9 de mayo de 1945: el impacto soviético en el orden internacional. Apuntes para la geoeconomía

09.05.2020

Vladimir Putin, actual presidente de la gran heredera soviética decidió aplazar la celebración nacional del Día de la Victoria hasta después de la contingencia ocasionada por la Pandemia mundial; en toda congruencia con el sentido simbólico de lo que se festeja; es decir de una lucha contra la muerte.

No obstante esta medida, la fecha no pasará desapercibida; por poner un ejemplo, casi 600 aeronaves rusas sobrevolarán el país en acto solemne a 75 años de la derrota del ejército Nazi por la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Y es al respecto sobre lo que el presente documento quiere reflexionar.

La decadencia del imperio británico auguró un cambio radical en el sistema internacional de inicios del siglo XX, el mundo venía observando el ascenso de dos nuevas potencias, una en la otrora Prusia que ordenaba y llevaba a un nivel superior de disciplinamiento a su ejército a manos del Canciller Otto von Bismark, mientras que del otro lado del Atlántico europeo, tras derrotar al entonces sobreviviente imperio español, Estados Unidos se erigió como potencia ultramarina, materializó entonces las sentencias escritas por su Almirante y geopolítico Alfred Thayer Mahan.

Conforme avanza el tiempo y el análisis de la historia se hace más riguroso, diversifica sus fuentes, dialoga de manera permanente con el espacio y las relaciones sociales que en sus particularidades se realizan; esto permite comprender el alcance geohistórico de la victoria soviética sobre el nazismo y darle un giro a las interpretaciones hegemónicas occidentales.

En ese sentido se recomienda leer la colocación de la cinta de San Jorge en la Ciudad de Divnogorsk, una condecoración con un peso en la historia rusa de alto valor en el marco de la lucha que hoy se libra y de la que se espera, Rusia tenga una propuesta significativa en la próxima reunión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas.

Rusia tiene en su historia soviética un elemento fundamental que compartir con el mundo, que se inició a pensar-actuar desde el momento en que Vladimir Ilich Lenin dio a conocer la importancia de la Nueva Política Económica y el papel que tendría para la URSS el programa de soviets más electrificación, mismo que se modificaría años más tarde para iniciar la reconstrucción de Rusia después de la Segunda Guerra mundial (SGm) y que incluiría un fortalecimiento al desarrollo tecnológico sin precedentes para la humanidad que desembocó en la carrera espacial que materializaron Laika, Yuri Gagarin y Valentina Tereshkova, los primeros seres vivos en el espacio (¿se habrán imaginado el avance de la digitalización después de esos hitos?).

Resulta fundamental comprender esto, debido a la relación inmanente que se creó en ese momento entre lo científico, lo tecnológico y lo militar en una guerra sin límites, ni cuartel, pero que nunca de manera directa entre los ganadores de la SGm, pero que cada uno desde su bando agrupó en diferentes mecanismos políticos (socialismo real), militares (Pacto de Varsovia), energéticos (OPEP) y económicos (CAME).

En ese momento se dice que el mundo se dividió en dos; sin embargo, ya lo estaba desde antes. El 9 de mayo de 1945 permitió ver que existe una posibilidad de pensar el mundo desde otra perspectiva, pero a su vez hizo que quienes son dueños de las capacidades para direccionar y explotar a la humanidad que no hay enemigo pequeño, ni enemigo dormido, comenzaron una guerra total que no termina.

El Día de la Victoria no sólo lo celebran los rusos, lo reivindican como una fiesta de carácter mundial, lo ven como un triunfo de la humanidad, de un país que padeció estragos, muerte, castigo, burlas y no obstante hoy es necesario voltear a verlo si se desea hacer una acción geopolítica o geoeconómica y la referencia no sólo es al presente, sino al pasado para preguntarse ¿En qué se equivocaron los soviéticos que desterraron el 9 de mayo de 1945 al nazismo?

Un ejemplo discutido con colegas hace unas horas, el primer plan quinquenal chino inició en 1953 y este año finaliza el 2015-2020; la forma de pensar la economía funciona en un país asiático que amenaza, conforme pasa el tiempo en destronar de la hegemonía a Estados Unidos, veremos qué planes tiene China para los siguientes cinco años, mientras que, en el marco del Gran Confinamiento mundial de 2020, esa forma soviética de pensar la economía articulará muchos proyectos políticos alrededor del mundo.