Cómo ayudará Bernie Sanders a Donald Trump

16.05.2016

Los resultados finales de las últimas primarias en los Estados Unidos fueron resumidos. El martes, los republicanos tenían primarias en Nebraska y Virginia Occidental, y los demócratas votaron por sus candidatos sólo en el estado de la montaña. La victoria de Trump en Virginia Occidental fue predicha mucho antes. El estado de los Apalaches, con una economía en ruinas y la menor calidad de vida de los EE.UU. prácticamente ha apoyado de forma unánime a Trump como oportunidad para una alternativa. El 77% de los residentes de Virginia Occidental votó a favor de Trump. Después de que el gobernador Kasich y el senador Cruz abandonaran la carrera, ganar en Nebraska también se convirtió para Trump en una tarea técnica. Ganó con el 65% y está listo para continuar con su racha triunfal por la nominación republicana.

Los demócratas no democráticos

La cuestión más interesante hoy en la carrera presidencial estadounidense es la futura nominación demócrata. Antes de las primarias de Virginia Occidental, Sanders ganó 19 convocatorias, mientras que Clinton ganó 26. Ahora la distancia se está reduciendo rápidamente. Hillary tiene ahora el 42% de los delegados comprometidos, mientras que Sanders tiene un 35%. Sin embargo, Clinton ya aseguró su candidatura debido a los superdelegados no comprometidos. Son 715 de un total de 4.051 delegados demócratas y el 70% de ellos respalda a Clinton, mientras que sólo el 6% se atrevió a apoyar a Sanders. Estos no son electos, y este sistema no tiene nada en común con la democracia en absoluto, sino que son ellos los que sirven como mecanismo para asegurar la posición del establishment demócrata. El problema es que este sistema, que asegura tácticamente la candidatura presidencial de Hillary, está trabajando estratégicamente en su contra y dará lugar al aumento del apoyo a Trump en noviembre de 2016.

La contribución de los superdelegados en la campaña demócrata es muy importante si Hillary gana la nominación, incluso en el caso de que Bernie gane en todos los estados por disputar en mayo-julio. Si esto llegara a suceder, los candidatos republicanos tendrán un buen pretexto para culpar a los demócratas por la falta de democracia. Trump asegurará la nominación debido a la voluntad del pueblo, y Hillary debido a la voluntad del establishment. Por lo tanto, cada victoria de Sanders jugará a favor de Trump, dañando la imagen pública de Clinton como inmininte candidato demócrata.

Similudes Trump-Sanders

La carrera está muy ajustada en todos los estados, lo que demuestra que la agenda de Bernie sobre cuestiones sociales y económicas es muy popular entre los votantes demócratas. Incluye impuestos más altos para los ricos, proteccionismo, la crítica de los acuerdos comerciales internacionales que dañan los intereses de los trabajadores estadounidenses, y la preservación del sistema de seguridad social. Las principales diferencias entre Sanders y Hillary están en las cuestiones más importantes, donde las políticas nacionales y exteriores se funden como ofertas comerciales, lo que conduce a la desindustrialización de los EE.UU. y a una política internacional, pagada con miles de millones de dólares y miles de vidas, y que afecta a todos los norteamericanos. Mientras que Hillary ha cambiado su retórica sobre algunos problemas sociales adoptando parcialmente el programa de Bernie, no tiene planes elaborados para hacerlos realidad, a diferencia del senador de Vermont. Ya que no promete nada en concreto, no va a cumplir nada. Esta es la razón por la que la base principal de su apoyo son las minorías y las mujeres. El primer voto para ella será debido a su postura sobre la inmigración y ofertas como el NAFTA. La elección de este último es una razón más emocional que racional.

Donald Trump y Bernie Sanders, puntos comunes:

• Aumento de los impuestos a los ricos,
• proteccionismo, rechazo de la globalización,
• política exterior no intervencionista,
• postura anti-plutocracia

Mientras que Trump y Sanders están en desacuerdo en temas de inmigración, aborto, uniones sodomitas e impuestos (excepto en el tema de los impuestos para los ricos), las cuestiones que afectan a la seguridad económica de las familias trabajadoras se abordan de manera similar. Ambos candidatos también rechazan la política exterior intervencionista costosa e ineficaz de Washington. En general, ambos candidatos reflejan la ira de los estadounidenses de a pie hacia el sistema político y la clase política. Así que no es difícil adivinar a quién votará el núcleo del electorado de Bernie si tiene que elegir entre Clinton y Trump. Si restamos sodomitas, estudiantes de izquierda y minorías étnicas de los partidarios de Sanders, los estadounidenses normales restantes son propensos a votar por Trump. Su conservadurismo social y el nacionalismo americano no está dirigido contra ellos.

¿Electores de Sanders votando por Trump?

Una encuesta reciente en Virginia Occidental mostró que el 39% de los votantes de Sanders votaría por Trump en el cuarto trimestre. La mayoría de los demócratas en este pobre estado de los Apalaches son representantes de la clase trabajadora blanca, por lo que su opinión es más representativa de este grupo entre todos los votantes demócratas.

De acuerdo con las encuestas de opinión a nivel nacional en este tema, celebradas en marzo, un 7-8% de los partidarios de Bernie prefiere a Trump antes que a Clinton, pero las encuestas en Virginia Occidental demuestran que las cosas están cambiando. En marzo, The Guardian buscó a los fans de Sanders, y de las 700 personas que respondieron a la llamada, 500 de ellos dijeron que votarían por Trump si Clinton gana la nominación. Las principales razones esgrimidas fueron: "comparte el compromiso de proteger a los trabajadores y en contra de nuevas guerras", y "su celo por una alternativa al establishment". De acuerdo con la encuesta de McClatchy-Marist de abril, el 25% de los votantes de Sanders no apoyará a Clinton. Por lo tanto, la nominación de Clinton dividirá al electorado del Partido Demócrata, atrayendo al campo de Trump a aquellos que son votantes de Sanders y no están satisfechos con el establishment. Hoy en día, los expertos liberales rechazan por unanimidad tal perspectiva, pero han subestimado a Trump desde el principio.

La mayoría de los votantes Sanders (excepto los homosexuales y los hipsters liberales) nolo votan por razones personales, sino porque es una alternativa. Por lo tanto, incluso si Sanders les insta a respaldar a Clinton, una gran parte es poco probable que lo haga, y cerca de la fecha de las elecciones generales cambiarán a Trump.

Al mismo tiempo, los líderes republicanos quieren consolidar su electorado instando a otros candidatos y a sus seguidores a apoyar a Donald Trump. Si sus esfuerzos tienen éxito, los republicanos unidos derrotarán fácilmente a los demócratas divididos, después de todo, los retadores de Trump abandonaron la carrera, y los republicanos tienen más tiempo para resolver los principales problemas de la lucha contra los demócratas.

Los demócratas de Trump pueden repetir el fenómeno de los "demócratas de Reagan", los partidarios tradicionales del Partido Demócrata que jugaron un papel decisivo en la victoria de Ronald Reagan en 1980 y 1984. Al igual que Reagan, Trump es apoyado por los demócratas de cuello azul blancos, conservadores sociales. Rasmussen Reports señala: "Mientras que Clinton tiene ventaja sobre Trump entre los votantes negros y otras minorías, estos votantes son también más propensos que los blancos a decir que van a quedarse en casa o a votar por otra persona. Trump tiene ventaja entre los votantes blancos". La participación de la minoría de Hillary puede no ser fundada, y entonces el destino de Norteamérica será decidido por los trabajadores blancos.

La única alternativa

Por supuesto, Trump tiene sus propios problemas, él y Hillary son al mismo tiempo los candidatos más populares y los más impopulares. Lideran sus carreras, pero tienen altas calificaciones negativas. Pero al contrario que Clinton, Trump va a ser único candidato anti-sistema, y ​​ganar la nominación republicana mostrará que se impuso sobre el establishment republicano. Por lo tanto, psicológicamente atraerá a todos los votantes insatisfechos, y el voto anti-Hillary también jugará un papel importante. Bernie Sanders despertó a una parte de la población estadounidense insatisfecha que no era objetivo del mensaje de Trump. Estas personas sintieron el sabor de la lucha política, y sintieron que su voto puede cambiar algo. Y ellos no quieren rendirse dócilmente a Hillary Clinton y darle su voto. Cuando se convierta en una cuestión relativa al destino del país, muchos de ellos apoyarán a Trump como la única fuerza que puede hacer un cambio.

Trump puede molestar a muchos debido a su falta de tacto y sus declaraciones extrañas, pero el sentimiento anti-Hillary está basado en un terreno más sólido: todos los errores de su marido y de Obama, además de su historial vergonzoso y de línea dura como Secretaria de Estado (Bengasi, mensajes de correo electrónico clasificados en el servidor privado, Siria), están trabajando en su contra. Cuando llegue el momento de elegir entre la grosería y el mal puro, muchos elegirán la grosería.