CONSPIROLOGÍA DE LA PANDEMIA, LA VACUNACIÓN Y EL CONTROL GLOBAL (ACTUALIZACIÓN DE LA TEORÍA)

13.09.2020
COVID-19 es arma biologica de los globalistas producido en Estados Unidos

El texto del programma " Análisis Experto de Dugin" #100

Hola, estás viendo el programa de Dugin Guideline. Hoy hablaremos de esas teorías conspirativas que están siendo censuradas cada vez con más severidad en diferentes Estados. Escribí el libro “Conspirología” y, de hecho, a principios de los 90, introduje este término en el lenguaje de la ciencia política rusa. Esta es, en general, una palabra estadounidense. Además, en uno de mis primeros discursos en la Sorbona, sugerí introducir este término en francés, porque los franceses usaban el término “conspirationnisme” (aproximadamente “conspiracionismo”), pero no usaban el término inglés “conspirology“. E introduje esta versión del término en ruso. Di una conferencia sobre teorías de conspiración en la Sorbona en 1899… es decir… (tengo tantos años que incluso puedo confundir los siglos) en 1989 di una conferencia sobre teorías de conspiración y usé este término inglés “conspirología” a la manera francesa – “conspiración”: esta palabra se convirtió en un neologismo para el idioma francés, y varios profesores que estaban presentes en mi conferencia dijeron: “Esto es interesante, necesitamos enriquecer nuestro idioma francés con este préstamo anglosajón a través de un filósofo ruso que hizo un informe  sobre la “Conspiración”.

Por lo tanto, tengo unos 30 años o más de experiencia en el estudio de las teorías de la conspiración; sin embargo, a medida que estudio las teorías de la conspiración, estoy cada vez menos inclinado a confiar en ellas. Creo que se trata solo una especie de fenómeno sociológico, es un lenguaje: la gente experimenta cierta sospecha, cierto miedo, cierta sensación, a veces un miedo a la incertidumbre. Las personas carecen de argumentos racionales para explicar los procesos que tienen lugar y se desarrollan a su alrededor. La gente expresa su desesperación, su profunda frustración con las estructuras del discurso dominante en la sociedad, y todo esto da lugar a las teorías de conspiración. Es decir, de hecho, si estas teorías en sí mismas a menudo parecen muy frívolas, por el contrario, las razones de su aparición, las estructuras y algoritmos mediante los cuales se construyen son simplemente muy importantes y realmente tienen un contenido sociológico muy profundo. Son sociológicamente fiables.

Permítanme recordarles una vez más que desde el punto de vista de la sociología y su fundador Durkheim, un “hecho social” no es lo que es, sino lo que la sociedad cree que es. Si una sociedad cree en algo, entonces es un hecho sociológico y social. Al mismo tiempo, si la ciencia dice que esto es una completa tontería y que la ciencia lo niega como un hecho no científico, esto es asunto de la ciencia. El hecho científico y sociológico no siempre se cruzan, pertenecen a otros campos, a otras áreas temáticas, y, por tanto, si queremos entender la estructura y naturaleza de la sociedad, debemos estar de acuerdo con estas reglas sociológicas.

Si la sociedad cree en algo, entonces es para la sociedad, y si es para la sociedad, entonces se comporta en relación con este hecho como si fuera en el pleno sentido de la palabra.

Por ejemplo, mis colegas de “Politica Hermetica”, el cual es un movimiento francés de sociólogos que estudian varios fenómenos marginales, varios grupos extravagantes; en particular, han citado muchas veces en sus estudios ejemplos del hecho de que, en respuesta a alguna organización inexistente, como una logia masónica satánica, que no existía, pero que alguien inventó, para oponerse a ella se crearon algunas organizaciones anti-masónicas, anti-satanistas, pero que realmente existieron. Aquellas organizaciones ficticias pueden conducir a la creación de una organización real: las leyes sociales son tales que en respuesta a un hecho social (real o completamente inválido), también puede surgir alguna (en todos los sentidos) realidad incondicional, en el sentido sociológico y científico, es decir, hay una cierta estructura que luchará contra él. Y esta es una lucha contra la sombra, la lucha contra lo inexistente. Y al final, este objeto inválido hará que se materialice de una forma u otra, porque si algunas personas están peleando con alguien, y si estas personas, a su vez, no serán del agrado de alguien, entonces los que no les gusten dirán: “pero tú estás luchando con nosotros, somos aquellos con los que estás luchando”. Y, luego están las ficciones puras, si se quiere, las alucinaciones sociológicas puras: tendrán algún contenido sociológico, alguna dimensión profunda.

Así funciona la sociedad. Por lo tanto, si hablamos de las vacunas y el chip universal, de la necesidad de reducir la demografía, esto es a lo que se reducen los últimos mitos y temores de las teorías de conspiración asociadas con la era del coronavirus. La imagen de esta teoría de la conspiración es tradicional: hay villanos que ejercen un poder tremendo y buscan esclavizar a toda la humanidad, o a una parte significativa. Este es el principio general de la teoría de la conspiración. En diferentes épocas en diferentes sociedades, dependiendo del estado cultural, el lugar de a quién le pertenecía este poder secreto global, pusieron al diablo, como en la Edad Media, y luego las teorías de la conspiración eran simples, porque todas se reducían al diablo. El diablo es un ángel caído, un espíritu maligno invisible, es un pensamiento maligno, está detrás de toda la maldad del mundo, es el “príncipe de este mundo”. Prestemos atención: este es el prototipo del gobierno mundial. Él, el diablo, gobierna este mundo y, en consecuencia, es el gobierno mundial. Aquellos que caen bajo su influencia, le sirven y luchan contra los poderes cristianos, contra los reinos e incluso contra cada cristiano. Miremos esto aquí: la teoría de la conspiración en un contexto religioso deja de ser solo un delirio, porque si el gobierno mundial está encabezado por el diablo, el príncipe de este mundo, y en su vida personal una persona se enfrenta a algún tipo de seducción diabólica o incluso a los pecados, o con los espíritus caídos que lo empujan a pecar, en consecuencia, una persona está en el campo de influencia del Gobierno Mundial. Y el pequeño demonio que viene y se burla de nosotros es parte de este imperio global del príncipe de este mundo. Después de todo, él no es el único príncipe de este mundo: debe tener un séquito: cetreros, recaudadores de impuestos, etc., y todo este imperio demoníaco envuelve a la humanidad y, en principio, toca a todos: cada persona puede enfrentar al recaudador de impuestos como un mensajero del príncipe, o con el gobierno, bajo ciertas circunstancias, que se encuentra como el representante del gobierno mundial (el “rostro” del diablo) en la vida. Por lo tanto, no hay ningún trastorno mental o patología específica en esta imagen religiosa del mundo. Esto ni siquiera es una teoría de la conspiración, sino solo una visión religiosa, donde el diablo ocupa el lugar del Gobierno Mundial.


Pero con la secularización de nuestras ideas religiosas, el lugar de este gobierno mundial, el lugar del diablo (desde que todos dejaron de creer en él) quedó y permaneció vacío. Y luego, varias otras figuras comenzaron a colocarse en este lugar estructural de la conciencia humana, de la mitología humana, una forma de comprensión religiosa de la naturaleza del mundo, la naturaleza de la historia, la naturaleza de los procesos políticos y, digamos, los procesos mentales: masones, conspiradores, los Sabios de Sión (en una interpretación diferente), los comunistas (para los liberales la conspiración comunista era un tema muy serio, especialmente en la era del macartismo), los tecnócratas, los grandes capitalistas (la conspiración capitalista para la izquierda). Es decir, según a qué grupo social pertenecieran determinados estratos y determinadas personas, así se formó la idea de este gobierno demoníaco y así se interpretó.

En la era del coronavirus, en consecuencia, este escenario clásico de la teoría de la conspiración ha adquirido el siguiente carácter: en el lugar del gobierno mundial están los que están asociados con esta epidemia. O quiénes la crearon artificialmente (aquí hay una cita de Bill Gates de que sería bueno reducir la población, porque hay un proceso de superpoblación de la tierra), y esto es suficiente para dar un impulso poderoso para acusar a Bill Gates de ser un representante de este Gobierno Mundial. Luego resultó que sus contribuciones a la Organización Mundial de la Salud salieron a la luz, así como los hechos de que cuando se produjeron ciertas vacunas y medicamentos con ello se enriquecieron las grandes compañías farmacéuticas, lo que fue un acuerdo de este cartel a nivel mundial. Además, el anuncio de la epidemia, que es el mismo que es mandado por la OMS, y todo encaja. Como Jean Parvulesco escribió muchas veces en sus obras: “Tout se tient”, “todo encaja”. Es decir, en las teorías de la conspiración, todo encaja incluso cuando nada encaja. Pero la sensación producida por el asociacionismo como parte de nuestro proceso mental, hace que incluso las cosas que no tienen una correspondencia directa, que no coincidan en significado entre sí lo hagan. Esta es una estructura asociativa de pensamiento: obliga a diferentes elementos a cerrarse sobre sí mismos: tout se tient. ¡Todo encaja! ¿Qué se está haciendo converger?  No importa.

Las teorías de la conspiración se basan en un mapa psiquiátrico en lugar de hechos fácticos o históricos. Por eso, Bill Gates dijo algo tan sospechoso, el Club de Roma habló sobre los límites del crecimiento, argumentando que tal crecimiento demográfico conduciría a una catástrofe y requeriría algunas decisiones revolucionarias: ya sea que se trate de una fuerte caída en los niveles de vida, o sobre guerras, el exterminio de la población (citando los límites exactos del crecimiento humano del informe del Club de Roma). Se produce una mayor atención médica: se declara la pandemia de coronavirus. Luego, el juego comienza con las estadísticas: o han muerto muchos o muy pocos, o se sobreestiman o subestiman el número de cadáveres. Y, además, ¡todos están en cuarentena! Como resultado, la economía está colapsando a escala global. Pero después de todo, hay algunos monopolios, hiper-oligarcas, como los mismos Gates o Bezos, que ya han figurado como miembros del gobierno mundial durante mucho tiempo, y de hecho participan en estos clubes (Bilderberg, CFR) o en organizaciones realmente existentes que al principio también eran modelos en la sombra, y luego admitieron su existencia, por lo que la teoría de la conspiración demostró una vez más ser bastante convincente.

Y el Bildenberg, el CFR y los monopolistas y oligarcas del mundo real encajan perfectamente en esta imagen, como una imagen de villanos que quieren esclavizar a la humanidad. De hecho, Bill Gates, Hillary Clinton, Barack Obama, George Soros, interpretan al diablo en esta imagen. Y luego – “¿Por qué están haciendo esto?” – Para espiar (de ahí los códigos QR, la idea de introducir la vigilancia a través de la comunicación móvil, un sistema de reconocimiento facial para poner a las personas en la matrix). Para llevar a cabo la siguiente etapa: vacunar a todos: en primer lugar, sacar provecho de esto y, por otro lado, introducir veneno, un virus o un chip junto con la vacuna. Así es como, en esencia, se está construyendo el mito global de la era del coronavirus, reproduciendo la misma estructura antigua sobre el príncipe de este mundo, solo en términos seculares y con una aplicación a las realidades actuales. Es decir, así es como la sociedad (una parte significativa de ella, o más bien una gran parte de la humanidad) interpreta lo que está sucediendo. Un sociólogo debería agarrarse la cabeza en este momento; después de todo, desde el punto de vista de la sociología, si la gente piensa así, así es, y no importa si es así o no, no tiene nada que ver con eso. Actúan como si lo fueran. Y, en consecuencia, la reacción posterior comienza aquí: Zuckerberg, quien también entra en las filas del gobierno mundial junto con Elon Musk, Peter Till y otros extravagantes ultra-globalistas, partidarios de la inteligencia artificial, etc. La tecnocracia, la vacunación, la implantación de chips y la aprobación del gobierno mundial convergen una vez más en un solo modelo: todo esto en la era del coronavirus adquiere un carácter completamente confirmado por nuevos códigos, nuevos niveles de seguimiento, restricciones a las libertades, prohibición y destrucción de los negocios, etc.

En total, obtenemos un enorme mapa de la realidad social, donde una parte importante de la población mundial (no solo nuestra sociedad, sino también la occidental) cree que todo es así. Y cualquier acción, incluso remotamente, que confirme estas sospechas, estas hipótesis, será arrojada instantáneamente a la colección de estas teorías de la conspiración.

Y aquí vemos también un momento interesante. Entonces alguien ve los medios oficiales, las redes globales, YouTube, Facebook y todo lo que hay allí, sin mencionar la CNN y los medios televisivos que personas de una edad muy avanzada siguen viendo hoy. Entonces ellos en tal radiodifusión, unidireccional, cuando te dicen “¿Has escuchado sobre eso?” Esto ahora solo está reservado para los jubilados bastante profundos. En todo el mundo, las personas menores de 70 años todavía utilizan formas interactivas de obtener información y, por lo tanto, para ellos los servicios sociales, varios tipos de modelos de redes de información han reemplazado a la televisión durante mucho tiempo (y no me refiero a cuál, ya que es para personas muy mayores y a los que les puedes mostrar lo que quieras, porque en realidad no entienden nada, y hay menos censura ahí). Y en Internet, donde circula la mayor parte de la información, se introduce la censura contra esta teoría de la conspiración. Pues mirándolo bien sucede esto: si a una persona que está segura de que hay un gobierno mundial que busca controlarlo todo se le dice que todo el que hable en voz alta de esta teoría de la conspiración está sujeto a represión, y sus videos son eliminados del canal de YouTube, sus publicaciones se borran en Facebook, y apenas todavía están empezando a multarlo, entonces surge la idea de que tiene toda la razón. Es decir, aquí está la confirmación, el último elemento que falta: si a una persona le dicen que esto es una noticia falsa, que esto es “no es así, esto no es cierto”, y, por lo tanto, como “esto no es así” y no tiene derecho a hablar de ello, entonces esto es una confirmación directa a los ojos de los que creen en esta teoría, y que la conspiración es absolutamente válida.

Y así ya ha sido expuesto todo por estas duras censuras y medidas represivas que se dirigen contra cualquiera que intente echar leña a esta teoría de la conspiración, siendo acusado de distorsionar la verdad.

Como si solo una autoridad tuviera el monopolio de la verdad: Zuckerber o Gates, o incluso algún gobierno. Por supuesto, el gobierno puede exigir algo, pero no puede decir: “Yo sé la verdad”. ¿Quién es él para saber la verdad? No es un filósofo, no es Platón. Es solo un gobierno, es decir, una organización técnica, una especie de oficina a la que se le confió algo (por ejemplo, asegurar el funcionamiento para que la gente no pelee en lugares públicos, se paguen los salarios). Eso es todo. Nadie le dio el monopolio de ello a ningún gobierno, ni siquiera en las épocas más religiosas. Por lo tanto, el gobierno puede expresar su opinión, pero cuando dice que “esto es cierto y esto no es”, aquí es donde surge el momento: el gobierno está en connivencia con este gobierno mundial, es decir, con Bill Gates, realiza sus funciones, es sobornado por la OMS, las grandes empresas farmacéuticas, y luego esta fantasía vuelve a desarrollarse.

Por lo tanto, me parece que este mito de la conspiración sobre la vacunación, sobre Bill Gates, sobre el chip, sobre la vigilancia, debe tomarse como es en sí mismo. Aquello en lo que la gente cree, que vive con este conocimiento, termina por construir su destino y su comportamiento sobre estos principios y actitudes, y seguirá haciéndolo, aunque esté prohibido. Y cuantas más prohibiciones haya sobre tal teoría de la conspiración, más convicciones habrá, más millones de personas creerán que todo es así, y que es necesario luchar eficazmente contra esta amenaza a la vida de la humanidad, es necesario salvar y sobrevivir. Y, de hecho, ya sea para destruir las torres 5G o simplemente para resistir la vacuna. Y el deseo de imponer en la vacunación, la vigilancia y el microchip algún tipo de carácter legislativo, simplemente significa que aún más (millones de billones) de personas se desviarán hacia los partidarios de esta teoría de la conspiración.

Por tanto, creo que esta cuestión es muy seria, no es algo que deba descartarse, y creo, como especialista (tal vez como uno de los especialistas más antiguos en teorías de la conspiración en Rusia) que esto debe tomarse en serio: todo debe ser analizado, pensado, debe ser comprendido en profundidad, y es necesario, por supuesto, tener en cuenta la posición e incluso esa motivación interna, la estructura de las personas que comparten este tipo de ideas. Es algo muy serio. Quizás las ideas mismas parezcan extrañas, pero hay muchas cosas que parecen extrañas en la vida. Por lo tanto, no debemos tener miedo a las rarezas, no debemos descartar con arrogancia las cosas que nos parecen extravagantes. Se requiere investigación, se requiere entendimiento, se requiere interpretación y se requiere comprensión.

Gracias. Han visto este episodio de Dugin Guideline sobre la conspiración mundial para vacunar y poner chips a la humanidad. Saludos.

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera