Geopolítica del colapso de la URSS (parte 3)

10.06.2020

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Continuación de la conferencia del filósofo Alexander Dugin sobre la geopolítica de la URSS.

Tuve una reunión muy interesante. Fue una reunión con el mismo Shakhnazarov, quien escribió en el año 85 o 86 el artículo "La administración de la comunidad mundial". Fue asesor de Gorbachov y uno de los teóricos de la Perestroika. Conociendo mi posición patriótica desde hace mucho tiempo, Gordon, cuando estaba conduciendo un programa en el Canal Uno con Solovyov, me invitó a defender los intereses de los conservadores rusos patrióticos contra sus enemigos.

Me preguntaron:

"¿A quién consideras tu enemigo?"

Yo dije:

- "Shakhnazarova, que destruyó la Unión Soviética y, sucumbiendo a estas estrategias fraudulentas, en esencia, junto con otros asesores de Gorbachov, desarrolló la idea de la Perestroika, que terminó con el colapso de la Unión Soviética (esto fue a principios de los años 90)".

Gordon llamó a Shakhnazarov. Y caí sobre él con una diatriba enojada:

"Eres un traidor. Eres un occidentalista. Has renunciado a nuestros intereses".

Shakhnazarov, que era una persona muy anciana y muy educada, padre, por cierto, de nuestra famosa directora Karen Shakhnazarov.

El señor Shakhnazarov  de repente dice:

"Sabes, generalmente estoy de acuerdo con el señor Dugin. Cometimos un error".

Mi diatriba definitivamente enojada, no provocó una respuesta. No fue Venediktov, ni Chubais, quienes comenzaron a gritarme, gritando por la libertad, por los derechos de las minorías sexuales, sobre todo, y que no nos entendieron.

Por el contrario, aquí Shakhnazarov dijo de repente:

"No. Tienes razón. El eurasianismo es la única forma que existe para restablecer el equilibrio".

Después de eso, ya me di cuenta de que mi ataque se había ahogado y que Shakhnazarov no era en absoluto un adversario tan consciente y un traidor a nuestros intereses nacionales como pensaba que era. Después de eso, nos reunimos con él en la Fundación Gorbachev. Leyó algunos de mis primeros trabajos sobre geopolítica y luego me dijo algo así:

"Sabe", dice, "el hecho es que nuestro análisis de la Perestroika en la década de 1980 se basó únicamente en principios ideológicos. Creíamos sinceramente que, al eliminar la gravedad de la confrontación ideológica entre el comunismo y el socialismo, minimizaríamos el peligro de una confrontación entre los dos bloques, reduciríamos la posibilidad y la probabilidad de un conflicto nuclear y haríamos el bien a la humanidad, y, dijo, estábamos convencidos de que Occidente aceptaría nuestra propuesta sobre la base de los mismos intereses, lo que no tomamos en cuenta es sobre lo que usted escribe”, - dijo Shakhnazarov. “El hecho de que haya una oposición más profunda, que es una oposición geopolítica de dos tipos de civilizaciones: la talasocracia y la telurocracia, que es más profunda que la oposición ideológica del capitalismo y el socialismo. Esto no lo tomamos en cuenta. Y si la geopolítica se enseñará en nuestras instituciones de educación superior (en el Comité Central del PCUS, en los servicios especiales), entonces, por supuesto, hubiéramos sido mucho más cuidadosos al llevar a cabo nuestra Perestroika y no nos dejaríamos engañar. Ahora hemos perdido, esta es nuestra culpa, esta es nuestra tragedia. Después de esto (fue después del año de 1991) perdimos un gran país".

Una persona muy honesta y noble. Por supuesto, todos pueden estar equivocados. Por lo tanto, en este caso, se trataba claramente de un error sincero de Shakhnazarov (no era un enemigo). Imagínese el gigantesco servicio que Gorbachov les prestó a ellos, sin importar de quién fuera rehén. Cumplió su función: un agente que toma vacaciones, retirado, que recibió su merecido pago.

Ahora la geopolítica de la Perestroika.

Miremos: al comienzo de la Perestroika (mediados de los 80), la Unión Soviética controla (además del sistema socialista) un poco más de un tercio del espacio mundial. Más de la mitad están controlados por la talasocracia y los países no alineados; el movimiento de los no alineados controla el resto.

De hecho, en la confrontación de estos dos sistemas se dan:

  • Armas nucleares en pie de igualdad,
     
  • El socialismo no es menos atractivo que el capitalismo para muchos países, en particular, para los países del "Tercer Mundo".

Y estamos lidiando con el hecho de que la talasocracia y la telurocracia, bueno, no son iguales, sino que en algún lugar controlamos aproximadamente el 49%, y la talasocracia el 51% (o un poco menos). Pero, de hecho, esta es una confrontación casi igual: la Guerra Fría, el mundo bipolar. Muchos, incluso los estrategas estadounidenses, los realistas, y en particular los neorrealistas, dicen que este sistema es óptimo, que previene conflictos grandes, nuevas guerras y, por lo tanto, "dejémoslo así, asegurémoslo".

Y así durante:

  • esta operación especial el CFR, la cual es aplicada por la geopolítica occidental, es extremadamente consciente, dura, efectiva,
     
  • en el curso de las actividades de Gvishiniani, no existe ni la escucha ni el Espíritu. Sobre su "Instituto", sobre su papel recae todo esto. Y este fue su papel principal, porque todos los personajes activos en los años 90, todos los reformadores, todos los líderes actuales de la oposición liberal, todos los oligarcas actuales y su séquito, todo esto proviene del grupo asociado con Yakovlev en el Politburó, Gvishiani, con el "Instituto de Investigación de Sistemas". Aquí es donde se forma la élite "liquidacionista", que en esencia es un medio convertido para, digamos, los cómplices de los terroristas (si continuamos con la metáfora) que se acercan a la policía, que luego ataca o asedia al maníaco y lo bloquean gradualmente.

¿Cuál es el resultado de la Perestroika desde un punto de vista puramente geopolítico? Solo tenemos en cuenta la geopolítica.

  • Nuestros regímenes se derrumban. Los regímenes pro-soviéticos en el "Tercer Mundo" pierden su apoyo: en África, en América Latina, en Asia.
     
  • Perdida completa del contacto de control con China, que se ha pasado al otro lado de las barricadas.
     
  • Se derrumba el Pacto de Varsovia: toda Europa del Este está saliéndose del control soviético. Desde un punto de vista geopolítico, se están escapando de la influencia de la telurocracia. ¿Creen que se mantiene neutrales? ¿Los países de Europa del Este que se han salido del control soviético siguen siendo neutrales e independientes?

Respuesta de la audiencia: se unieron a la OTAN.

Alexander Dugin: Todos, sin excepción, se integran al bloque talasocrático atlántico de la OTAN, dirigido en la misma dirección por este vector, igual antes. En consecuencia, esto no es neutralidad. Nos la quitan y se la quedan para ellos. Estamos retirando nuestras tropas, y nuestros colegas envían sus tropas, crean sus bases militares allí. De donde nos vamos, vienen nuestros oponentes. Ahora, estos son los eventos del '89: los eventos de Europa del Este, que terminan con la unificación de Alemania, la destrucción del muro. La RDA (!): era un país diferente. Era Prusia, que estaba controlada por las tropas soviéticas, y era socialista. Las dos Alemania se unen. Y la Alemania liberal pro-estadounidense occidental absorbe a la RDA (Alemania Oriental), la integra en sí misma y convierte a la RDA en una parte del bloque de la OTAN, como parte de Alemania.

Aquí está la simetría, esto es lo que realmente sucede. No importa lo que Gorbachov piense, no importa si pensemos que es bueno o malo. Desde diferentes puntos de vista, se puede evaluar la reestructuración. Solo abordamos el análisis geopolítico:

  • Lo controlábamos,
     
  • Lo que nuestros oponentes controlaban.

Según los resultados de la primera etapa:

  • El lejano cinturón de influencia de la Unión Soviética en el "tercer mundo" desaparece. ¿Quién gana? Las fuerzas pro-americanas (pro-occidentales) prevalecen.
     
  • El segundo polo de influencia (el cinturón de influencia): Europa del Este, los países del Pacto de Varsovia se están derrumbando. ¿Quién llega? Los países de la OTAN.

Sobre esto, por cierto, la historia de Gorbachov termina. Pero en la siguiente etapa, cuando la Unión Soviética ya está comenzando a agrietarse, y cuando el proceso de colapso de la telurocracia continúa, Gorbachov organiza este medio golpe, y finge que fue capturado. Pero, ¿cuál es el resultado? Yeltsin continúa la línea geopolítica de Gorbachov y arruina la Unión Soviética. Como resultado, al menos tres países que formaron parte de la Unión Soviética y que alguna vez fueron nuestras repúblicas se convirtieron en miembros del bloque de la OTAN. ¿Cuáles (pregunta de los alumnos)?

Respuesta de la audiencia: los estados bálticos.

Alexander Dugin: Sí, por supuesto, los estados bálticos: Estonia, Letonia y Lituania.

En primer lugar, eran nuestras repúblicas, tenían un estatus, como aproximadamente en la provincia de Oriol (región de Oriol) o, allí, en el territorio de Krasnodar, respectivamente. Y ahora son países. Y, no solo son países, son países de un bloque hostil. ¿Qué sigue? Luego viene la cuestión de aceptar lo mismo para Georgia, Moldavia, Ucrania, etc.

En consecuencia, la siguiente etapa (los años 90), cuando toda la nueva élite política preparada en el Instituto de Gvishiani llega abiertamente al poder en la Federación Rusa. Ya es un nuevo Estado que dejó caer sus dos niveles de defensa:

  • el nivel de defensa en el "Tercer Mundo" (los regímenes pro-soviéticos) – se los pasamos a nuestros oponentes,
     
  • El Pacto de Varsovia - pasado a nuestros oponentes,
     
  • Y el tercer nivel es el nivel de la Unión Soviética: la Unión Soviética también dejó de existir. Los Estados Independientes aparecieron en su lugar, algunos de los cuales se unieron a la OTAN, y otros declararon su neutralidad entre la OTAN y nosotros.

Aquí está el resultado de las reformas geopolíticas: el resultado geopolítico de las reformas de la Perestroika y el proceso democrático liberal de creación de la Federación de Rusia. Teníamos un modelo bipolar de equilibrio. Después de 91 años, estamos lidiando con un mundo unipolar. Un mundo unipolar, donde todos los proyectos del modelo Occidental de gobierno mundial se realizaron en la práctica.

La talasocracia obtuvo una aplastante victoria sobre la telurocracia, y sin un solo disparo: nosotros mismos les entregamos todo. Regalamos todas esas zonas que controlábamos y para cada una de estas zonas por las que pagamos un enorme precio, con la tensión de todo el organismo de nuestro pueblo, la sangre de millones de nuestros soldados. De hecho, en el año de 1990, todos los resultados de nuestra victoria en la Segunda Guerra Mundial, que estaban consagrados a la existencia de un equilibrio de fuerzas en Europa del Este y en la existencia misma (de las fronteras) de la URSS, todo esto fue destruido. Nos arrojaron muy atrás. Este es el resultado objetivo, "frío", de la Perestroika.

Fue una derrota absolutamente destructiva, aplastante, de traición y rendición del liderazgo soviético y la victoria completa de los negociadores del bloque atlántico (la victoria completa de la talasocracia), quienes simplemente consolidaron sus posiciones, penetrando en el territorio del enemigo en sus tres cinturones fundamentales. En consecuencia, aproximadamente tal fue el resultado de la geopolítica del período soviético, que terminó en un desastre.

Comenzó con un desastre: con los eventos de la Primera Guerra Mundial, la Guerra Civil, después de lo cual nuestros territorios disminuyeron drásticamente, nuestra influencia cayó drásticamente. Y, sin embargo, después de que los bolcheviques tomaron el poder a costa de destruir el Imperio, de alguna manera lo recrearon. Además, al principio recrearon aproximadamente lo que perdieron, y después de la Segunda Guerra Mundial, bajo el control soviético, hubo muchos más territorios de todos modos que en la cima del apogeo del Imperio ruso. Vemos que a partir de la catástrofe la geopolítica del período soviético llegó a un aumento sin precedentes de la influencia de la telurocracia a escala global, sin precedentes en general en la historia mundial. Es decir, la World Island (el Corazón del Mundo, el mundo telúrico) se convirtió esencialmente en una de las dos fuerzas fundamentales junto con la talasocracia global, logrando casi la paridad, que se materializó en la paridad nuclear y en el equilibrio de fuerzas entre el Oeste capitalista y el Este socialista.

Comenzando con una catástrofe, habiendo logrado el efecto opuesto, por el contrario: un triunfo completo del sistema soviético: en los años 80 hay un movimiento hacia atrás, de regresión, de declive, un colapso geopolítico. Un colapso geopolítico, que se fija estrictamente en el volumen de nuestras pérdidas, por un lado, pero en paralelamente todavía existe un proceso muy interesante.

Dado que estamos hablando de la geopolítica y ya que estamos hablando de conceptos geopolíticos, debemos recordar que estos conceptos geopolíticos (donde comenzamos) se incluyen capas, incluidas las sociológicas. ¿Y qué sucede a nivel sociológico en estas dos etapas de la eliminación de la telurocracia global en nuestra persona (en nuestro colapso)?

Gorbachov, en su comitiva, dijo inicialmente que "crearemos un gobierno mundial junto con Occidente, preservando nuestras posiciones socialistas". Nos encontramos en este caso engañados. Igual que personajes como Shakhnazarov, Gorbachev: realmente no lo sé. De hecho, el destino posterior de Gorbachev da razones para creer que él, tal vez, incluso entendió lo que estaba haciendo, es decir, no solo fue engañado, sino tal vez fue algo más. Bueno, Dios lo sabrá. Sin embargo, su gobierno personal del país, cuando estaba al frente del Estado, al llegar al año de 1991, insiste hasta el último momento sobre el hecho de que los intereses del campo socialista y la Unión Soviética deben tenerse en cuenta al crear un gobierno mundial. Estas son sus últimas palabras. Es decir, se dirige hacia nuestros oponentes ideológicos, se dirige hacia nuestros oponentes geopolíticos, paga por esto con la ideología y nuestras tierras, territorios, Estados y posiciones militares estratégicas. Pero aún dice: "Soy fiel al socialismo. Todavía creo en lo que creía".

¿Y qué sucede durante la transición de Gorbachov a Yeltsin?

Desde la Unión Soviética, que se acaba en el año de 1991, hasta la Federación Rusa, que comienza su existencia histórica, un pedazo de la Unión Soviética, del cual parte de los territorios (tierras) rusos, que tradicionalmente eran nuestros y que existían como parte de la Unión Soviética, fueron completamente arrancados, como vimos, que eran parte de nosotros no desde la época soviética, sino desde el Imperio ruso (que fueron creados a lo largo de los siglos).

¿Qué sucede desde un punto de vista ideológico con esta nueva fase?

El colapso de la Unión Soviética: perdimos otras catorce repúblicas, catorce territorios enormes poblados por nuestros propios ciudadanos, que ahora se están convirtiendo en extranjeros. ¿Qué está sucediendo ideológicamente? Aquí, a diferencia de Gorbachov, quien insistió (hasta el final), su insistencia desesperada se hace sin sentido. Nadie lo escuchó, él todavía decía: "Denle algo a los socialistas". Como si fuera: "no hemos comido en tres días, denle limosna al socialismo mundial". Gorbachov insistió en esto hasta el final.

Yeltsin, dio tres vueltas alrededor de la Estatua de la Libertad y dijo:

"Entendí todo. Me equivoqué. El capitalismo es mejor que el socialismo".

Luego viene la eliminación completa:

  • se acabó el tiempo de la Unión Soviética (Belovezhskaya Pushcha) (1)
     
  • y los últimos vestigios del socialismo como expresión sociológica de la telurocracia.

En esencia, comienza la gestión externa de la Federación de Rusia. Por lo tanto, en el gobierno de Chubais, en el gobierno de Gaidar, el papel más importante lo desempeñan los representantes de los círculos económicos estadounidenses, que llevan a cabo reformas políticas, sociales y económicas en su propio interés. De hecho, comienza la ocupación de nuestro país: ocupación directa, ideológica, por representantes de las potencias occidentales.

Andrei Kozyrev, que entonces era ministro de Asuntos Exteriores, dice literalmente:

  • sobre la entrada de Rusia en la OTAN,
     
  • que Rusia es parte de la civilización atlántica,
     
  • que somos parte del mundo Occidental,
     
  • que somos parte de la talasocracia.

Y después de publicar en el año 91 el primer artículo en el periódico Den (como se llamaba entonces) sobre Eurasia y Atlantistas, Kozyrev lo leyó y dijo:

"Soy un atlantista".

¿Pueden imaginarlo? El Ministro de Relaciones Exteriores de un país telurocrático (un país euroasiático) dice que él es simplemente un representante de una civilización geopolítica directamente opuesta.

Por lo tanto, en los años 90 hay otro paso (después del año de 1991 de Gorbachov a Yeltsin) de la telurocracia a la talasocracia, y de la expresión de la telurocracia en forma de un sistema socialista a la talasocracia, Cartago, a Atenas, a la democratización en el modelo del sistema talasocrático.

De hecho, Rusia nuevamente, como en vísperas de la Primera Guerra Mundial y durante la Segunda Guerra Mundial, es un aliado de sus principales opositores geopolíticos. ¿En qué se expresa esto? El hecho es que está surgiendo la oligarquía, que en esencia representa una nueva clase de occidentalistas (los agentes de influencia ideológica): estos son círculos capitalistas, liberales y democráticos que tomaron el poder de Rusia en los años 90. Así es como comienzan los “años 90” con la liquidación del sistema socialista que tiene lugar en paralelo con la liquidación del campo telurocrático debido a las transformaciones correspondientes de toda nuestra sociedad. Desde aquí nos movemos con la idea de solidaridad y apoyo (colectivismo) al individualismo y el crecimiento profesional de los individuos. Todas nuestras actitudes éticas, geopolíticas y la cosmovisión básica de nuestra sociedad están cambiando.

Al mismo tiempo, desde el punto de vista geopolítico, hay una transición al lado de nuestros oponentes. No solo reformas internas que podrían moverse en una u otra dirección, sino más bien un cambio en la esencia de la identidad de nuestra sociedad.

¿Recuerdan el cómo esto sucedió en nuestra historia?

El tiempo de los problemas. La occidentalización de Daniel Galitsky, que se orientó hacia Europa. Estas son tendencias anti-eurasiáticas que surgen periódicamente. Este es Kurbsky en su disputa contra Iván el Terrible.

La Perestroika y especialmente la reforma de Yeltsin es la victoria de todas las tendencias talasocráticas anti-bizantinas, anti-Moscú, occidentalistas, liberales, europeas y posteriormente democráticas que existieron en la historia rusa con un cambio correspondiente en la matriz básica de nuestro liderazgo.

Recordemos que dijimos que Rusia fue arrastrada varias veces por una alianza de la autocracia con las masas a pesar de las poderosas élites políticas que fueron objeto de purgas. Así fue bajo Iván el Terrible - la oprichnina, así fue bajo Pedro, así fue bajo Stalin. Cada vez que el poder de un gobernante soberano que dependía de las masas se debilitaba (el modelo imperial bizantino), se levantaba una oligarquía o representantes de la nobleza, quienes describían al gobernante con varias obligaciones y, al interponiéndose entre el gobernante y el pueblo, creaban esencialmente un sistema antipopular y antiestatal, antinacional.

Aquí está todo esto una vez más, no es la primera vez, esta es la décima vez: esta influencia atlántica (occidentalista) se estableció en Rusia en los años 90. Los llamados "movidos años 90", que también tienen muchos análogos en nuestra historia, cuando el surgimiento de la oligarquía, los occidentalistas y los agentes de influencia de la sociedad talasocrática occidental comienza a marcar el camino de Rusia. Todas las reformas: la Constitución, el sistema político, la copia de los modelos democráticos occidentales; todo esto va acompañado del debilitamiento de Rusia, su declive, su degradación.

De hecho, la próxima etapa está en la agenda en 1993: el colapso de la Federación Rusa.

Se estaba preparando. A medida que Yeltsin llega al poder bajo los auspicios de "Tomar la soberanía de todo lo que se quiera", comienza la formación de una nueva ola de separatismo, que está activa en la Federación de Rusia. La cuarta fragmentación de la telurocracia está lista para separar todo el Heartland. Y esto, por supuesto, agrada muchísimo a Zbigniew Brzezinski, quien, en su "Gran tablero del mundo" (su libro), escribe un proyecto para dividir a Rusia (en el espíritu de Mackinder: todo se repite nuevamente) en varios territorios, varias zonas donde Tatarstán, la región del Volga, el Cáucaso, Siberia sean Estados completamente separados.

Comienza el movimiento hacia el colapso de Rusia debido a las mismas fuerzas que promovieron la Perestroika: los liberales, los agentes de influencia de Occidente que ya se han fortalecido en nuestra sociedad, que han recibido el estatus oficial de figuras políticas, monopolistas económicos, magnates, que gradualmente se apoderaron de las palancas del gobierno en la educación, en la cultura, en los medios de comunicación: continúan este proceso. A esto se opusieron en el año de 19993 año el círculo íntimo de Yeltsin, que vio que el asunto iba al colapso de la Federación Rusa. Este es su vicepresidente Alexander Rutskoi, este es su amigo y compañero en el Consejo Supremo Ruslan Khasbulatov (un orador).

Dicen: "Es necesario detener el colapso de la Federación de Rusia"

El Comité Estatal para el Estado de Emergencia (2) exigió en ese entonces detener el colapso de la Unión Soviética.  El Comité de Emergencia no lo podo detener: la Unión Soviética de Yeltsin se derrumbó. Yeltsin continuó su notable política para el colapso de la Federación Rusa. El parlamento, dirigido por Khasbulatov y el vicepresidente Rutskoi (el segundo líder del Estado), indignado dicen: "¡Alto al colapso de la Federación Rusa!"

Entonces Yeltsin llama a los tanques que le son leales a él y dispara a su propio parlamento: algo completamente democrático, occidental, liberal, a su propio parlamento. Dado que el parlamento actuó sobre la base de algunas leyes legales, y Yeltsin, sobre la base de otras, hubo un conflicto legal: el Tribunal Constitucional no pudo tomar una decisión final, porque ambos tenían sus propias normas legales.

Todo esto se resolvió por medio del poder. Yeltsin disparó a su propio parlamento usando tanques y eliminó a algunos de la oposición. Aquí es donde comienza lo divertido. Aquí vemos:

  • como progresa el atlantismo,
     
  • como los defensores de las reformas liberales-occidentalistas fortalecen sus posiciones en los años 90.

Vemos cómo se desarrollaron los eventos en la etapa anterior, que perdimos zona tras zona de influencia. Entonces, alguien se indignó nuevamente por este colapso y recibe un ataque de tanques armados. Después de eso todos los líderes de la oposición a Yeltsin fueron encarcelados. Parece que ahora estamos enfrentando (si tomamos el año de 1993) el siguiente proceso: ahora debería comenzar el colapso de la Federación Rusa. ¿Cierto? Tatarstán no firma un Tratado de Unión (con Rusia, con la Federación de Rusia), declara su propio Estado, comienza a seguir su propia política exterior. Y Yakutia anuncia la creación de sus propias fuerzas armadas y exige que los residentes de otras partes tengan visas (de la Federación de Rusia) para que ingresen al Estado de Sakha, donde los diamantes serán nacionalizados por los Yakuts. Todo esto sucede en el año de 1994.

Alguno de los representantes tan completamente razonables de los nuevos Estados futuros, que dependen del lobby liberal-democrático en Moscú y la oligarquía, decide continuar el proceso de desintegración (bueno, la democracia) de la unidad telurocrática. Este "alguien" es Dzhokhar Dudaev, el líder de la República Chechena, que recibe dinero (uniformes) del centro federal (esto es lo más interesante), uniformes y apoyo militar, incluidos códigos ocultos acceso a depósitos de armas secretas soviéticos en caso de que se produzca la Tercera Guerra Mundial. Recibe, de Moscú, del centro, respectivamente, pleno apoyo de Occidente y pleno apoyo de los grupos liberales pro-occidentales en la propia Moscú para comenzar el colapso de la Federación Rusa. Comienza la primera campaña chechena.

Y aquí esta lo más interesante. Ahora, recuerden, les estaba contando (justo ahora) cómo reaccionó Shakhnazarov en lo que estaba participando: pasó un poco de tiempo, comenzó a preocuparse y a reconsiderar su actitud. Aquí algo le sucede a Yeltsin. Parece que Yeltsin debería, dado que había dado vueltas la Estatua de la Libertad, y que ya se ha convertido en un liberal, que había dicho que había dado cuenta de que la historia de Rusia no es más que un crimen sangriento. Sakharov y Bonner, así como Venediktov, le habían enseñado la verdad. Yeltsin se dio cuenta de que los rusos solo pueden cometer errores, este es un sangriento régimen imperial despótico, y la verdad está en Occidente. Parece que Yeltsin debería dar "luz verde" a estos procesos de mayor descomposición.

Pero aquí nos topamos con un muro, que es desconocido para nosotros históricamente (tal vez hasta ahora). Porque Yeltsin, cuando en ese momento se suponía que debía saludar a Dzhokhar Dudayev, dijo:

"Vamos, recuperaste tu soberanía, y cuánto puedes tomar, te ayudaremos. Toma, ya te hemos armado. Toma, te estamos dando asistencia económica ahora. Construye tu Estado checheno - la República de Ichkeria, por favor. Y también, obtén lo siguiente, prepárate para tomar Kazan, Ufa, Sajá y demás ".

Parece que todo sigue esta dirección. Y aquí Yeltsin cambia de idea (se activa un interruptor). Y el golpea con el puño la mesa y dice: "¡Alto!"

Es decir, en él vemos ciertas características del tirano ruso, que siempre salva al país en un momento crítico. Yeltsin, quien debería ser un títere predecible en manos de los oligarcas y los agentes de influencia occidentales, en un momento crítico cuando comenzó el colapso de la Federación de Rusia, por lo que fue llevado al poder, de repente dice: "¡Basta!"

E inmediatamente, por supuesto, despierta la indignación. Comienzan a regañar a Yeltsin y dicen que es una persona terrible. Comienza la guerra chechena. Se lleva a cabo muy mal. Perdemos allí todo el tiempo. Pero esto significa que Yeltsin esencialmente no abandonó al país, a la Federación Rusa. Destruyó la Unión Soviética, cumplió su función destructiva, pero se detuvo, se detuvo en cierto punto, más allá del cual no fue. Y así, la segunda mitad de los años 90 se llevó a cabo bajo los auspicios de la campaña chechena de una forma u otra, con un éxito variable, sucumbiendo constantemente a la presión de los occidentales, los liberales y los partidarios de la línea estadounidense en la política nacional rusa, enviando periódicamente al general Lebed a derramar la sangre de los soldados rusos. Una vez más ganaron, el control fue restablecido sobre Grozny, y fueron traicionando periódicamente a todos.

Sin embargo, Yeltsin no abandonó esta primera campaña chechena. Ya está dejando de pensar en algo, está borracho, no se expresa bien, pero no deja de caminar en la línea del autócrata ruso, costosamente, ahora, como si simplemente fuera casi lo contrario de lo que él mismo era. No sabemos la verdadera razón.

Desde un punto de vista geopolítico, están sucediendo cosas muy interesantes aquí. Solo miramos, como si fuera un módulo, cómo se transforma el espacio y el control sobre el espacio. Vemos que en ese momento se suponía que era el comienzo del colapso de la Federación de Rusia, y se hizo así porque los chechenos anunciaron la creación de un Estado independiente de Ichkeria, completamente autónomo, que quería establecer relaciones comerciales con nosotros (con la Federación de Rusia), etc. Fueron observados por representantes de todas las repúblicas caucásicas, todas las repúblicas del Volga y, en general, por todos los demás, porque si esto fuera posible, el colapso de Rusia habría ocurrido instantáneamente. Y esto es en el momento en que todo está listo para esto, cuando externamente: Dudaev es apoyado por Occidente, los chechenos son llamados luchadores por la libertad, Yeltsin se siente estrangulado, el destructor de la libertad de los grandes pueblos de las montañas, y nuestro ejército es llamado como compuesto de castigadores y matones.

Y en lugar de esto, el colapso de la Federación Rusa no ocurre. Y de alguna manera, durante otros cinco o seis años, Yeltsin ha estado apoyando la situación en una posición incierta. Es decir, la geopolítica de los 90, comienza con el acorde de la destrucción total de la telurocracia hasta que la élite política e ideológica pasa al lado del enemigo, con las pérdidas territoriales correspondientes, se retrasa al aferrarse a esta campaña chechena y la renuencia de Yeltsin (personalmente) de entregar todo con calma y rapidez Dudaev, Maskhadov y otros líderes chechenos (separatistas chechenos) el territorio de estas repúblicas. En consecuencia, comienza a actuar más duro en sus relaciones con las repúblicas que han proclamado la soberanía.

¿Cuál es la "soberanía" proclamada por muchas repúblicas dentro de la Federación Rusa?

Esto es en realidad una secesión de un solo Estado y la afirmación de su condición de Estado independiente, la transición a la confederación, y luego, tal vez, completar la independencia. Por lo tanto, cuando declararon la soberanía, tales repúblicas declararon su soberanía: Komi, Tatarstán, Yakutia, Bashkiria, naturalmente, Chechenia y las repúblicas del norte del Cáucaso: todo esto fue esencialmente un proceso preparado (legal y políticamente) de desmantelar la Federación de Rusia, la transición a un sistema de nuevos Estados post-rusos. Chechenia fue una prueba de fuego. Fue la vanguardia de este proceso. Sin embargo, los "años 90" no terminaron con el colapso de la Federación Rusa, sino con el cese de este proceso.

Casi hemos llegado a nuestra época. La próxima lección será la última, donde hablaremos sobre la geopolítica de Rusia ya en nuestro período (de Putin). Gracias a todos.

Notas del traductor:

  1. El Acuerdo de Belavezha fue un acuerdo internacional firmado el 8 de diciembre de 1991 por los presidentes de la RSFS de Rusia, RSS de Ucrania y RSS de Bielorrusia (Borís Yeltsin, Leonid Kravchuk y Stanislav Shushkévich respectivamente) en la reserva natural de Belavézhskaya Pushcha. Estos acuerdos declaran la disolución de la URSS y establecen en su lugar la Comunidad de Estados Independientes (CEI). El acuerdo se realizó a pesar de que en el mes de marzo de 1991 la población votó por un SÍ (78%) a la conservación de la URSS (véase Referéndum de la Unión Soviética de 1991). La firma del Acuerdo fue comunicada por teléfono al Presidente de la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov por Stanislav Shushkiévich.
     
  2. El Comité Estatal para el Estado de Emergencia (en ruso «Государственный комитет по чрезвычайному положению», Gosudárstvenny komitet po chrezvycháinomu polozhéniyu, abreviado como ГКЧП o GKChP), también conocido como La Banda de los Ocho, fue un grupo de ocho conspiradores, altos cargos del KGB y el PCUS, que organizaron el intento de golpe de Estado en la Unión Soviética contra Mijaíl Gorbachov entre el 18 y 20 de agosto de 1991.