El fin del siglo estadounidense

15.06.2020

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Lo que BLM (Black Lives Matter) y los Antifa están haciendo ahora en los Estados Unidos es algo positivo. Muestran un polo de la nueva identidad estadounidense en su forma completa. Esta forma es incompatible con la existencia futura de los Estados Unidos de América como país fuerte y dominante. Totalmente incompatible. Pero supongo que aún no es el final. Hay otro polo, el otro Estados Unidos: profundo, fuerte, patriótico y (relativamente) cuerdo. Totalmente equipado con armas. La América (Estados Unidos) profunda, no necesariamente blanca, y religiosa, masculina y pro confederada, algo absolutamente diferente.

Este segundo polo (antes era el primero) va a reaccionar contra BLM, contra los demócratas de extrema izquierda, la revolución de color de Soros. Tarde o temprano. Las dos Américas (Estados Unidos) lucharán. Esa será una guerra existencial, la guerra por la Gestalt dominante. ¿Cómo afecta al resto? En todos los casos positivamente. La victoria de la escoria de Soros liquidará el dominio estadounidense. Este tipo de anarquismo y racismo liberal transgénero feminista pro ricos ciertamente implosionará a los Estados. Si Biden gana, esa será la victoria de esta gangrena. Algún tipo de necro-victoria. Un Estados Unidos con los terroristas Antifa controlando ciudades estadounidenses y exigiendo más y más no podrá cumplir el papel de policía global.

Si el segundo – la América profunda, las zonas del interior de los EE. UU. - gana, Trump se verá obligado a ser duro. No solo con los terroristas Antifa y los saqueadores de BLM, sino también con aquellos que se esconden detrás de ellos.

Hillary, Obama, Zuckerberg, Gates y, sobre todo, Soros serán literalmente decapitados. Entonces llegará la dictadura real (y no imaginada). Eso obligará a Estados Unidos a la purga interna y a la limpieza antiliberal. Entonces (una vez más) el mundo podrá respirar.

Si, en un tercer caso, no hay perdedores ni ganadores definitivos en la guerra por la Gestalt, Estados Unidos se verá envuelto en un caos sangriento e interminable. Y una vez más, el resto podrá respirar.

Entonces "si un reino está dividido en contra de sí mismo, ese reino no puede sostenerse" (Marcos 3:24). Y ese es precisamente el caso. La vida de los Estados Unidos ya no importa. Ese será el final, amigos míos...