La proliferación de armamento español hacia la inestable geopolítica de Yemen

17.06.2017

Resumen

Cuando en 2010 el vendedor tunecino Tariq Bouazizi quemó su cuerpo a lo bonzo en señal de protesta, nadie supo advertir entonces que ese gesto prendería la mecha de la Primavera Árabe, una ola de furia popular llamada a colapsar las dictaduras del norte de África y Oriente Medio, así como a deponer a los poderosos tiranos que las dirigían. Desgraciadamente, con los años, la primavera desembocó en un otoño islámico caracterizado por cruentas represiones, asesinatos selectivos y guerras fratricidas, cuando no en la propagación de Estados fallidos como Yemen, donde también arraigó el temido invierno yihadista.

Pese a la amenaza que supone para España un eje mediterráneo Magreb-Oriente Próximo desestabilizado, cuyas consecuencias pueden vislumbrarse hoy en día en forma de conflictos armados, inmigración hacinada y atentados de masas en los limes de Europa, hay sectores como el armamentístico que se lucran exportando al mundo árabe las herramientas necesarias para alimentar su destrucción.

Dado que esta política comercial compromete la legalidad, la ética, la economía, la seguridad y la estabilidad política de la Comunidad Internacional en general, y de España en particular, se precisa un viraje estratégico en la Península Arábiga hacía una política mejor adaptada a las sensibilidades de la región.

Introducción

Aunque oscilante, la transferencia de armas a nivel mundial parece marcar una nueva tendencia de crecimiento global en términos absolutos (SIPRI, 2016 a págs. 20, 21), hecho que debemos asociar al aumento de focos de tensión y conflicto interestatales acaecidos en los últimos años, a las carreras armamentísticas iniciadas en determinadas áreas del mundo, así como a la sofisticación y movilidad que muestran los diferentes agentes no estatales. En consecuencia, dada la necesidad de salvaguardar sus estratégicos intereses militares, políticos, económicos y sociales, los Estados parecen haber iniciado una dinámica de rearme generalizada, en lo que supone una lucrativa deriva para aquellos sectores encargados de su fomento, producción y venta.

Dentro de esa deriva mundial, la industria armamentística del Reino de España no ha quedado atrás y ha entrado en una etapa de auge sin precedentes en su historia. Tal es así, que España se ha consolidado como el séptimo mayor exportador mundial de armamento, dada su capacidad para incrementar un 55% sus ventas en el período 2011-2015 respecto al período 2006-2010 (SIPRI , 2016 b pág. 3), dato superior a cualquiera de los países de su entorno, lo que le ha permitido acaparar anualmente en torno al 3,5% del mercado mundial de las armas.

1. Exportación de armamento español en el período 2002-2016. Fuente: Elaboración propia

 

Aparte del nacional, la actividad preferente de la industria armamentista española se centra en la OCDE, en la OTAN y en la Unión Europea, así como en los países del norte de África y Oriente Medio, mercados que ya pueden ser tildados de tradicionales. En estos últimos espacios, España ha multiplicado sus ventas desde el inicio de la Primavera Árabe, destacando Arabia Saudí como el mayor referente de exportación (SIPRI, 2017 pág. 1), de cuya demanda España acapara una cuota del 5,9% del total (SIPRI , 2016 b pág. 4).

La venta de material de defensa y doble uso entre España y Arabia Saudí es una relación comercial voluminosa, expansiva y sostenida durante décadas , lo que hace del país árabe un socio tradicional de la España democrática y un cliente esencial para su industria armamentística moderna.

En este sentido, únicamente en los 80, España vende al país árabe material de defensa por un valor superior a los 23 millones de pesetas, en varios contratos que incluyen blindados medios sobre ruedas modelos BMR-600, granadas de mano, proyectiles de mortero y aviones de transporte de doble uso, hecho que se repitió durante la década venidera. En los 90, más de 20 millones de pesetas se destinaron desde Arabia a las empresas españolas para la modernización o la adquisición de nuevos blindados medios BMR, la compra de sistemas ligeros contracarro C-90, así como la adquisición de armamento ligero y municiones de diferentes calibres (Amnistía Internacional España , 2010 págs. 6,7).

Durante el período 2000 a 2005, y con la única excepción del año 2003, Arabia Saudí persiste como el principal destino exportador para la industria armamentística española fuera de los mercados de la OTAN y la UE, presentando la mercadería de defensa un volumen que va desde los 9,5 a los 23,3 millones de euros anuales (Secretaría de Estado de Comercio, 2000-2004), todos ellos destinados a la adquisición de munición, disparos y granadas por parte del país árabe.

Desde 2005 a 2010, decrece la importancia del país árabe como socio comercial por la reducción de la exportación a un volumen de entre los 0 y los 6 millones de euros anuales (Secretaría de Estado de Comercio, 2005-2010), que irán destinados principalmente a la adquisición de armamento de calibre medio y bajo, munición, vehículos terrenos, componentes y repuestos para aeronaves de transporte, vehículos no blindados y, finalmente, en materiales energéticos. Pese a esta irrelevante compraventa de armas, será en este período cuando ambos países inicien un reforzamiento de sus relaciones con la firma de varios acuerdos en materia militar, concretamente uno de cooperación técnico-comercial en el campo de la defensa en 2008 (Infodefensa, 2008) y otro en 2010 para la formación de personal militar de la Fuerza Aérea Saudí en el uso del caza Eurofighter (Ministerio de Defensa , 2010).

Además, será entonces cuando España inicie contactos para la venta de entre 200 y 270 carros de combate Leopardo 2E a Arabia Saudí, en lo que prometía ser el contrato más lucrativo de la industria militar española por estar valorado en torno a los 3.000 millones de euros. Sin embargo, aunque el contrato de los carros de combate contó con el empuje diplomático del Gobierno y de la Jefatura del Estado, éste no pudo llegar a concretizarse, por lo que quedó en un limbo en el que aún permanece.

2. Exportación de armamento a Arabia Saudí desde el incio de la P. Árabe . Fuente: Elaboración propia

 

El inicio de la Primavera Árabe y la posterior desestabilización del espacio árabe, abrieron a la industria militar española una oportunidad de oro para multiplicar sus ventas y sacar rédito comercial de la volátil situación política del Golfo Pérsico. En lo que respecta al caso saudí, la dinámica derivó en un estrechamiento de las relaciones bilaterales en materia de defensa (Riu, Ruiz, Font y Simarro, 2016 pág. 7) y en el aumento en la venta de armas, que durante el bienio 2011-2012 será de 14 y 21,3 millones (Secretaría de Estado de Comercio, 2011-2013), respectivamente, destinados a repuestos para aeronaves de transporte y proyectiles iluminantes, documentación y asistencia técnica, así como munición de artillería.

En 2013, las ventas a Arabia Saudí se siguen multiplicando hasta alcanzar el volumen sin precedentes de 406 millones de euros (Secretaría de Estado de Comercio, 2011-2013), que serán invertidos en dos aviones cisterna y, de nuevo, en repuestos para aeronaves, armas cortas y munición de artillería. En 2014, el efecto se producirá de nuevo con la venta de un avión de reabastecimiento en vuelo, repuestos y contramedidas electrónicas para aeronaves, un sistema de vigilancia perimetral y munición de artillería por un valor total de 293 millones de euros, además de la confirmación de la venta británica de 72 Eurofighters en cuyo consorcio tienen presencia empresas españolas (Secretaría de Estado de Comercio, 2014-2016), lo que sitúa a Arabia Saudí en una posición de mercado prioritaria a similitud del período 2000-2005.

Ya en 2015, año de la internacionalización del conflicto yemení, España batirá todos los récords de exportación de armas a Arabia Saudí con la facturación de 546 millones de euros (Secretaría de Estado de Comercio, 2015), dada la venta de tres aviones de reabastecimiento y transporte, repuestos y reparables, munición para mortero, artillería y armas ligeras, estaciones de control para armas y un sistema de vigilancia de perímetro. La Secretaría de Estado y de Comercio, destaca que todas las licencias relativas a la venta de munición a Arabia Saudí en 2015, estuvieron acompañadas de estrictas cláusulas de no reexportación o uso fuera del territorio soberano saudí (Secretaría de Estado de Comercio, 2015 pág. 9), si bien es cierto que se desconoce la efectividad de estos certificados, el proceso de verificación de destino y, como resultado, el paradero real de éstas municiones una vez entregadas al Estado cliente.

Finalmente, en 2016, último año con datos hasta la fecha, se destaca la venta de otros 116 millones euros (Secretaría de Estado de Comercio, 2014-2016) para la adquisición de municiones pesadas y ligeras, equipos y sistemas electrónicos, repuestos y documentación para aeronaves. En los primeros meses de 2017, aparte de las ventas ordinarias, se destacan los contactos para la inminente compraventa de hasta 7 hospitales de campaña (Infodefensa, 2017), 1 buque oceanográfico (Faro de Vigo, 2017) y 5 corbetas modelo Avante 2200, la nueva gran esperanza de la industria de Defensa nacional. En otras palabras, a día de hoy la relación comercial hispano saudí aumenta a la misma velocidad a la que se consolida.

3. Recreación de las cinco corbetas Avante fabricadas para Arabia Saudí: Fuente: Elaboración propia

 

Ello se debe a que, en España, el país de origen, la exportación de armamento hacia la Península Arábiga se considera un asunto de Estado, esto es, de gran entidad para el interés nacional. Para empezar, reporta un gran beneficio al tejido industrial y a las grandes corporaciones de la Defensa, lo que repercute en su beneficio y en la ganancia de influencia, ambas necesarias para apropiarse una posición de referencia en el venidero Mercado Europeo de la Defensa. Además, se impulsa la proyección de la Marca España, autentica locomotora de la economía española de exportación (García-Margallo, 2015 pág. 7) lo que supone un mayor beneficio económico para otras empresas nacionales y un reforzamiento de las relaciones de España en Oriente Medio. También, esta actividad supone un activo social, no solo porque genera en torno a 90.000 puestos de trabajo (Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados núm. 216, 26 de abril de 2017 pág. 4), sino porque el beneficio de la empresa armamentística, muchas veces pública o con capital del Estado, evita proceder con rescates millonarios que recaen en el bolsillo del ciudadano.

Por el contrario, en el sur de Arabia, región de destino, la negligencia de estas ventas indiscriminadas y el descontrol del material una vez desplegado, están favoreciendo la perpetuación de una guerra fratricida en el sur, que está destruyendo Yemen y amenazando con desestabilizar toda la región.

I. La conexión española en el corazón de la tempestad árabe

1.1 La atomización de Yemen, la flor quebrantada de Arabia

Con cerca de 528.000 km2 de territorio y en torno a 24 millones de habitantes (Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación , 2012), Yemen se asienta entre dos relieves inhóspitos, un mar infesto de piratas al sur, el Golfo de Adén, y el Rub al-Jalí al norte, el gran desierto donde los sátrapas saudíes extienden su ley con puño de hierro.

La tierra milenaria de Yemen terminó por parir una suerte de país unificado allá por mayo de 1990, como resultado de la unión de Yemen del Sur y Yemen del Norte, haciéndolo bajo el mando del mariscal norteño Ali Abdalah Saleh. Sin embargo, las sensibilidades endémicas de dos tierras tan contrastadas secularmente, derivaron en la guerra civil de 1994, en la que las fuerzas unificadoras del norte aplastaron al incipiente secesionismo del sur, y de nuevo en 2004, cuando las tribus norteñas hutties se alzaron contra el gobierno corrupto de Saleh que, contra todo pronóstico, se perpetuó en el poder tras las elecciones de 1999 y 2006.

Estos brotes esporádicos de violencia, sumados a un atraso económico ligado al colonialismo y a un gobierno ineficaz en ciertas zonas del sur, coincidieron con el auge del islamismo radical a nivel global, lo que favoreció la progresiva penetración de activas células yihadistas en la franja costera meridional de Yemen y la posterior intervención de Estados Unidos allá por 2009 (Jordán, 2013).

Con la llegada de la Primavera Árabe en 2011, y con las protestas pacíficas de un pueblo exasperado reprimidas con la mayor de las brutalidades, los débiles equilibrios de Yemen estallaron inmisericordemente, dando inició a un juego de lealtades que configuraría los bandos de la guerra venidera. En poco tiempo, el secesionismo del sur se desató con el movimiento Al Hirak al-Janoubi liderándolo, las reivindicaciones de los norteños hutties fueron reafirmadas con energía al agruparse éstos en el partido Anshar Alláh y los terroristas de Al Qaeda se reforzaron en el sur por la debilidad del gobierno de Saná. La atomización de Yemen había comenzado.

En cuestión de meses, las distintas facciones yemeníes generaron un caos monumental, dado que los hutties se lanzaron a por la conquista de las primeras ciudades en el norte, al tiempo que los yihadistas y los secesionistas hacían lo propio en la franja costera sur. El mariscal Saleh, máximo responsable del gobierno yemení, abandonó definitivamente el poder a finales de 2011, pocos meses después de sufrir un atentado con fuego de obús en el mismo palacio presidencial (Badie y Vidal, 2012 págs. 315, 316).

4. Las multitudes de Saná tomando las calles para celebrar la salida de Saleh. Fuente: Spiegel

 

Antes de su partida, Saleh cedió el poder al general Abderabu Mansur al-Hadi, su vicepresidente desde 1994, un hombre fuerte del gobierno llamado a ser el sostén centrípeto del caótico Yemen. En 2012, Hadi intentó legitimarse en el poder sin resultado, pues las elecciones que dispuso al efecto no contaron con reconocimiento interno y la guerra prosiguió hasta el punto de que, tras varios meses de campaña, los hutties tomaron la capital yemení en septiembre de 2014, en lo que parecía un golpe de Estado definitivo para hacerse con el control del país. Mientras Hadi seguía la estela de su predecesor exiliándose a Riad, dando por finalizada la transición de poder y por imposible la guerra, presionó para favorecer la intervención en Yemen de su mayor valedor y aliado: Arabia saudí.

Desde entonces, muy a grandes rasgos, tres bandos configurarán el mosaico yemení, que son los mismos que prevalecerán hasta el presente. Por un lado, encontramos a las tribus hutties, rebeldes chiíes procedentes del norte del país que se encuentran secundados por los partidarios del depuesto Saleh y financiados por Irán, son estos los que se han hecho con el control de facto de Yemen. Por otro, tenemos a los sectores partidarios del actual presidente, Hadi, exiliado en Riad, que se encuentran secundados por la coalición árabe formada a posteriori, por Europa, por Estados Unidos y por Naciones Unidas. Finalmente, el tercer bando lo componen diversos agentes no estatales mutados de las organizaciones terroristas más fuertes de la región, como Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) o las filiales de Estado Islámico (Private Company IntelCenter Bacground©, 2015), que pugnan por consolidar su posición en las montañas del sur tomando ciudades de la zona y guarneciéndolas a modo de bastiones.

1.2 Una “Tormenta Decisiva” para “Restaurar la Esperanza”

Con el objetivo de devolver el poder a Hadi y debilitar a las fuerzas hutties instaladas en el poder, el 26 de marzo de 2015, previa ofensiva diplomática para conseguir el apoyo del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (CGP), Arabia Saudí intervendrá en Yemen activando la operación militar Tormenta Decisiva.

5. Componentes de la coalición de ataque a Yemen. Fuente: Al Arabiya

 

Esta operación, liderada por Riad y formada por una decena de naciones árabes e inteligencia y logística angloamericana, llevó a cabo una exitosa campaña de ataque aéreo combinado sobre las capacidades balísticas de los rebeldes hutties entre el 25 de marzo y el 20 de abril de 2015. Acto seguido, y ya con el espacio aéreo yemení bajo su control, Riad inició la misión Restaurar la Esperanza el 21 de abril de 2015, destinada a dañar a los hutties mediante una intensificación de la campaña de bombardeos aéreos, el fortalecimiento en el apoyo militar, técnico y material que se brinda a la guerrilla pro Hadi y el endurecimiento del bloqueo aeronaval del país que los aísla de la ayuda y los suministros extranjeros (El Mundo, 2015).

Con el transcurso de los meses y el mantenimiento de una campaña de asfixia generalizada que aún prevalece, se ha observado el progresivo deterioro de los hutties, pues han perdido su influencia sobre el litoral suroccidental del país tras el repliegue de bastiones de la talla de Moca. Sin embargo, dado que la capital aún sigue bajo gobierno huttí, Hadi sigue si retornar a un país en guerra civil y los grupúsculos yihadistas prevalecen en el sur, el éxito de la operación está constantemente cuestionado tras dos años de guerra estancada.

En mitad de este estancamiento, durante 2016, medios de información árabes desplegados sobre el terreno reportaron algunos golpes de mano hutties en la frontera norte del distrito de Sadah y una contraofensiva en las inmediaciones de Harad, ambas en el noroeste de Yemen, así como una enquistada batalla por el control de la disputada Taiz, en el suroeste del país. Si bien es cierto que en 2017 las hostilidades están desbordando la frontera común para adentrarse en el territorio suroccidental de Arabia Saudí, donde presumiblemente los hutties han abatido varias aeronaves y han lanzado algunos misiles tipo Burkan-2, los frentes de la campaña prevalecen, y es en estos focos donde ha aparecido entre el humo y la arena armamento de fabricación española.

6. Un rebelde yemení huttí sosteniendo un lanzagranadas C90 español.  Fuente: Público

 

1.3 Armamento “Fabricado en España” en la guerra de Yemen

En Yemen, España actúa como un indirecto colaborador de la intervención de Arabia Saudí debido a que, aunque no tiene tropas implicadas en el conflicto ni apoya con logística o inteligencia los operativos de la coalición, son sus empresas las que indirectamente alimentan una parte de las necesidades de armamento de la misma, una coalición a la que se ha acusado de perpetrar crímenes de lesa humanidad contra la población yemení (El Mundo, 2016 a), destruir la infraestructura productiva del país y aislar el territorio por tierra, mar y aire.

Pero el problema no acaba ahí, pues todo indica a que cuando el armamento de fabricación española entra en Yemen, posiblemente desde el noroeste en forma de pertrechos de las fuerzas regulares saudíes para las ofensivas terrestres en esta zona del país, o cuando lo hace desde el sudoeste, probablemente como parte de la iniciativa saudí para rearmar a los sectores partidarios del expresidente Hadi, éste llega a primera línea de combate en zonas de influencia huttí y luego, por las propias contraofensivas del enemigo, muchos de estos depósitos son capturados por los rebeldes hutties, en un movimiento contraproducente y no previsto desde España.

7. Granadas de fabricación española capturadas por los huttíes. Fuente: ARES

 

Así, el armamento español encontrado en manos rebeldes hutties es numeroso y variado, aunque, este sólo parce ser una pequeña parte de un complejo mucho mayor. Entre el armamento español hallado, están un número indeterminado de vehículos BMR-600 (La Sexta, 2016), probablemente procedentes de los 140 vehículos armados vendidos a Arabia Saudí entre 1983 y 1987 (Defensa.com, 2016), una tipología de blindado medio sobre ruedas con capacidad para ser artillado, especialmente diseñado para el transporte de personal. En territorio huttí han aparecido también sistemas lanzacohetes C90, vendidos en 1991 como parte de un lote de 5000 unidades (Rodrigues y Jenzen , 2016), una tipología de lanzador de proyectiles que ha aparecido en la doble modalidad básica y contracarro. Además, en el teatro de operaciones han aparecido granadas de mano modelo Alhambra (Rodrigues y Jenzen , 2016)., probables restos de una venta de esta tipología en 2004, un tipo de granada de fragmentación antipersona que ha aparecido únicamente en su modalidad original. Finalmente, han aparecido algunos todoterrenos VAMTAC (El Pais, 2016), unidades derivadas de la treintena que se vendieron a los saudíes en 2010, una suerte de vehículos tácticos ligeros, con capacidad para ser artillados, y con funciones multipropósito que van desde reconocimiento, comando y control, a transporte táctico y fuego de apoyo. No se descarta, a su vez, la presencia de otras tipologías de armamento, especialmente municiones y vehículos, vendidos a diferentes miembros de la coalición árabe a lo largo de las últimas décadas.

8. Blindados Medios (BMR) de fabricación española en manos de los rebeldes hutties. Fuente: El país

 

II.  La necesidad de un nuevo enfoque estratégico

La venta de armas españolas a Arabia Saudí se ha arrogado un protagonismo artificial que está comprometiendo la neutralidad política del Estado en materia internacional pero, dado que ésta es una relación comercial sostenida durante décadas y de gran dimensión político-económica para España, se hace difícil imitar la acción de Suecia (La Vanguardia, 2015) o Alemania (Eldiario, 2015) y proceder con la neutralización de la misma, máxime cuando dicha relación parece estar reforzándose de cara al futuro inmediato. Surge, pues, la necesidad de una reorientación estratégica del Estado español en la Península Arábiga, al amparo de unos argumentos de naturaleza variada y considerable peso:

2.1  Restitución de la legalidad jurídica competente

La legislación española que regula el comercio exterior de material de defensa y de doble uso, esto es la LEY 53/2007, de 28 de diciembre, es tajante en lo que respecta al control del comercio de armas en escenarios como el que nos ocupa. Por imperativo de dicha ley, según aparece en su capítulo I, artículo 8, sección 1, apartado a,  se procederá con la denegación, suspensión y/o revocación de determinada transacción “cuando existan indicios racionales de que el material de defensa (…) pueda ser empleado en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un ámbito mundial o regional, puedan exacerbar tensiones o conflictos latentes, puedan ser utilizados de manera contraria al respeto debido y la dignidad inherente al ser humano, con fines de represión interna o en situaciones de violación de derechos humanos, tengan como destino países con evidencia de desvíos de materiales transferidos o puedan vulnerar los compromisos internacionales contraídos por España” (Jefatura del Estado, 2007 pág. 5).

Por su parte, la Posición Común europea 2008/944/PESC de 2008, norma que rige el control de las exportaciones de tecnología y equipos de naturaleza militar en el seno comunitario, destaca en su artículo 2, criterios 4,5 y 6, que se denegará la licencia de exportación de armamento a países donde exista un conflicto armado o posibilidades de agresión a otro país,  a aquellos territorios en los que pueda emplearse el armamento contra las fuerzas propias o las de sus aliados, o allí donde haya probabilidad de perjudicar la estabilidad regional. Finalmente, el criterio 7 de la misma norma, establece la denegación de licencias cuando el riesgo de que dicha tecnología o equipo puedan desviarse a un destinatario final no deseado o para un uso no deseado (CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA, 2008 págs. 100, 101, 102), todos ellos procesos acaecidos en Yemen.

A nivel internacional, el Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA) regulado por Naciones Unidas y ratificado por España en 2014, establece en su artículo 6, sección 3, que “un Estado parte no autorizará ninguna transferencia de armas convencionales  (entre las que se citan en los artículos 2, 3 y 4 del tratado muchas de las presentes en la relación hispano saudí, tales como: vehículos blindados de combate, aeronaves de guerra,  buques de guerra,  misiles y lanzamisiles, armamento ligero (…), así como municiones que puedan ser disparadas, lanzadas o propulsadas por dichas armas y/o componentes que permitan ensamblarlas), si en el momento de la autorización se tiene conocimiento de que las armas o los elementos podrían utilizarse para cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad, infracciones graves de los Convenios de Ginebra de 1949, ataques dirigidos contra bienes de carácter civil o personas civiles protegidas como tales, u otros crímenes de guerra tipificados en los acuerdos internacionales en los que sea parte” (Naciones Unidas, 2014 págs. 3-7).

De todo ello se extrae que, con sus ventas a Arabia Saudí, y también con la posterior percolación de ese armamento a Yemen, país que desde 2015 tiene un doble embargo de Naciones Unidas y de la Unión Europea en material de defensa y en equipos de represión interna (Secretaría de Estado de Comercio, 2016), España está violando de forma flagrante la legislación nacional, comunitaria e internacional a la que se haya adscrito, aunque la ausencia de una denuncia por parte de los organismos competentes hace que esta problemática no acapare la atención suficiente como para frenar esta política por la vía legal. De la violación de la legislación, y del riesgo manifiesto que de ella se desprende, deriva la necesidad de interrumpir provisionalmente las exportaciones de material militar letal a los países de la coalición árabe que intervienen en Yemen, con especial urgencia a Arabia Saudí, al tiempo que se abre una investigación sobre el destino del armamento vendido para, una vez confirmadas las sospechas, proceder a la reforma de los órganos de control en las operaciones de exportación nacionales (JIMDDU y Secretaría de Estado de Comercio) y a la aplicación de un embargo unilateral en materiales de éste tipo a dicho país, a similitud de lo que se hace con el Estado yemení.

2.2 Diversificación de las relaciones comerciales

Interrumpir provisional o definitivamente la oferta armamentística española o prohibir la licitación de las empresas nacionales que concurren a concurso para adjudicarse contratos de fabricación de material letal en Arabia Saudí, no tiene por qué damnificar las buenas relaciones entre dos países que se autodefinen como socios y dos monarquías con relaciones estables desde los 60.

De hecho, la tendencia de los últimos años muestra como asistimos a un reforzamiento en las relaciones comerciales de España con la petromonarquía, pues ésta busca reducir su dependencia del petróleo mediante la progresiva diversificación de su economía, según lo estipulado en su plan Visión 2030, en lo que supone una gran oportunidad de negocio para España. Al tiempo, el país ibérico ha diversificado su demanda exterior de petróleo, energía de la que carece en territorio nacional, para adquirirla también de Arabia Saudí, el segundo mayor productor mundial a día de hoy. En este sentido, en los próximos años cabe esperar el advenimiento de descomunales proyectos de obra civil para la industria del transporte e infraestructura española (donde destacan la construcción del AVE de La Meca a Medina, el metro de Riad o la modernización de la refinería de Ras Tanura como referencias multimillonarias), así como otras muchas oportunidades de negocio para las 80 empresas españolas instaladas allí (La Vanguardia, 2017), lo que deja al país ibérico como uno de los socios de referencia en la construcción de la Arabia venidera.

En lo que respecta a la viabilidad del sector armamentístico nacional, se exhorta a que la relación comercial con la región arábiga continúe, pero que lo haga potenciando la venta de armamento no letal (cascos, chalecos, uniformes, transmisiones, equipo médico y hospitales de campaña, buques oceanográficos, aviones de transporte y logística, vehículos ligeros…), y no la de cualquier material que pueda ser vinculado a la muerte de civiles y a la violación de la legalidad vigente.

2.3 Neutralización de las amenazas coyunturales

El costado sudoccidental de Yemen está bañado por una de las rutas comerciales más concurridas de todo el planeta, la que emplazada entre África y Asía, conecta artificialmente las aguas del Mediterráneo y del Índico obviando los caprichos de la geografía. La aglomeración de riqueza en estas aguas, en contraste con la pobreza del entorno y la debilidad de los Estados ribereños, ha motivado la progresiva aparición de amenazas no estatales como la de la península del Sinaí, la piratería del cuerno de Somalia o la guerra activa de Yemen, enclave éste en el que ha habido ataques recientes contra el tráfico marítimo de la zona. En este último país, pese a que los atentados contra las unidades navales de Estados Unidos se han sucedido desde hace décadas, ha sido desde la intervención de la coalición árabe cuando se han multiplicado los ataques contra la navegación internacional, así como contra una quincena de unidades navales encargadas del bloqueo militar del país desde 2015.

Por mencionar los sucesos de mayor impacto, a primeros de octubre de 2016, al norte de Bab el Mandeb, un buque militar de Emiratos Árabes Unidos (EAU) sufrió el impacto de un misil huttí que destrozó su proa y su puesto de mando, dejándolo inutilizado e inservible.

9. El estado del buque de Emiratos Árabes Unidos (EAU) tras el ataque huttí. Fuente: Hispan TV

 

Pocos días después, concretamente el 9 y el 12 de octubre de 2016, una agrupación norteamericana también al norte del estrecho, sufrió dos ataques con varios misiles supuestamente lanzados desde territorio huttí, que pudieron ser repelidos por los misiles superficie-aire del destructor USS Manson, y que valieron la intervención directa de Estados Unidos en la guerra de Yemen a modo de represalia (El Mundo, 2016 b) .     

Finalmente, a finales de enero de 2017, en lo que correspondía a un claro deterioro de la situación, una fragata de Arabia Saudí fue atacada frente a las costas de Hudaida en una emboscada realizada por una pequeña embarcación huttí que, según las últimas investigaciones (Defense News, 2017), estaba dirigida por control remoto mediante tecnología iraní y cargada de explosivos, lo que supondría un agravamiento de la guerra por la capacidad rebelde de perpetrar un ataque marítimo sin precedentes históricos y con gran capacidad de daño, tal y como muestran la estela de saudíes muertos y la popa del buque destrozada que resultaron del ataque.

10. El ataque huttí contra una fragata saudí en el Mar Rojo. Fuente: Hispan TV

 

Esta amenaza militar también atañe directamente a España, pues su asociación con la coalición árabe convierte al país ibérico en un objetivo legítimo y real, nada parece indicar que prioritario, a ojos del bando damnificado. Por estas aguas, aparte del tránsito de combustibles fósiles que importa necesariamente España, cruzan las unidades que la Armada española mantiene desplegadas en el Indico, en el marco de la operación europea Atalanta (EUNAVFOR), donde operan multitud de fuerzas internacionales para neutralizar a la endémica piratería somalí y para dar protección a la ruta que recorre las aguas del cuerno de África.

Pero la amenaza del tránsito marítimo no sólo afecta a la flota, pues, aunque el principal objetivo de estos ataques han sido los buques militares de la coalición y sus apoyos occidentales, los objetivos más vulnerables para estos ataques lo constituyen los buques mercantes, dado el beneficio mediático que arroja a la guerra de Yemen y su incapacidad para portar contramedidas.

Así, a finales de octubre de 2016, el Galicia Spirit, un buque gasero que transitaba estas aguas rumbo norte bajo pabellón español, fue atacado en el Estrecho de Bab el Mandeb por un esquife yemení, que impactó en el casco del metanero con un lanzagranadas de fabricación desconocida. Aunque el hecho no revistió mayor gravedad, ni ha tenido eco en otros buques españoles desplegados que ya han sido reconocidos por la Unidad de Buceadores de Medidas contra Minas (El Confidencial Digital, 2016), este ataque es otra muestra notable de hasta qué punto llega la amenaza del descontrol armamentístico nacional en una zona del mundo con importante presencia española.

2.4 Aplicación de Inteligencia a la geoestrategia arábiga

Cortar o limitar la venta de armas a la Península Arábiga no es sólo una cuestión para cumplir con la legalidad vigente, moralizar la economía nacional o guarnecer la seguridad común, sino un asunto de gran transcendencia en la política internacional, por las profundas implicaciones geopolíticas que puede tener para la región, y para el mundo, la propagación de la inestabilidad de Yemen. Lo que está en juego en el tablero yemení, no es sólo la orientación política de su gobierno, la eliminación del terrorismo autóctono o la primacía regional de determinada potencia, sino la estabilidad de la secular Casa de Saud, responsable última de una región sostenida por la moral wahabí, el ingente oro negro y una monarquía absolutista que dirige la maquinaria del Estado.

A nivel interno, aunque el reino de los Saud permanece estable en mitad de una vorágine islámica, es en la monarquía donde puede producirse un estallido que altere el contrato social del país y acentúe las fuerzas centrífugas populares contra una praxis monárquica marcada por una férrea política dirigista, una ancestral ortodoxia religiosa y una visión reaccionaria en materia de derechos humanos e igualdad de género. Al parecer, la fragilidad en la salud del actual rey Salman Bin Abdelaziz y la enconada disputa generacional por la sucesión en el trono entre dos hombres influyentes en Riad, esto es el príncipe heredero Mohamed Bin Nayef, presidente del Consejo de Asuntos Políticos y de Seguridad, y su primo Mohamed Bin Salman, actual ministro de Defensa y presidente del Consejo Supremo Económico, puede generar un cisma que implosione el ordenamiento interno de la monarquía saudí, lo que acarrearía el fulminante desplome de todo el Estado arábigo.

A nivel externo, Irán ha visto en el estancamiento del conflicto yemení la oportunidad de disputar la hegemonía regional a Arabia Saudí y no ha tardado en implicarse directamente en el conflicto apoyando política y armamentísticamente a los hutties, en clara contraposición a los intereses de la monarquía de Riad. De esta forma, si sus aliados salen victoriosos en Yemen, Irán se aseguraría la afinidad ideológica de los gobiernos de Irak y Siria, de las organizaciones Hezbolá en Líbano y Hamás en Gaza, así como de la facción huttí en Yemen, alianzas que sumadas al apoyo ocasional de Rusia y a la voluntad de entendimiento con Omán, pueden generar las fortalezas necesarias para afrontar los renovados embates de la administración Trump y para asaltar una posición hegemónica en Oriente Medio.

Bien por las grietas del sistema nacional, bien por los ataques llegados desde el exterior, bien por la combinación de ambas, si la Casa de Saud se desmorona en los próximos años, se espera que el caos en Arabia sea monumental y que la guerra que ahora afecta al norte y al sur se contagie y generalice hasta alcanzar un punto de no retorno, con la posterior oportunidad para la propagación de la metástasis yihadista.  Una debacle de tal magnitud en una región que concentra a un buen número de grandes productores de petróleo a nivel mundial, no sólo alteraría hasta un punto crítico la estabilidad energética global, sino también la economía, el mercado y la sociedad nacional, por lo que urge cortar el suministro de armas a una región altamente volátil y que pueda tener un giro político contraproducente para nuestros intereses.

2.5 Humanización del drama bélico

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA, por sus siglas en inglés), de los aproximadamente 24 millones de habitantes de Yemen unos 18,8 millones precisan ayuda humanitaria a consecuencia de la guerra y, de ellos, en torno a 10,3 millones la necesitan urgentemente dada su mayor exposición a la malnutrición y la falta de agua, las carencias sanitarias frente al cólera y la ausencia de servicios sociales (UNOCHA, 2017 págs. 2-6), todas ellas lacras que, en mayor o menor medida, asolan a la totalidad del país por ser consecuencia directa del colapso de las instituciones del Estado. Además, como resultado de estas escaseces se estima que hay en torno a 3,3 millones de personas desprotegidas ante la malnutrición, entre ellas 2,1 millones de niños (UNOCHA, 2017 págs. 2-6). Todo ello, hace del conflicto arábigo una de las grandes hecatombes humanitarias del S.XXI, máxime si se contemplan las alarmas que los organismos internacionales competentes lanzan sobre la posibilidad cada vez mayor de que una hambruna sin precedentes se cierna sobre Yemen.

El drama no acaba ahí en el escenario yemení, pues el bloqueo del país, los combates urbanos y los bombardeos desde el aire, están fomentando el desplazamiento interno de millones de personas y la emigración de varias decenas de miles más hacia otros países, con la consiguiente desprotección de estos colectivos ante las inclemencias de la guerra o el desabastecimiento de las zonas de recepción. Finalmente, como resultado directo de los enfrentamientos, se estima que ya han perdido la vida más de 7.500 yemeníes, entre ellos 1.400 niños, y que otros 40.500 han resultado heridos en estos últimos años (UNOCHA, 2017 págs. 2-6).  

Conclusión

En definitiva, el armamento que España está vendiendo a un régimen como el de Arabia Saudí no sólo está sirviendo para perpetrar las brutalidades saudíes contra el pueblo de Yemen, sino que, en contra de lo inicialmente previsto, su descontrol está ayudando a los hutties en su campaña contra Occidente y sus intereses, lo que esta perpetuando la guerra y desestabilizando aún más la región. Finalmente, dado que no se descarta la captura de estos depósitos por los grupos terroristas acantonados en el sur (Amnistía Internacional, 22 de mayo de 2017 págs. 22,23), se entiende que el flujo de armas nacionales hacia ese foco inestable constituye un factor de inseguridad nacional y global, por lo que resulta ridículo sostenerlo con el único argumento de proyectar a la industria militar.

Reorientar la política nacional hacia objetivos blandos en la zona arábiga supondría mantener las relaciones con el país árabe y, al mismo tiempo, velar por la coherencia de la política exterior española, con el objetivo de hacerla más rentable, más inteligente, más segura y más acorde a sus intereses en Arabia, aunque no por ello más inmoral. De acontecer ese hipotético viraje, España estaría utilizando su peso específico en el seno de las naciones para promover la paz, la voluntad de entendimiento y la cesación de las hostilidades en Yemen, es decir, estaría tratando de dar coherencia y sostenibilidad a un discurso nacional que aboga públicamente por ser parte de la solución, no del problema.

 

Bibliografía

  • Agencia EFE, "García-Margallo señala que el acuerdo de la Liga Árabe favorece la legitimidad de Yemen". 2015. García-Margallo señala que "el acuerdo de la Liga Árabe favorece la legitimidad de Yemen". EFE. 3 de abril de 2015.
  • Amnistía Internacional. 22 de mayo de 2017. El riesgo de la complicidad en la comisión de crímenes de derecho internacional. Análisis de las exportaciones españolas de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso 2015 y 2016. 22 de mayo de 2017.
  • Amnistía Internacional España . 2010. EXPORTACIONES DE ARMAS ESPAÑOLAS A ARABIA SAUDÍ. 2010.
  • Badie y Vidal. 2012. El Estado del Mundo (Anuario Económico Geopolitico Mundial). Madrid (España) : AKAL, 2012.
  • CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA. 2008. POSICIÓN COMÚN 2008/944/PESC DEL CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA. s.l. : Diario Oficial de la Unión Europea, 2008.
  • Defensa.com. 2016. Un BMR 600-M1 saudí modernizado destruido en Yemen. Defensa.com. 10 de marzo de 2016.
  • Defense News. 2017. New Houthi weapon emerges: a drone boat. DefenseNews. 19 de febrero de 2017.
  • Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados núm. 216. 26 de abril de 2017. "Comparecencia del señor secretario de Estado de Defensa". Madrid : Cortes Generales, 26 de abril de 2017. XII Legislatura.
  • El Confidencial Digital. 2016. La Armada envía buceadores antiminas a Yemen por el ataque a un metanero. El Confidencial Digital (ECD)- Defensa. 8 de noviembre de 2016.
  • El Mundo. 2016 a. Al menos 140 muertos y 525 heridos en el bombardeo saudí a un funeral en Yemen. El Mundo- Internacional. 8 de octubre de 2016 a.
  • —. 2015. Arabia Saudí intercepta un barco iraní con armamento destino a Yemen. El Mundo. 30 de septiembre de 2015.
  • —. 2016 b. Estados Unidos bombardea posiciones de los hutíes en Yemen. El Mundo- Agencias. 13 de 10 de 2016 b.
  • El Pais. 2016. Armas ‘marca España’ en la guerra de Yemen. El Pais. 8 de octubre de 2016.
  • Eldiario. 2015. Alemania suspende la venta de armamento a Arabia Saudí, según el diario Bild. Eldiario.es. 2015.
  • Europa Press, "La fragata 'Méndez Núñez' hace escala en Arabia Saudí para mostrar sus capacidades y apoyar a Navantia". 2013. La fragata 'Méndez Núñez' hace escala en Arabia Saudí para mostrar sus capacidades y apoyar a Navantia. epnacional.es. 10 de abril de 2013.
  • Faro de Vigo. 2017. El astillero vigués Freire construirá un oceanográfico de 43 metros para Arabia Saudí. Farodevigo.es. 27 de enero de 2017.
  • García-Margallo, José Manuel. 2015. Foro España Internacional, Comercio, Inversión y Diplomacia. Madrid : Nueva Economía Fórum, 2015.
  • Gil, Gutiérrez, Martos, Vallespín y Vega. Yemen. "Situación actual y perspectivas de futuro". Instituto Universitario Gutiérrez Mellado – UNED. 2010. YEMEN. SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVAS DE FUTURO. s.l. : INSTITUTO UNIVERSITARIO GENERAL GUTIÉRREZ MELLADO – UNED, 2010.
  • Infodefensa. 2017. Arpa fabrica 7 hospitales de campaña para Arabia Saudí por 140 millones. 2017.
  • —. 2017. El Galicia navega hacia el índico con con dos helicópteros SH-3D y cuatro Scaneagle. Infodefensa.com. 13 de febrero de 2017.
  • —. 2008. España y Arabia Saudí firman un acuerdo de cooperación militar sin concretar programas pero con la voluntad de incrementar el comercio de material de Defensa. 2008.
  • Intervención del Ministro de Asuntos Exteriores ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados. MAEC, Intervención del Ministro de Asuntos Exteriores ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados, Real Instituto Elcano. 2016. 2016, Real Instituto Elcano, págs. 9, 10.
  • Jefatura del Estado. 2007. LEY 53/2007, de 28 de diciembre, sobre el control del comercio exterior de material de defensa y de doble uso. s.l. : BOE nº 312, 2007.
  • Jordán, Javier. 2013. La campaña de ataques con drones en Yemen. s.l. : Revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos, 2013.
  • La Sexta. 2016. ¿Por qué hay armas españolas en la guerra de Yemen? La sexta.com. 12 de octubre de 2016.
  • La Vanguardia. 2017. Empresarios alaban la ayuda de Felipe VI para abrir negocios en Arabia Saudí. La Vanguardia- Política. 16 de enero de 2017.
  • —. 2015. Suecia deja de vender armas a Arabia Saudí. La Vanguardia- Internacional. 13 de marzo de 2015.
  • La voz de Galicia, "La «Cristóbal Colón» visita Arabia Saudí en su navegación hacia Australia". 2017. La «Cristóbal Colón» visita Arabia Saudí en su navegación hacia Australia. La voz de Galicia. 24 de enero de 2017.
  • Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación . 2012. Ficha País- Yemen. Madrid : Oficina de Información Diplomática, 2012.
  • Ministerio de Defensa . 2010. Accidente de un avión 'Eurofighter' en la base aérea de Morón. Nota de Prensa. 24 de agosto de 2010.
  • Ministerio de Industria economía y Competitividad- Secretaría de Estado de Comercio. publicación de 2013. Exportaciones españolas de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso. Madrid : Gobierno de España, publicación de 2013.
  • Naciones Unidas. 2014. Tratado sobre el Comercio de Armas. s.l. : UNODA, 2014.
  • Private Company IntelCenter Bacground©. 2015. PRIVATE COMPANY INTELCENTER BACKGROUND. counterterrorism intelligence when, where & how you need it. [En línea] 15 de Diciembre de 2015. https://intelcenter.com/maps/is-affiliates-map.html#gs.fxt3iN8.
  • Riu, Ruiz, Font y Simarro. 2016. ARABIA SAUDÍ Y LOS BOMBARDEOS EN EL YEMEN, La responsabilidad del Estado español. s.l. : Centro Delàs de Estudios por la Paz, 2016.
  • Rodrigues y Jenzen . 2016. Research Report No. 6: Spanish C90-CR rocket launchers & Alhambra hand grenades in Yemen. Perth : Armament Research Services (ARES), 2016.
  • Secretaría de Estado de Comercio. 2016. EMBARGOS VIGENTES DE MATERIAL DE DEFENSA Y DE DOBLE USO. Madrid : Gobierno de España, 2016.
  • —. 2015. ESTADÍSTICAS ESPAÑOLAS DE EXPORTACIÓN DE MATERIAL DE DEFENSA, DE OTRO MATERIAL Y DE PRODUCTOS Y TECNOLOGÍAS DE DOBLE USO. Madrid : Gobierno de España, 2015.
  • —. 2014-2016. Exportaciones españolas de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso. Madrid : Gobierno de España, 2014-2016.
  • —. 2000-2004. Ministerio de Industria economía y Competitividad- Estadísticas de Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso. Madrid : Gobierno de España, 2000-2004.
  • —. 2011-2013. Ministerio de Industria economía y Competitividad- Exportaciones españolas de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso. Madrid : Gobierno de España, 2011-2013.
  • —. 2005-2010. Ministerio de Industria y Copetitividad- Exportaciones españolas de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso. Madrid : Gobierno de España, 2005-2010.
  • SIPRI . 2016 b. TRENDS IN INTERNATIONAL ARMS TRANSFERS, 2015. 2016 b.
  • SIPRI. 2017. Press release. 2017.
  • —. 2016 a. SIPRI Yearbook 2016. s.l. : Trad. Fundi Pau, 2016 a.
  • UNOCHA. 2017. Humanitarian Response Plan 2017. s.l. : UNOCHA, 2017.
  • Villarejo, Esteban. 2017. Navantia: a la espera de la firma del contrato «5 en 1» con Arabia Saudí. ABC. 20 de febrero de 2017.