La libertad en el Islam y la libertad liberal

28.09.2016

El liberalismo es la ideología predominante en el mundo de hoy. Hay incluso muchos países y sociedades que no ven a sí mismos como liberales pero se comportan como liberales. En esto hay algunos pensadores musulmanes que afirman que tanto el Islam como el liberalismo respetan la libertad del hombre, por lo que no se oponen entre sí. A continuación vamos comprobar la exactitud de esta afirmación.

Ninguna de las ideologías políticas se parece al liberalismo en el hecho de tener múltiples recitados. Por lo tanto un mejor camino es el de profundizar en los valores y las creencias comunes en las que el liberalismo insiste. Aquí se puede sugerir que el liberalismo consiste en tener un compromiso con un montón de conceptos vagos y generales, y de valores como la libertad y la autonomía de la persona, el libre mercado, la libertad de pensamiento y así sucesivamente. Ellos creen que las opciones y las decisiones de todas las personas son igualmente razonables y que la gente tiene la libertad de elegir.

Como se ve, uno de los valores centrales en el liberalismo es la libertad y la autonomía de la persona con una definición específica que es llamada "libertad negativa". La libertad negativa o "libertad de", es definida como la libertad respecto de cualquier tipo de fuerza externa o de presión sobre alguien. Así, un hombre libre es una persona que hace una elección sin ser forzado desde el exterior para hacerlo. En el liberalismo nadie tiene derecho a decidir por la gente, ni siquiera el gobierno o una institución religiosa o tradicional pueden hacerlo. Cuando esto sucede y todo está fuera de escena, entonces, de hecho, es el liberalismo el que decide todo por las personas. Lo único, es que al parecer no hay una vara para golpearlos, pero el palo y el látigo están ahí dentro. A través de los medios de comunicación, los hacedores de moda, los actores y muchas otras herramientas que tiene a su disposición, el liberalismo no permite que la gente piense diferente. Usted es libre de elegir, pero sólo las opciones liberales que están ahí. Al elegir otra opción, entonces estás en contra de la libertad y eres un malvado. Te permiten pensar, pero sólo en su marco.

Por otro lado el Islam también es sinónimo de libertad, pero al hombre no se le deja libre de una manera absoluta. En el verso 157 del capítulo 7 del Santo Corán, se describe a los creyentes como los que tienen fe en un profeta que "les ordena el bien y les prohíbe el mal, y hace lícitas para ellos las cosas buenas y hace ilícitas para ellos las cosas impuras, y elimina de ellos sus cargas y las cadenas que pesaban sobre ellos... ".

De acuerdo con este verso, el profeta da a los creyentes algo para hacer y para no hacer, y les pone límites. Tienen que practicar con el fin de obtener la libertad y eliminar las cadenas de sus mentes. Por ejemplo, se ordena al hombre tener unas creencias y conductas específicas, y el resultado es que el hombre sale a la búsqueda de su valor para ser una persona amable, generosa, de confianza y así sucesivamente. De esta manera puede embellecer su interior. Entonces, si su rostro es creado feo no le importa, siempre y cuando encuentre la esencia de la humanidad dentro de sí. Pero en el pensamiento liberal, ellos muestran un hombre hermoso como un símbolo de estatus, así que todos los hombres jóvenes tienen que parecerse a él, vestir como él, tener un corte de pelo como él, e incluso someterse a cirugías para parecerse a él. Gastan su tiempo, su dinero y tienen la mente ocupada en hacerlo simplemente porque no son libres de pensar lo contrario. Nadie físicamente les obliga a hacerlo, pero no son libres dentro y no tienen otra opción.

El Islam se centra en lo que se llama "libertad positiva" o "libertad para". Aparentemente es junto con algunos límites, pero los límites terminarán en una mayor libertad. Esta libertad se encuentra frente a la libertad de los defensores del liberalismo. Los defensores del liberalismo positivo respetan y reconocen el principio del Fin y el libre albedrío del hombre. Por lo que un hombre que no es capaz de hacer florecer algunos de sus talentos y potencialidades internas debido al sistema político y económico específico y a la estructura de la sociedad, no es libre, incluso si no hay ninguna presión externa sobre él. En una sociedad que se basa en el libre mercado, los pobres no pueden conseguir oportunidades justas para competir con la clase acomodada y carecen de libertad económica, no gozan de libertad positiva. Lo mismo es en aquellas sociedades con enormes agencias de publicidad que dirigen los pensamientos, las posturas y las tendencias políticas, los valores morales, espirituales, sociales y otras opciones de la gente. Al mismo tiempo que cumplen con los estándares de ser libres establecidos por el liberalismo, las personas no son política, social, moral o espiritualmente libres.

Como punto final, la autonomía del individuo es de una gran importancia en el orden de valores islámico, pero nunca es vista como un valor absoluto. En el punto de vista islámico el hombre goza de libre albedrío y es responsable de sus conductas, y su perfección se define en esta capacidad de tomar decisiones. La libertad de elegir es un rasgo y la característica del hombre, no su fin último.