Entrevista a Anna Gishkina sobre el alma rusa: "Aún tenemos este hábito ancestral de priorizar la Eternidad y lo Absoluto y no lo efímero y lo relativo"

18.10.2020

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

¿Cuál es el secreto y el misterio de Rusia? Anna Gichkina, Doctora en Letras (Universidad de París-Sorbona) y autora del ensayo socio-filosófico "Europa frente al misterio ruso" (Éditions Nouvelle Marge), nos ofrece su visión del renacimiento ruso.

R / ¿Cuál es su definición del alma rusa?

La definición más hermosa y correcta del alma rusa, en mi opinión, la dio el académico ruso francés Eugène-Melchior de Vogüé: “El ruso es el producto de la sopa que come. Ya saben, la sopa nacional, la recuerdas con horror; allí puedes encontrar de todo, pescado, verduras, hierbas, cerveza, crema agria, helado, mostaza, ¿qué más? Grandes cosas y cosas terribles, nunca adivinas qué encontraras en su interior. Así es el alma rusa: es una olla de ingredientes confusos donde se fermenta la tristeza, la locura, el heroísmo, la debilidad, el misticismo y la practicidad la cual te saldrá con poca suerte y siempre obtendrás lo que menos esperas. ¡Si supieras hasta dónde puede descender esta alma! ¡Si supieras lo lejos que puede llegar! ¡Y con qué saltos desordenados!” (1).

Siete años en Rusia más decenas de años dedicados a comprender el mundo ruso y su acogida en Francia, hacen de este extranjero un excelente especialista en el alma rusa. Su análisis de mi país tiene toda mi fascinación.

R / La cultura rusa ha sido y siempre será ortodoxa para ti. ¿Cómo es posible que la espiritualidad ortodoxa sea la cura para la posmodernidad de los rusos?

Sí. La existencia de la civilización rusa solo es posible teniendo como pilar la ortodoxia que la sostiene. La identidad cultural de Rusia es profundamente ortodoxa. Y no estoy hablando de fe o cultos religiosos aquí. La ortodoxia cultural es más bien la sangre generacional que ha corrido en nosotros durante siglos, es la mentalidad, es la visión del mundo, es la forma de aprehender al prójimo, la vida, la muerte.

Recordemos la entrevista de Zbignev Bzrezinski con la BBC, donde dejó en claro que después de la caída de la URSS, el único enemigo de los estadounidenses sigue siendo la ortodoxia rusa.

En cuanto a la segunda parte de su pregunta, la espiritualidad es justo el remedio para la posmodernidad en general. Permite al hombre seguir siendo humano. En cuanto al pueblo ruso, todavía tenemos este hábito ancestral de priorizar la Eternidad y lo Absoluto y no lo efímero y lo relativo. Intente chatear con cualquier ruso al azar y verá que el sentimiento con nosotros siempre prevalece sobre la razón.

R / Su visión de la historia rusa es abiertamente mesiánica. ¿Cómo ha influido esta concepción del destino de Rusia en los intelectuales y políticos rusos durante dos siglos?

Tomemos, por ejemplo, el siglo XX y las décadas rojas, podemos ver que incluso en el sistema político que puede parecer completamente contrario a la estructura estatal del líder-padre del pueblo y vigilante espiritual, podemos notar el cadáver evangélico, la única diferencia es que Dios entonces era el Partido. Los intentos de quitar a Dios de la vida de los rusos no han dado los resultados deseados. Los rusos continuaron aferrados a la presencia divina, pero en secreto. Ahuyenta lo que es natural y vuelve al galope... Lo que vemos precisamente con el liderazgo político conservador tomado por Vladimir Putin. Es como si hubiera algunas fuerzas místicas internas en Rusia que la mantienen regresando cada vez, después de cada impacto, a su camino histórico.

Sin duda, tendría curiosidad por saber que toda la filosofía rusa desde su nacimiento (de los años treinta a los cuarenta del siglo XIX) siempre ha sido profundamente teocéntrica. Esto dice mucho sobre el fuerte apego de Rusia a su tradición y espiritualidad.

R / ¿Encuentra algún vínculo entre esta concepción mística verdaderamente rusa y los autores franceses?

En el lado místico de los rusos, quizás sin saber que la presencia real de la literatura rusa en Francia (me refiero a la presencia con la que contamos y que es considerada por los intelectuales franceses como expresión del genio nacional de Rusia) sólo data del final del siglo XIX con Dostoievski y sobre todo con Tolstoi. Y esta presencia era más psicológica que mística. Los franceses han expresado una gran sensibilidad para explorar la psique humana a la manera rusa. A finales del siglo XIX en Francia se produjo una fuerte inclinación por el tolstoísmo, que incluso se ha convertido en un fenómeno de la moda. Hay muchos autores franceses que fueron influenciados por el psicologismo ruso, por ejemplo: Paul Bourget, Paul Margueritte, Marcel Proust, André Gide.

R / ¿Cómo juzga las actuales relaciones franco-rusas?

Estas relaciones hoy existen bien y, sobre todo, están bastante bien mantenidas. Pero me gustaría matizar inmediatamente mis comentarios: se ven favorecidos cuando se trata de la promoción de una Rusia liberal, “libre”, “democrática”, abierta al nuevo mundo y al nuevo hombre, en otras palabras, Rusia como Occidente sueña que sea. Si bien la auténtica Rusia, fiel a sus tradiciones y a su historia, dotada de alma, espiritual, melancólica, caótica, apegada demasiado a la belleza del sufrimiento interior, es decir, la "Rusia Santa", esa Rusia es hoy una persona non grata en el mundo occidental. Pero la belleza de esta Rusia santa "prohibida" es tan poderosa que no deja de seducir las almas de los franceses, especialmente en nuestra época convulsa y desorientada:

“Las almas no pertenecen a nadie, se dan vueltas en busca de un guía, como las golondrinas pastan el pantano en la tormenta, angustiadas por el frío, la oscuridad y el ruido. Intenta decirles que hay un retiro donde recogemos y calentamos a los pájaros heridos, los verás reunirse, todas estas almas, ascienden, vuelan, más allá de tus áridos desiertos, hacia quien las habrá llamado con un grito de su corazón” (2).

La verdadera Rusia, grande y alta, está ganando cada vez más confianza aquí, porque, cansados ​​de este vacío espiritual actual, los occidentales están empezando a creer cada vez más en una “Rusia-mesías”.

R / En un mundo al borde del caos, ¿ves alguna razón para esperar un renacimiento espiritual? " 

Es precisamente en un mundo al borde del caos que existen todas las razones para querer un nuevo aliento espiritual. Los corazones de la gente permanecen sin cambios. Permanecen con sus eternas necesidades de esperanza. Mientras sigamos siendo humanos como lo hemos sido todos estos siglos de nuestra historia, siempre necesitaremos creer en un misterio y responder a la pregunta existencial: "¿Dónde está el sentido de la vida?". 

Anna Gichkina para la revista Rébellion, 7 de octubre de 2020 

Leer: Anna Gichkina, L’Europe face au mystère russe : transcendance, nation, littérature – Editions Nouvelle Marge, 100 pages, 14 euros . Comprar en http://www.nouvellemarge.fr/

Notas:

  1. Eugène-Melchior de Vogüé, Cœurs russes, Paris, A. Colin, 1893.
  2. Eugène-Melchior de Vogüé, Le Roman russe, Paris, Plon, 1886.