Es hora de SuperPutin: Dugin sobre el análisis de Putin de Surkov

15.03.2020

Traducido por Juan Gabriel Caro Rivera

El veredicto de Dugin sobre Putin: Putin es solo un compromiso entre liberales (élites) y patriotas (el pueblo), mejor que los años 90, pero aún no es la mejor opción que Rusia puede producir. Después de Putin, Dugin dice que Rusia necesita un "Super Putin". Dugin considera el importante artículo de opinión de Surkov de principios de semana, también publicado aquí en FRN (Fort-Russia). Surkov también es uno de los asesores de Putin y, de hecho, el principal arquitecto del marco ideológico de la "no ideología" (tal como está prohibido por la constitución de RF) de la teoría y la práctica de Putin de lo que Surkov llama "Democracia Soberana". - J. Flores y K. Russ

Profecía autocumplida de las élites 

La idea principal del artículo de Surkov es la siguiente: el régimen que ha surgido en Rusia en la actualidad corresponde de manera óptima a los intereses nacionales y existirá para siempre. Putin se irá una vez, pero todo permanecerá exactamente igual que ahora. Será para siempre. 

Esto recuerda a los hechizos sobre la "victoria inevitable del socialismo" y "el mayor fortalecimiento del sistema socialista", pronunciado por los propagandistas del partido a fines de los años 80. En nuestra historia, por regla general, comienzan a decir que el régimen es eterno y fuerte como siempre, y el statu quo siempre durará, justo antes de su fin. 

Por supuesto, la élite política que se ha adaptado a Putin, arraigada como el propio Surkov al séquito de Yeltsin y los liberales de los 90, o que ha alcanzado alturas oligárquicas ya bajo Putin, mucho quisiera que todo permanezca como está. Y aquí Surkov expresa la voluntad colectiva de esta élite, de sus ilusiones, en forma de un pronóstico futurológico. Todo el artículo está construido como una profecía autocumplida y al mismo tiempo como una amenaza: todo será en el futuro tal como es ahora, es un "hecho científico" ("así lo dice Surkov"), y aquellos que querer cambiar algo pagarán por ello, y el resultado es que fallarán. Un artículo bastante duro en general. 

El por qué Surkov lo escribió es comprensible: él nuevamente, como antes, se reclama el principal ideólogo de Putin y hombre de relaciones públicas e intenta justificar este papel en la última fase de la era de Putin. Inevitablemente, esta era se acerca a una conclusión lógica, y la élite se esfuerza por dar a su estado en la sociedad un estado fijo "durante siglos". 

Se le presenta a Putin de una manera ligeramente diferente: dicen, nos inclinamos ante tu genio y la gente también tendrá que inclinarse, y cierta incomodidad proviene del malentendido, y tus fieles servidores se encargarán de eso. Por lo tanto, estamos listos para embalsamarte durante tu vida y convertirte en un mausoleo ahora. Ha creado un estado, es óptimo y será el comienzo de una nueva era, desde ahora hasta el fin del siglo. Putin es para siempre.

Putin como compromiso

Me parece que en el artículo de Surkov el mensaje principal es sincero y refleja la voluntad de las élites actuales de preservarse y preservar el régimen en un estado sin cambios y en el período posterior a Putin. Para que Putin no decida cambiar algo por casualidad, se lo tranquiliza: todo es perfecto. Pero la sinceridad no significa verdad. El solipsismo de la élite gobernante todavía no puede reemplazar la historia y la lógica política. Por lo tanto, el análisis de Surkov sobre el estado del régimen político en la Rusia moderna es total y completamente falso en sus fundamentos.

El principal error de Surkov es que no tiene en cuenta que Putin pertenece por completo al presente político de Rusia, pero no tendrá ninguna influencia en el futuro que le sigue. Así fue con Gorbachov y Yeltsin. Sus sucesores siguieron un curso completamente diferente, ignorando por completo a sus predecesores. Por supuesto, algo pasó de época en época a lo largo de la línea de inercia institucional, pero el vector principal cambió radicalmente. La verdad de Putin es que su control del futuro no se extenderá. No presentó una idea del Estado, no dio una expresión institucional a su curso, no estableció una nueva élite estatal, no formuló un camino estratégico para Rusia. Dijo e hizo cosas diferentes, algunas exitosas y encantadoramente positivas, salvadoras, otras completamente fallidas y profundamente erróneas. El equilibrio de estos pros y contras se puede plegar de manera diferente. En mi opinión, hay muchos más elementos positivos en general que negativos. Putin salvó a Rusia, flotando sobre el abismo, lo devolvió a la historia. Es excelente. Pero ninguno de sus éxitos ha llegado al punto de la irreversibilidad. Todos ellos serán puestos en cuestión después de su finalización. Y esta es una característica tan común de todos sus actos que es absolutamente obvio que no podía o no quería de otra manera, y que no podía y no querría en el tiempo restante. Esto es esencialmente un medio esfuerzo sólido de gobernanza.

El régimen político moderno en Rusia que se ha desarrollado bajo Putin es un compromiso. Compromiso entre todos los polos y las fuerzas del estado y la sociedad. Es estable solo por el propio Putin, que es un compromiso: entre el patriotismo y el liberalismo en la economía, entre el eurasianismo y el europeísmo en la política internacional, entre el conservadurismo y el progresismo en la esfera de las ideas y los valores, entre las personas y las élites, entre la soberanía y la globalización, entre los 90 y los no 90 (es decir, "otra cosa"). Pero este compromiso es válido mientras Putin este allí. Es intuitivo y autoritario, basado en el control manual y el ajuste constante del curso por parte del propio Putin. No se refleja ni en la estrategia ni en un proyecto, no depende ni de la sociedad en su conjunto ni de las élites.

Es significativo que, con todas las críticas de los años 90, Putin dejó intactos los principales elementos del sistema existente Constitución, élites, partidos parlamentarios, estructura del gobierno, educación y sistema de información En general, se mantuvieron igual, solo por jurar a otro gobernante. Se adaptaron al patriotismo personal de Putin, a su estilo, pero no se transformaron sistemáticamente en una idea inteligible y claramente establecida. En cierto sentido, el régimen de la década de 1990, del cual, por cierto, el propio Putin salió, lo acompañó a un compromiso, y aquellos que no lo hicieron, siendo leales al occidentalismo radical, el ultraliberalismo, el globalismo y la rusofobia, fueron purgado gradualmente. Putin exigió lealtad personalmente a sí mismo, y los que no estaban listos para esto se quedaron solos. Surkov mismo es un ejemplo típico de un miembro de la "Familia" Yeltsin y el asociado más cercano de los oligarcas, uno de los primeros en aceptar las nuevas reglas del juego. Anteriormente, Surkov intentó acuñar el nombre especial de "democracia soberana" o el eslogan "libertad y justicia", pero ni siquiera esto se mantuvo.

Por supuesto, en comparación con los años 90, Putin ha cambiado mucho. Pero todo esto, de hecho, no se reflejó en la estructura del régimen político

El futuro no pertenece a Putin

La gente, la sociedad en un sentido amplio, es un portador generalmente orgánico de dos valores principales: patriotismo + justicia social. La élite está en la posición exactamente opuesta: cosmopolitismo (occidentalismo) + libertad del gran capital privado. En los años 90, el poder en su conjunto era antipopular. Putin cambió esta fórmula de alguna manera al adoptar el patriotismo, que le gustaba a las masas, pero reteniendo el liberalismo en la economía, que era aceptable para las élites. Por lo tanto, la gente aceptó a Putin por el patriotismo, que era escaso en los años 90, pero mantuvo su aversión por las élites y claramente lamentaba cada vez más la ausencia total de justicia social en el régimen de Putin. En esta ausencia, la gente culpa con razón a la élite, que maldicen frente a los "Chubais colectivos".

Tal es la estructura del status quo o el compromiso de Putin. La gente sufre una falta de justicia social y una increíble escala de corrupción (élite) a expensas del componente patriótico (Putin personalmente). Aunque esto no es particularmente confiable, el sistema de Putin ha durado bastante tiempo, 20 años. Por lo tanto, ya es bastante "largo", pero esta "longitud" a sus ojos termina. Y con Putin definitivamente terminará.

Putin es el compromiso. Si se va, no habrá compromiso. Está claro que la élite es ingeniosa y eso significa que intentará adaptarse a otro sistema, pero esto no cancela fundamentalmente el hecho de que Putin no puede influir decisivamente en el futuro. En cierto sentido, él ya lo ha influenciado. Y esta influencia es muy positiva: demostró que los años 90 tienen una alternativa, que se encuentra en algún lugar del plano del patriotismo (segunda guerra chechena, discurso de Munich, "Nuestra Crimea", etc.), y esto, de hecho, es un grandioso logro. Pero al mismo tiempo, Putin no dio la forma y la institucionalización de este patriotismo, no cambió los cimientos del estado establecido en los años 90, no llevó a cabo la rotación de las élites, ignoró la demanda popular de justicia social. El régimen establecido a los ojos del pueblo en general es mucho mejor de lo que era en los años 90 (de ahí su legitimidad), pero definitivamente peor de lo que se requiere. Mientras Putin está en su lugar, sus méritos cubren las deficiencias. Una vez que se vaya, se derrumbará un equilibrio delicado y poco natural. Por cierto, Surkov no tiene razón sobre De Gaulle: su legitimidad, basándose en su papel en la Segunda Guerra Mundial y la Resistencia, duró solo hasta principios de los 70, cuando permaneció en el poder, y colapsó durante los eventos de 1968, que abolieron el conservadurismo gaullista y establecieron un nuevo paradigma socialista. Más tarde, de Gaulle siguió siendo solo nostalgia y simulacros.

Entonces, la idea principal del texto de Surkov está profundamente equivocada. El presente está subordinado a Putin, pero él no ha creado ningún modelo político en particular; solo corrigió las formas más monstruosas de la democracia liberal pro occidental, contra la voluntad de la gente establecida en los años 90. Es decir, políticamente, este sigue siendo el mismo paradigma liberal, domesticado por un gobernante autoritario con simpatías personales patrióticas y poco conservadoras. Para un nuevo modelo político, esto no es absolutamente suficiente. No es necesario construir ilusiones. Este es un compromiso: en parte exitoso e incluso excelente, pero en parte fallido, y lo más importante, reversible y carente de un vector claramente definido para el futuro histórico. Putin personalmente tiene un futuro personal, porque su posición es fuerte (debido al patriotismo y los pasos concretos en esta dirección). El régimen ruso moderno no tiene futuro. Por cierto, esto no significa que Surkov mismo no tenga uno; él puede encajar fácilmente en cualquier paradigma, como un gerente, tecnólogo, efectivo, ejecutivo e ingenioso. Pero estas habilidades no tienen nada que ver con la filosofía política.

Después de Putin, las élites perderán legitimidad

¿Qué seguirá al final de Putin, que tarde o temprano vendrá a pesar de lo imaginario y tan deseado por las élites de la "eternidad"? Aquí llegamos a la oposición directa de lo que la gente quiere y lo que quieren las élites. La gente es patriota y partidaria de la justicia social. Las élites, si las imaginas sin Putin, lo más probable es que intenten volver a los 90. Vimos esto bajo Medvedev: tan pronto como Putin se movió un poco hacia un lado, Yurgens-Gontmakher gritó "¡de vuelta al Yeltsinismo!" vale la pena lo insoportable... 

Sin Putin, la élite y el poder en general serán completamente ilegítimos, como lo fue bajo Yeltsin. Al mismo tiempo, no se han creado estructuras que reflejen la posición de las personas durante todos estos años. En gran parte debido a las peculiaridades de la sociedad rusa, pero en parte debido a la estrategia de las autoridades (y, en particular, del mismo Surkov), que sometió cualquier iniciativa popular independiente a la represión o la reemplazó con simulacros sin sentido. Algunos de los simulacros del "pueblo" de la élite se han preparado para el período posterior a Putin, pero es poco probable que funcionen, ya que la pregunta principal sobre el destino de Rusia después de Putin se colocará en un contexto histórico más que político del plano tecnológico. Las personas que demandan patriotismo y justicia social se encontrarán en oposición directa a la élite, que, como se desprende de Surkov, tratará de construir el "Putinismo sin Putin", que no se puede hacer sin Putin. Es absolutamente imposible prever cómo terminará todo esto, pero obviamente, no es sobre lo que Surkov escribe. Por supuesto, Surkov en muchos aspectos apela a los liberales que duermen y ven el final de Putin precisamente como un regreso a los años 90. Pero sus hechizos no asustan, Surkov, simplemente no cree en ello, y probablemente harán lo correcto. Si los mira desde la posición de las élites rusas, que se consideran parte de la élite mundial, les interesa reducir el patriotismo, acercarse a Occidente, ceder la soberanía y escupir completamente sobre la legitimación popular (así como también sobre las personas mismas) Para que las élites crean en la seriedad del imperativo patriótico, se necesitan represiones demostrativas, mucho más extensas y sistémicas (y no selectivas) que Putin. Pero Surkov no dice nada sobre esto. Para mantener el equilibrio en la sociedad en la próxima etapa posterior a Putin, es necesario lanzar un ataque contra las élites, su rotación cualitativa, su limpieza, solo esto mantendrá el equilibrio El mismo equilibrio que existe ahora, después de Putin, solo se debilitará, no aumentará. En consecuencia, el conflicto es inevitable.

La decisión del pueblo ruso

Si hubiera surgido un líder de la élite, que habría resultado ser aún más radical que Putin, y no solo habría preservado y fortalecido la línea patriótica, superando una serie de compromisos fallidos (por ejemplo, en las relaciones con Ucrania), sino también si se hubieran llevado a cabo reformas en el espíritu nacional y social en la política interna, se podrían haber evitado eventos duros y traumáticos. Pero no vemos ese camino. Además, en su contexto, el propio Putin se habría desvanecido un poco, pero para las élites presentaría una amenaza real esta vez. Por lo tanto, Putin y la élite en su conjunto desean al mismo tiempo que esa figura no esté en una órbita cercana al poder. Lo mismo puede decirse de una ideología nacional estatal consistente: su gobierno actual tiene miedo al fuego, porque seguirlo lo obligaría a comparar las normas e ideales aceptados, por un lado, y las acciones concretas de políticos bastante definidos, por el otro, lo que revelaría en su conjunto la insuficiencia de las élites modernas. Siempre es más fácil adaptarse a la personalidad que a las ideas.

Al poner todas las consideraciones juntas, tenemos la siguiente imagen. Surkov y en su persona la élite gobernante comienza a presentar el proyecto del "Putinismo eterno", es decir, convertir el status quo en una repetición interminable de lo mismo, en una especie de "Día de la Marmota". Pero no será un compromiso, sino un simulacro de compromiso, no el patriotismo vivo y sincero de Putin, aunque inconsistente y poco sistemático, sino su imitación, un cyborg. El nuevo "Putin", aparentemente, en el espíritu de las tecnologías avanzadas con las que el gobierno ruso está entusiasmado, se supone que debe imprimirse en una impresora 3D. Obviamente, la omnipotencia de la tecnología está sobrevalorada aquí, así como la idiotez y la pasividad del pueblo ruso. Putin mismo demostró que los años 90 tienen una alternativa, aunque no explicó claramente de qué se trata. Ahora bien, la sociedad puede reflexionar sobre el contenido de esta alternativa y exigir claridad en su relación.

Si esto no sucede, el colapso de la estatidad comenzará a un ritmo acelerado. Después de todo, las relaciones con los sujetos de la federación, que han pronunciado una especificidad étnica, se basan en Putin y su línea dura en la causa de la soberanía rusa. La menor vacilación en este tema arroja instantáneamente todo a la situación de los años 90 y nuevamente hace que la desintegración de Rusia sea una amenaza bastante probable.

En el futuro, no necesitamos el Putinismo, que no es posible, sino algo mucho más consistente, poderoso, rico y sistémico, una especie de Super-Putin, en el que se continuarán todas sus mejores características heroicas, pero sus debilidades y errores serán superados para siempre.