La estrategia de Biden para los países centroamericanos

29.03.2021

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Los políticos de derecha centroamericanos han aplaudido con entusiasmo los planes que Biden tiene para sus países. La nueva estrategia estadounidense consiste en hacer varias promesas acerca de aumentar las inversiones corporativas a cambio de que se apliquen reformas neoliberales en el mercado interno. Además, esta estrategia busca que los países de Centroamérica continúen estando bajo la "esfera de influencia" de los Estados Unidos y de ese modo impedir el avance de los intereses de China y de Rusia en la región. Mientras tanto, se espera que se produzca un cambio de régimen en Nicaragua, país que cuenta con un gobierno de izquierda. La administración de Joe Biden considera que Centroamérica hace parte de las prioridades de su política exterior, por esa razón han prometido un total de 4 mil millones de dólares que tienen como objetivo financiar esta empobrecida región de las Américas que serás transformada por la inversión de corporaciones extranjeras cambio de que se apliquen agresivas reformas neoliberales de libre mercado. Según la agenda trazada por la administración Biden, los gobiernos centroamericanos deberán reducir las leyes que protegen a sus trabajadores, ya que de lo contrario serían incapaces de garantizar que "las prácticas laborales no los pongan en desventaja en el mercado competitivo mundial". Por otra parte, se quiere fortalecer los acuerdos de "libre comercio" con los Estados Unidos y "reducir las barreras a la inversión del sector privado", con ello se busca permitir que las corporaciones estadounidenses tengan más control sobre la región. El plan también apunta claramente a aislar a China y Rusia y sostener la hegemonía de Washington en todo el hemisferio occidental.

Varios exfuncionarios del Departamento de Estado de la época de Obama han realizado una conferencia Virtual promovida por la organización del Diálogo Interamericano. Estos asesores ahora trabajan como un grupo expertos que son financiado por el gobierno de los EE.UU., por lo tanto, esperan colaborar activamente con la administración de Biden. El objetivo de tales planes, que han sido formulados por el equipo de política exterior de Biden, es invertir en las organizaciones de la "sociedad civil" de toda América Latina, ya que se considera que ellas sirven como medios para mantener los intereses estadounidenses en la región. Eso explica quizás porque las ONGs son "los interlocutores preferidos de la administración Biden en el desarrollo e implementación de sus políticas para América Latina".

Tras la conferencia virtual, el Diálogo Interamericano emitió un comunicado conjunto firmado por un círculo de líderes conservadores centroamericanos. El documento dice que se sienten "alegras" y muy "animados" por los planes que tiene Biden. También insisten en que estas inversiones serán "mutuamente beneficiosas" y "el punto de partida para la articular de una visión común entre el gobierno de Estados Unidos y la región de Centroamérica". El comunicado enfatiza que estos políticos centroamericanos de derecha "comparten los mismos ideales y objetivos" que la "Unión Europea y Japón". En resumen, ellos prometen obstaculizar los intereses de los chinos y los rusos en la región a cambio de que los Estados Unidos haga mayores inversiones empresariales en sus países.

* * *

El político Brizuela insistió en la aplicación de toda una serie de reformas neoliberales para Centroamérica, sosteniendo que la única manera en que sus países pueden crecer es a través de la "inversión privada", el "espíritu empresarial" y las "asociaciones público-privadas".

También Brizuela sostiene que "la asociación con los Estados Unidos es muy importante" y pide que se mejoren las relaciones con la Unión Europea y Japón. También destaca que la nueva Guerra Fría de Washington contra Pekín es una oportunidad económica para Centroamérica.

* * *

Desde Saint-Malo también se insinuó que Centroamérica se pondría firmemente del lado de Washington contra Rusia y China si las corporaciones estadounidenses hacen grandes inversiones en la región.