Baréin bajo el terror. ¿Trump viene en paz?

01.06.2017

La "Misión de Paz" del Presidente Trump sería más pacífica si navegara bajo la bandera pirata y hundiera otros barcos en todos los mares.

En una popular serie de cómics y películas, "Mars Attacks!", invasores verdes del Planeta Rojo corren por todo el mundo acabando con todo lo que se mueve mientras gritan: "¡Venimos en Paz!". La línea principal de la estrategia global de "defensa" estadounidense siempre pareció bastante similar. Algunas personas creían que la presidencia de Donald Trump podría cambiarla o al menos hacer que la geopolítica estadounidense fuera más racional y... nacional. Tras la visita del Sr. Trump a la región del Golfo Pérsico, Oriente Medio y la cumbre de la OTAN, sabemos que sería inteligente creer en los marcianos.

La "Misión de Paz" del Presidente Trump sería más pacífica si navegara bajo la bandera pirata y hundiera otros barcos en todos los mares. El líder estadounidense, al elegir el orden de primeras visitas internacionales, subrayó que Estados Unidos (¡formalmente la potencia más grande del mundo!), reconoce dos superpotencias aún más altas: los petrodólares saudíes y el chantaje pseudo-moral e ideológico israelí. Las secuelas del viaje de Oriente Medio de Trump parecen ser inmediatas. El rey títere de Baréin, Hammad, aprovechó la oportunidad para atacar a la mayoría chiíta de la población del país, y otro "incidente terrorista" en Manchester (probablemente el siguiente bajo bandera falsa), dio un pretexto para cargar financieramente a los miembros de la OTAN por los costos adicionales de la "Guerra contra el Terrorismo". Es innecesario decir que Washington no tiene la más mínima intención de perseguir el terrorismo en sus verdaderas fuentes - principalmente en Tel Aviv y Riad, justo en frente-, la asistencia y la protección de los estadounidenses y británicos seguirán apoyando el terror saudí en Yemen, y ahora también el terror estatal wahabita en Baréin.

Con el apoyo de saudíes y estadounidenses, las autoridades bareiníes persiguen a la mayoría chií desde hace más de seis años, inhiben la educación religiosa, evitan la actividad de la oposición y aplastan brutalmente cualquier forma de crítica. Por supuesto, paralelamente Baréin está en la vanguardia de los países que apoyan la propaganda mundial salafista, que es un trasfondo para las provocaciones terroristas en Occidente. Justo después de la reunión del rey Hammad con Trump en la cumbre saudí, las tropas del régimen atacaron manifestaciones pacíficas en la ciudad chií de Diraz, matando a 5 personas, hiriendo a 24 y deteniendo a más de 280. Algunos podrían decir: "¡No es tan horrible como la tragedia de Manchester!", pero mejor sea cuidadoso usando tal aritmética, porque ¿qué es Manchester comparado con los millares de víctimas de los cohetes y las bombas británicas que caen día a día en Siria? ¿O considerando el genocidio en Yemen organizado por los saudís, apoyado también por los británicos? Y Bahrein es sólo otro elemento de este rompecabezas criminal que mantiene una atmósfera de miedo en las sociedades occidentales, da ventas adicionales a la industria armamentista estadounidense, oculta el colapso de las finanzas globales y permite que los regímenes de Tel Aviv y Riad sobrevivan.

Hablando con mis amigos en el Reino Unido, tengo que preguntarles directamente: ¿Cómo pueden los británicos llorar tranquilamente por las víctimas del "incidente" de Manchester y al mismo tiempo apoyar el terrorismo de Estado del gobierno británico y de la OTAN? Hay una causa; hay también efectos... La misión de guerra mundial de Trump justo antes de la cumbre de la OTAN en Bruselas ya llevó a cabo una sangrienta cosecha. Los ataques en Occidente son provocaciones, pero también el resultado de la propaganda criminal wahabita patrocinada por Arabia Saudita. El mismo estado que es responsable del genocidio en Yemen y del reciente crimen en Baréin. Si usted pregunta quién es responsable del ataque de Manchester, hay tres respuestas igualmente correctas: la primera, Washington; la segunda, Londres; y la tercera, Riad.

Pero el mundo, sin embargo, prefiere permanecer en silencio. El mundo cierra los ojos y finge creer cuando Trump en una frase conecta terrorismo e... Irán, ¿el único país que está luchando constantemente contra el terrorismo desde hace más de 35 años? Esa es la posición de ceguera controlada que permite a Manama intensificar la represión. El líder de la oposición chiíta, el ayatolá Jeque Isa Ahmed Qassim, bajo el pretexto de "financiación ilegal", acaba de ser condenado a un año de cárcel. También se le ordenó pagar 265,266 dólares en multas (en 2016 fue despojado de su ciudadanía bareiní). Como siempre en situaciones similares, el régimen de Baréin hará cualquier cosa, cometerá cualquier crimen para mantenerse en el poder, y por supuesto la experiencia enseña que tarde o temprano esta estrategia terminará con la victoria de la nación, sólo que puede ser más sangrienta y costar más sufrimiento y destrucción. La actual ceguera pervertida de Occidente, que permite el terrorismo de Estado, no sólo es cruel para el pueblo de Baréin. También demuestra que siendo a veces víctima de los ataques, la sociedad occidental también es culpable. Detengan a los verdaderos locos sangrientos como Hammad, dejen que la gente de Oriente Medio decida por sí misma, y luego se hará por fin la paz en Oriente y en Occidente. Y cualquier misión del marciano que se convirtió en el presidente norteamericano, ya no sería necesaria.