estos límites, o un polilogo con disidentes radicales dentro de estas corrientes que disputan los principios mismos de la Modernidad occidental (los tradicionalistas europeos como Guénon y Evola, los filósofos de la Revolución Conservadora, así como las perspectivas románticas, Friedrich Nietzsche, Oswald Spengler, Ernst Jünger, Carl Schmitt, Martin Heidegger, etc., además de recurrir a Jean-Jacques Rousseau, Georges Bataille, Georges Sorel, etc. ). Esta afirmación de teorizar ha dado cuenta de que la Cuarta Teoría Política puede encontrar apoyo en tres fuentes principales:

  • El pensamiento filosófico, político y religioso no occidental: la civilización sagrada clásica (india, china, islámica, etc.) y en culturas arcaicas sin ningún indicio de arrogancia progresista (profundamente racista).
     
  • La sociedad occidental premoderna: el Renacimiento, la Edad Media, la Antigüedad clásica y el pasado más profundo, principalmente los indoeuropeos, aunque no exclusivamente.
     
  • Las formas de pensamiento posmodernas basadas en la deconstrucción radical de la Modernidad (pero sin el liberalismo de extrema izquierda progresista e igualitario común a los muchos posmodernistas que comparten los mismos prejuicios que la izquierda moderna y la extrema izquierda).

Por lo tanto, se ha propuesto que la Cuarta Teoría Política se construya extraterritorialmente frente a la Modernidad occidental y sobre la base de tachar decisivamente todas las pretensiones de universalismo. En el siglo XXI, estas pretensiones coinciden con el liberalismo, que se considera la culminación de la historia humana. A los ojos de los partidarios de la Cuarta Teoría Política, la crisis del liberalismo es solo un episodio histórico del fin legítimo de una civilización pervertida, decadente y degenerada, entre muchas otras: real o posible, pasada, presente y futura.

Una iniciativa teórica como la Cuarta Teoría Política exige comprometerse a una limpieza ideológica a gran escala, deconstruyendo no solo los edificios principales de la filosofía política liberal sino también, reconociendo que el liberalismo es la suma histórica de la Modernidad política en sí, esta misma Modernidad política en general, incluidas la Segunda y Tercera Teoría Política (es decir, comunismo y fascismo). En primer lugar, nos esforzamos por abolir el tema cartesiano representado en las Tres Teorías Políticas de la Modernidad con algunas variaciones, es decir:

  • el individuo en el liberalismo,
     
  • la clase en comunismo,
     
  • el Estado-nación, la nación o la raza en el fascismo y el nazismo.

Pero, ¿qué se debe afirmar en su lugar? ¿Qué debería reemplazar estos temas? Esta pregunta no es fácil, no solo porque estamos acostumbrados a tratar estos conceptos modernos occidentales como evidentes y dados por sentado, sino también porque, fuera de la Modernidad occidental, no existe una civilización o cultura unívoca que pueda proporcionarnos un sustituto universal para estos temas que han sido tachados. Cada cultura y civilización no occidental y no moderna normalmente debería tener su propia respuesta válida dentro de su espacio teórico particular. Suprimiendo el occidentalocentrismo, debemos aceptar no una sino múltiples soluciones para este problema del sujeto.

Hemos resuelto proponer un tipo de interpretación funcional, amigable y plural del concepto de Dasein, o "ser-en-el-mundo" como un reemplazo general del sujeto moderno. La condición principal para usar este término heideggeriano para la Cuarta Teoría Política y construir los parámetros de la Cuarta Teoría Política es ponerse de acuerdo sobre la multiplicidad de Daseins, donde cada civilización posee su propio Dasein definido por sus propios valores eternos, su propia historia y sus principios de existencia, que pueden diferir de los demás. 

La lucha universal contra el liberalismo, el globalismo y la hegemonía occidental, hegemonía que hoy se dirige no solo contra el Otro, sino ante todo contra Occidente mismo, con el objetivo de destruir en él todo lo que no es liberal o no lo suficientemente liberal, debe ser dirigida a favor no de una solución alternativa singular, sino a favor de múltiples sujetos diferentes (Daseins) propios de cada civilización. 

Esa es la respuesta filosófica, al menos. Pero en la lucha política necesitamos algo más comprensible. Al buscar descripciones del Dasein nos hemos encontrado con otros conceptos no modernos del pueblo, como el narod en ruso, Volk en alemán, λαός en griego. El pueblo no significa un grupo étnico o raza en sentido estricto, sino una unidad cultural, espiritual e histórica basada en el destino común, la tradición viva y los valores compartidos. En la ideología política occidental moderna, el concepto del pueblo nunca jugó un papel central y decisivo. En la Cuarta Teoría Política, vuelve a su posición central. Necesitamos interpretar al pueblo no como una abstracción más, sino como un concepto existencial, como un ser vivo y viviente: el pueblo como presencia en el mundo, como lenguaje, como la comunidad de los muertos, los vivos y los que aún no han nacido. La Cuarta Teoría Política se ocupa de la cuestión profunda y existencial de lo que significa ser "personas" y de la pluralidad de los Pueblos del mundo - sus Daseins, civilizaciones, ideologías - que las teorías políticas de la Modernidad niegan. 

Esta pregunta no es solo una investigación filosófica; es de urgencia inmediata y práctica. No podemos evitar discernir que la disgregación del globalismo liberal se está acelerando. Los síntomas de esta disolución son elocuentemente evidentes. Incluyen:

·         La aparición de la multipolaridad con Rusia y China como polos semiindependientes y la persistencia de los países islámicos, como Irán, Turquía y Pakistán, etc., para seguir su propia agenda sin tener en cuenta las presiones del Occidente liberal;

·         La espectacular incapacidad para hacer frente a la pandemia de coronavirus (en sus dimensiones reales o supuestas) en el nivel de las estructuras internacionales globales;

·         El creciente odio hacia las poblaciones europeas y americanas por parte de las élites liberales gobernantes, que ha dado lugar al surgimiento del populismo;

·         El posicionamiento de los Estados Unidos de América por parte de los Demócratas derrotados ha llevado al borde de la guerra civil contra la creciente popularidad de Trump y su discurso (relativamente) antiglobalista (que no siempre es consistente, pero que esta acentuado especial y precisamente en el tiempo de las elecciones, como fue el caso con su discurso del Monte Rushmore);

·         El profundo trauma psicológico causado por la obstinada insistencia de la promoción liberal de la ideología de género y sus intentos políticos de destruir totalmente a la familia y hacer de la perversión una especie de norma obligatoria;

·         El "decrecimiento" (declive) de la economía mundial y la reducción dramática de la clase media en lugar del crecimiento continuo prometido como algo dado por sentado por los globalistas liberales;

·         Las crisis migratorias que están afectando drásticamente no solo a las poblaciones nativas sino también (como subraya con razón el líder panafricanista Kemi Seba) dañan las identidades de los propios migrantes;

·         El surgimiento del movimiento anarquista de extrema izquierda Antifa y su uso del terrorismo, la violencia y la agresión contra todos los que son denunciados como "no lo suficientemente liberales", lo que representa un nuevo tipo de desorden social apoyado por globalistas como George Soros.

Podríamos continuar fácilmente esta lista de síntomas, y todos podrían hacerlo solos, agregando los tipos y dimensiones de crisis que enfrentan sus Pueblos en medio del declive de la estructura del (intento de) orden mundial liberal. Lo que está claro es que necesitamos una Cuarta Teoría Política ahora más que nunca. No es difícil pronosticar que la situación general y la crisis de la única ideología política dominante restante, el liberalismo, se está convirtiendo en un tercer totalitarismo, y que esta tendencia continuará desarrollándose, creciendo y volviéndose cada vez más mortal. Nos estamos acercando al fin del mundo moderno (liberal-globalista). Por lo tanto, necesitamos encontrar una salida para no ser enterrados bajo sus ruinas. Necesitamos algo fuera del status quo: ideológica, política, económica, cultural, espiritual, existencial.

Con esta propuesta y un conjunto de reconocimientos, invitamos a todas las personas interesadas, dispuestas y pensantes a participar en la discusión de la Cuarta Teoría Política, a participar en un Cuarto Pensamiento y Teoría Política abierta y colectiva. Esta discusión y teorización es absolutamente libre y abierta, porque no es un dogma establecido, un movimiento sectario o una forma de pensar que reclama un valor universalista. Es una investigación, una búsqueda. Sabemos muy bien lo que rechazamos: el mundo actual y su liberalismo y globalismo en progresiva decadencia. No estamos seguros de la alternativa futura y, además, creemos en las alternativas, no en una sola alternativa. Invitamos a todos los hombres y mujeres interesados en este nexo de pensamiento crítico a hablar y escuchar en esta discusión. 

Tenemos la oportunidad única de aprovechar los semi-bloqueos aún vigentes para conectar a las personas a la Cuarta Teoría Política a través de Internet. Podemos intentar usar el arma de la Bestia contra sí misma. Los invitamos a la Primera Conferencia Internacional en línea sobre la Cuarta Teoría Política.

Sábado 1 de agosto de 2020 - 20:00

Registro - http://paideuma.tv/en/announce/1st-international-online-conference-fourth-political-theory