La Cuarta Teoría Política y la destrucción de la modernidad

04.06.2020

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

(prefacio a la nueva edición italiana de la Cuarta Teoría Política)

La nueva edición de La Cuarta Teoría Política en Italia es un evento importante. Las ideas presentadas en este libro se hacen cada vez más relevantes cada año.

La principal idea es el colapso total de la Modernidad política y el agotamiento de su potencial histórico.

Los Nuevos Tiempos son un gran error. Todos sus principios, axiomas y vectores resultaron ser un callejón sin salida. Tanto en filosofía como en religión, tanto en ciencia como en política. Esto se hizo evidente durante el turbulento siglo XX, cuando las tres principales ideologías políticas de la Modernidad --el liberalismo, el comunismo y el fascismo-- convergieron en una batalla mortal. Sin embargo, su confrontación fue oscurecida por la intensidad del hecho de que los tres se basan en los mismos requisitos previos: materialismo, progresismo, ateísmo y tienen características comunes, principalmente el racismo biológico o de civilización (considerando a Occidente como un tipo universal de sociedad), totalitarismo y cero tolerancia para la disidencia. Cuando en el transcurso del siglo XX el liberalismo obtuvo una victoria decisiva sobre las otras teorías políticas, se convirtió en el heredero de toda la Modernidad política. De ahora en adelante, fue precisamente el liberalismo el que se convirtió en la principal encarnación de las falacias y el mal que forman la base de la Nueva Era Política.

Hoy estamos experimentando un colapso obvio, el colapso de la ideología liberal. Sí, está sigue siendo la ideología de las élites globales, en un grado u otro, controlando la mayoría de las sociedades existentes. Pero se está debilitando rápidamente, perdiendo su legitimidad, demostrando su esencia anti-populismo y su estilo de gobierno totalitario. Hoy solo queda una teoría política: el liberalismo, y es contra ella que se dirige la indignación justificada de las masas. El colapso del liberalismo aún no ha ocurrido, pero esto es lo que está sucediendo ante nuestros ojos.

En todas partes vemos una oleada ascendente de crecientes protestas antiliberales: las sociedades se rebelan contra las élites, la periferia contra el centro, la mayoría desposeída y engañada contra la minoría globalista cada vez más alienada y aislada. En Europa, esto se manifiesta en el surgimiento del populismo, que hasta ahora no ha sido capaz de convertirse en un proyecto político independiente y alcanzar el éxito político, pero es precisamente el populismo, tanto de derecha como de izquierda, lo que revitaliza los principales procesos políticos, empujando a las sociedades a la rebelión (como los "chalecos amarillos" en Francia) y amenaza con convertirse en una fuerza independiente. Si hay algo en común en el populismo de todo tipo es un rechazo radical del liberalismo y la ideología liberal, lo que llamamos "la Primera Teoría Política" en este libro.

En esta situación, los liberales, como los únicos ganadores en la batalla para ser los herederos ideológicos de la Modernidad y la Posmodernidad, son responsables de todo. Por el fracaso de la globalización, los costos de los flujos migratorios, el retraso del crecimiento de la clase media y el fracaso de la política occidental en el Medio Oriente. Y también por la epidemia de coronavirus (que bien puede ser el resultado de una fuga de armas biológicas), por el terror policial (que causó consecuencias tan drásticas en los EE. UU.), por los desastres ambientales y los riesgos asociados con la robotización, la virtualización y la inteligencia artificial. Después de haber derrotado a sus oponentes ideológicos, a los representantes de la Segunda y Tercera Teoría Política (los comunistas y los fascistas), las élites liberales globalistas y sus protegidos locales son ahora responsables de todo. Y como todo va bastante mal, entonces se les presentan reclamos precisamente. Los liberales son los portadores de la principal ideología que se ha convertido en planetaria: la democracia liberal, el capitalismo de mercado, la hegemonía cultural del Occidente Posmoderno. Y cualquier falla en el funcionamiento de este sistema lógicamente se vuelve contra los liberales. Entonces la victoria ideológica de los liberales fue pírrica.

La Cuarta Teoría Política se dedica en gran medida a criticar el liberalismo. Pero el punto más importante de este libro es que, junto con la destrucción final del globalismo liberal, nosotros (es decir, los pueblos y las sociedades que se rebelan contra el dominio de las élites globales) debemos liquidar las fuentes de la Modernidad como tal. La victoria del liberalismo en los años 90 del siglo XX resume la lógica política y la semántica de los Nuevos Tiempos. Fue el liberalismo el que se convirtió en la encarnación más perfecta del espíritu moderno: materialismo, individualismo, utilitarismo, progresismo, capitalismo, tecnocracia, atomismo, etc. Las otras dos teorías políticas fueron menos "modernas", menos "progresistas", menos coherente con el paradigma básico de la Modernidad. Por eso, no por casualidad, perdieron su batalla contra el liberalismo. Por lo tanto, no podremos derrotar al liberalismo, contra el cual se alza el odio mundial actual, sin derrotar a la Modernidad, sin revisar las decisiones básicas tomadas por Europa en los albores de los Nuevos Tiempos, lo que finalmente nos llevó a la catástrofe global de hoy.

En el ámbito político e ideológico, esto significa que no tiene sentido y tiene defectos metodológicos contrastar el liberalismo con aquellas formas de Modernidad que ya han sido derrotadas con éxito al incorporar sus componentes individuales. De modo que el liberalismo moderno absorbió el "marxismo cultural" con su odio frenético hacia cualquier forma de jerarquía y diferenciación. Los liberales modernos tomaron prestado el racismo y el totalitarismo del nazismo, pero no en una forma biológica, sino cultural y tecnológica. Las sociedades que van a la zaga de los países del Occidente moderno o que no quieren seguir su camino son inmediatamente objeto de un ataque masivo por parte de los globalistas. Además, cualquier crítica a los principios liberales se demoniza de inmediato, y quienes lo permiten están en la posición de los "enemigos de la sociedad abierta" (K. Popper), que es el equivalente de los "enemigos del pueblo" en la URSS o los "Untermenschen" bajo el nazismo.

Al mismo tiempo, no tiene sentido, y es contradictorio, ineficaz e incluso provocativamente opuesto al totalitarismo liberal de las élites globalistas por las otras dos, que también son ideologías modernas y totalitarias: el comunismo y el fascismo. El liberalismo ha aprendido a hacerles frente a ellas, incluso obligándolas a trabajar en pro de su propio interés. Y, además, se basa igualmente en el modelo modernista, materialista, ateo y progresista que el mismo liberalismo.

Aquí es donde comienza el principal mensaje de la Cuarta Teoría Política. Para derrocar al liberalismo y destruir a las élites globalistas, se necesita una nueva teoría política, que aún no existe. Hasta ahora, esta teoría se ha descrito de manera bastante aproximada, y principalmente en categorías negativas, debe ser antiliberal, pero no comunista y no fascista. A primera vista, tal definición es vaga e indefinida. Pero si comenzamos a pensar seriamente en esta propuesta en sí, pronto resultará que, de hecho, estamos pensando en una alternativa al liberalismo, de alguna manera nos deslizamos al comunismo (socialismo) o al nacionalismo (fascismo, nazismo). Por lo tanto, es muy difícil ir más allá de las Tres Teorías Políticas, incluso si solo estamos de acuerdo con su programa negativo y reconocemos la necesidad de construir un paradigma antiliberal que no sea comunista ni fascista.

Además, la "Cuarta Teoría Política" llama la atención sobre el tema de Tres Teorías Políticas: el individuo en el liberalismo, la clase en el comunismo y la nación (raza) en el fascismo y el nazismo. Todos estos conceptos son abstracciones introducidas como estándares por la filosofía política de los Nuevos Tiempos y tienen su origen en el sujeto cartesiano, representando sus diversas modificaciones. Por lo tanto, el método de la "Cuarta Teoría Política", con una crítica radical del individualismo, se niega a contrastarlo con otras abstracciones de la Modernidad: como la clase o la nación.

Por lo tanto, si despeja el espacio para la Cuarta Teoría Política a través de la destrucción de las otras Tres Teorías Políticas, también aparecerá un espacio vacío en el centro de este espacio, donde se encontraba el sujeto cartesiano (en una de las tres formas ideológicas, como el individuo, la clase o la nación). Y aquí la Cuarta Teoría Política da un paso teórico importante, proponiendo poner en este centro, que liberó después de desmantelar el sujeto moderno, la categoría de la filosofía de Martin Heidegger: el Dasein. Con tal gesto, incluimos implícitamente en la construcción teórica toda la filosofía de Heidegger con sus críticas al "olvido del ser" y todo el programa positivo de crear una ontología fundamental y un movimiento hacia un Nuevo Comienzo de la filosofía. Y en un sentido aún más amplio, al poner al Dasein en el centro, obtenemos una base detallada del existencialismo y la fenomenología, que nos permite desarrollar con más detalle el contenido de la Cuarta Teoría Política.

Pero al mismo tiempo, avanzando en la dirección opuesta a la formación de la Modernidad, llegamos a una sociedad tradicional en la que el sujeto era el alma inmortal o el "yo" trascendental, que sirvió como modelo general para la antropología, la cosmología y la política, que se ve claramente en Platón y Aristóteles, así como en Edad Media cristiana, así como en otras civilizaciones sagradas. Entonces, el Dasein empírico obtenido por Heidegger en el curso de las deducciones fenomenológicas del hecho de la existencia humana de numerosos complementos mal concebidos y axiomas ontológicos ilusorios tomados con demasiada rapidez, encuentran en el curso de la destrucción de la Modernidad la antropología de lo sagrado de la sociedad tradicional, con la inmortalidad del alma y la eternidad de la verticalidad ontológica. La Cuarta Teoría Política invita a moverse en ambas direcciones al mismo tiempo, y hacia adelante, en el camino de superar la metafísica de los Nuevos Tiempos y del nihilismo moderno, al Nuevo Comienzo, y volver al punto donde comenzó el camino de degradación y degeneración total, que finalmente condujo al globalismo moderno y al liberalismo.

Entonces, la estrategia para construir la Cuarta Teoría Política se puede establecer en la secuencia de los siguientes pasos: 

  1. Un rechazo rígido y total del liberalismo en todas sus formas y con todas sus premisas teóricas y metafísicas; 
     
  2. Crítica radical de la Segunda y Tercera Teoría Política (comunismo y fascismo) como algo secundario, pero igualmente imbuidas del espíritu de la Modernidad y su metafísica, productos de los Nuevos Tiempos; 
     
  3. La eliminación del individuo, la clase y la nación como versiones políticas e ideológicas del sujeto de los Nuevos Tiempos, y después de esto la eliminación de este sujeto en sí;
     
  4. Poner en el centro de este asiento vacante al Dasein o un concepto premoderno de antropología sagrada y al alma inmortal con el desarrollo paralelo de la teología existencialista; 
     
  5. Construir sobre la base de la filosofía y la fenomenología de Heidegger (de Brentano y Husserl, pero también sobre la interpretación fenomenológica de Aristóteles) formas más detalladas de política, incluidas las instituciones, las leyes y los reglamentos. 
     
  6. La integración de movimientos populistas y de protesta a escala global en un frente único, aunque multipolar y policéntrico, de la Cuarta Teoría Política; 
     
  7. El comienzo de la revolución mundial (conservadora) antiliberal y antiglobalista.

Estos siete pasos generalmente se pueden anticipar ahora. Los primeros cuatro de ellos se describen en los términos más generales del libro La Cuarta Teoría Política. La quinta etapa requiere un mayor desarrollo y un gran trabajo teórico, que se realiza en parte en nuestros otros libros, cursos de conferencias y seminarios, y en parte todavía está esperando su hora. Además, esto será posible solo si un número crítico de intelectuales no conformistas calificados están involucrados en el desarrollo de la Cuarta Teoría Política, tanto de la derecha (principalmente del entorno de la "Nueva Derecha") como de la izquierda.

Además, ciertos pasos, aunque simbólicos, para la implementación de los aspectos prácticos de la Cuarta Teoría Política, correspondientes a la sexta etapa, se pueden comenzar a dar ahora, sin esperar a que se complete la quinta etapa. Además, la participación en la vida política directa de los partidarios de la Cuarta Teoría Política puede ser crítica para la implementación del programa al construir una teoría completa. 

Y finalmente, la etapa 7 debería ser el resultado de todas las anteriores.

La Cuarta Teoría Política no es otro sistema político-ideológico o filosófico. Ella es la cuarta, no en el sentido de 3 + 1. No significa para nada agregar una más a las Tres Teorías Políticas de los Nuevos Tiempos, sino el desmantelamiento radical, la abolición y la destrucción de las tres, y, sobre todo, el liberalismo y su tema. Además, la Cuarta Teoría Política no es tanto un contenido nuevo como un algoritmo o incluso una red neuronal. Se le pueden conectar a volúmenes y a campos gigantescos de pensamiento filosófico, político, social, cultural, histórico y científico. Incluye el tradicionalismo, la revolución conservadora, la fenomenología, el estructuralismo, la antropología plural, Heidegger, la teología, la escatología, la geopolítica, los estudios de las civilizaciones, así como algunos aspectos de la crítica posmoderna de la Modernidad, las estrategias de destrucción (deconstrucción), el análisis epistemológico, la ecología y el anticolonialismo, etc. Al mismo tiempo, la Cuarta Teoría Política extrae la dimensión política implícitamente contenida en cualquier filosofía o ciencia, y la hace explícita. Al fin y al cabo, estamos hablando de la creación de una "Contra Enciclopedia", la construcción de una impresionante variedad de conocimientos y prácticas de la Gegen-Aufklärung. Al mismo tiempo, la Cuarta Teoría Política aprovecha algunas oportunidades tecnológicas proporcionadas por la cultura contemporánea y, por lo tanto, el desmantelamiento de la Ilustración y la Modernidad debería tomar mucho menos tiempo que su formación. La desaparición del liberalismo se convertirá en el fin irreversible de la Modernidad, pero en lugar del nihilismo de la izquierda posmoderna o del realismo crítico, la Cuarta Teoría Política ofrecerá una alternativa completamente constructiva. La destrucción preliminar posmoderna en nuestro caso será seguida por una reconstrucción ontológica y política (así como epistemológica), la reconstrucción del espacio contemplativo y existencial ocupado temporalmente por la Modernidad y aún bajo su control.

El libro "La Cuarta Teoría Política" es el primer paso de una gran cantidad de trabajos. Y estoy convencido de que Italia, el país de Empédocles, Pitágoras, Virgilio, César, Ficino, el Concilio de Trento y Evola, se convertirá nuevamente en el territorio elegido para el renacimiento de la verticalidad solar apolínea. Entonces la Tercera Roma (Moscú) devuelve el testigo a la Primera.