Dugin's Guideline Nº96: El hombre "sin atributos" y su ciber-futuro

26.06.2020

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

¿Qué tipo de educación necesita Rusia?

· La educación, como todo lo fundamental para la sociedad humana, no es algo técnico. La técnica en tales asuntos es de naturaleza secundaria y aplicada. Hablaremos sobre el aspecto técnico de la educación al final, pero primero abordaremos su contenido. 

· Vemos que algo anda mal en nuestra sociedad con la educación. Tratamos la educación solo desde el punto de vista técnico (cuándo, cuánto, qué exámenes hacer, quién se obtiene y cuánto paga). ¿Y qué formamos?

· Este enfoque no es comparable con la esencia de la educación. La base de la educación es la formación de imágenes. Para los antiguos griegos, la educación era paideia, y el resultado era el paideum. Al principio, el hombre solo tiene una cultura preliminar, y solo en el curso de la educación forma una imagen, una personalidad.

· En la Rusia zarista existían dos entidades de educación: la técnica y la clásica, las dos estaban rígidamente separadas. La educación clásica era "inútil": sin fines de lucro, su propósito era ayudar al individuo a adquirir una forma. Los padres, al elegir el destino de la imagen clásica para los niños, se preocupaban por cómo podían adquirir características nobles.

·Pero no crean que las familias ricas se engañaban enviando a sus hijos a Harvard, etc. 

· No hay otro camino sino restaurar la estructura de la educación clásica en nuestro país. Una persona puede recibir primero una educación clásica, y luego los niños pueden buscar aplicaciones "verdaderas" (una profesión específica).

· Debemos determinar qué tipo de educación necesitamos, no la tecnología. Para que ciudadanos dignos de Rusia reciban una educación digna. Esto no es una solicitud o un deseo, sino un requisito. Lo queremos y lo necesitamos, y el gobierno debe proporcionarlo.

· El contenido de la imagen no es un dogma. Debemos centrarnos en desarrollar esta imagen. Si lo tomamos desde la esfera de las humanidades, esta se encuentra sometida a la cosmovisión dominante. Hoy, en el ámbito humanitario, estamos lidiando con una forma fea: en ella encontramos restos soviéticos, arquetipos y algoritmos, todo es un anacronismo epistemológico. Las personas pueden ser buenas, pero la imagen que llevan del pasado es inadecuada: esta es una imagen terriblemente fantasmal, es ineficaz, no es aplicable al análisis de nuestra cultura y política. Todo necesita ser revisado.

· Hay varios niveles de desastres en la educación. Lo que sucede con la educación rusa es una catástrofe: falta una semántica, falta la educación clásica. Como resultado, si no se resuelve el problema principal, quedan aspectos tecnológicos que obviamente no pueden ser productivos y eficientes. 

· Es necesario cambiar las actitudes hacia la educación. No hay imagen de un hombre ruso moderno, su conexión con modelos culturales pasados, no hay una imagen inteligible de los significados de la historia rusa. En tal situación, se nos garantiza un callejón sin salida. Debemos formular estos planes e imponerlo a las autoridades.

· Es hora de que nos detengamos y no esperemos algo del gobierno y lo maldigamos. Este es pasivo. Debemos cambiar el equilibrio de las relaciones entre el pueblo y las autoridades. O nos llevamos bien pasivamente, o comenzamos la autonomía y nosotros mismos estamos desarrollando programas educativos para unir a todas las excelentes intelectuales.

· Se necesitan más iniciativas comunitarias. Necesitamos construir una sociedad. Es necesario construir un ser autónomo para el pueblo ruso. Esperamos algo del Estado moderno que no puede y no quiere darnos. Entonces, debemos alejarnos de él. Ahora no es muy agresivo, por supuesto, es una locura, pero antes fue mucho peor. Justo cuando esperábamos que nos dieran algo, lamentamos cruelmente tal expectativa. Debemos hacer algo propio: buscar maestros, jóvenes, crear. No debemos seguirlos, sino obligar al Estado a seguir al pueblo.