Los fundamentalistas contra los libertalistas: Lo importante que es el enfrentamientro entre los vicepresidenciales de los Estados Unidos

12.10.2020

Traducción del ruso de Juan Gabriel Caro Rivera

El 7 de octubre de 2020 está programado un debate entre los candidatos a vicepresidente en los Estados Unidos. Tradicionalmente, el puesto de vicepresidente no se considera particularmente significativo dentro del sistema de gobierno estadounidense. Pero no es así en este momento. 

Todo el poder ejecutivo se concentra en manos del presidente de los Estados Unidos. El vicepresidente juega un papel bastante decorativo a menos que un político ambicioso como Dick Cheney esté en el cargo. Este último, siendo formalmente el número dos en la administración de George W. Bush, de hecho, pudo convertirse en una "eminencia gris" de la que dependía la adopción de las decisiones estratégicas.

Sin embargo, en el entorno actual, las cifras de quienes son el "número dos" emparejados con Donald Trump y Joe Biden son de particular importancia por otra razón.

El 2 de octubre se supo que el presidente Trump, a los 74 años, contrajo el coronavirus. Y aunque, según sus propias declaraciones, ahora se siente bien, esto no excluye complicaciones en el futuro. Su principal rival, Joe Biden, también tiene una edad muy avanzada: 77 años. Al igual que Trump, corre riesgo de contraer coronavirus.

Además, numerosos incidentes en los que Biden confundió nombres, apellidos y fechas en sus discursos, o hizo cosas extrañas, plantean preocupaciones sobre su salud mental.

Por lo tanto, existe una perspectiva muy real de que un "socio" de Trump o Biden llegue al poder. Estos casos no son infrecuentes en la historia de los Estados Unidos. Ocho presidentes estadounidenses han muerto en el cargo y han sido reemplazados por vicepresidentes. El anti-récord absoluto fue establecido en 1841 por el presidente William Henry Harrison, quien se resfrió en su propia investidura y murió un mes después.

En el siglo XX, esta transición de poder marcó al menos algunos de los momentos clave de la geopolítica estadounidense. La muerte de William McKinley a manos de un terrorista en 1901 abrió el camino al poder para su "vice" Theodore Roosevelt. Roosevelt, con su "política del gran garrote", se convirtió en la personificación del imperialismo estadounidense a principios del siglo XX. En 1945, la muerte de Franklin Roosevelt hizo posible que su socio Harry Truman comenzara a revisar la anterior política de Estados Unidos hacia la URSS y desatara la Guerra Fría.

Ahora en Estados Unidos, mucho depende de la personalidad del futuro presidente. Por eso, vale la pena echar un vistazo más de cerca a quienes van a las elecciones presidenciales como el "número dos". Quizás uno de ellos pronto se convierta en el número uno. 

Mike Pence: el dispensacionalista del pantano de Washington 

Mike Richard Pence es un ex gobernador de Indiana y ahora vicepresidente del equipo de Donald Trump. Edad - 61 años. WASP clásico (protestante anglosajón blanco). Se convirtió en vice, ya que Trump en 2016 necesitaba el apoyo de alguien del establishment estadounidense para convertirse en el candidato republicano.

Por educación, como la mayoría de los representantes de la clase política en Estados Unidos, es abogado. Un representante típico del "Pantano de Washington" - de 2001 a 2013 - en el Congreso. Apoyó la invasión de Irak en 2003. Apoyó la invasión de Libia y el derrocamiento de Gaddafi. Dentro del Partido Republicano, se inclinó hacia la extrema derecha: el Tea Party.

Como vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence apoyó activamente las siguientes direcciones de la política de Donald Trump: luchar contra la influencia de China, luchar contra los regímenes de izquierda en América Latina (Venezuela, Cuba, Nicaragua), apoyar a Israel en el Medio Oriente.

Religiosamente, Mike Pence se identifica a sí mismo como un "católico evangélico renacido". Esto significa que, como católico, ahora asiste a las reuniones protestantes y comparte los puntos de vista principales en los que creen los fundamentalistas protestantes estadounidenses del ala dispensacionalista.

Esto, entre otras cosas, es la creencia en la misión sagrada especial de Israel ("sionismo cristiano") y los Estados Unidos en vísperas del fin del mundo que se aproxima y la identificación de Rusia con las hordas de Gog y Magog.

Mike Pence, junto con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y la secretaria de Educación, Betsy Devos (hermana del famoso fundador de Blackwater, Eric Prince), son parte de un grupo de "estudio bíblico" que se reúne en la Casa Blanca los miércoles. El grupo está dirigido por el exjugador de baloncesto y ahora pastor Ralph Drollinger. Drollinger había fundado previamente una misión en Capitol Hill: Capitol Ministries.

En palabras del propio Drollinger, "Trump comenzó a nombrar en su oficina a todos los tipos que participaban en estudios bíblicos en nuestra Cámara [de Representantes] y el Senado". Drollinger tampoco oculta el hecho de que el vicepresidente Mike Pence estaba detrás de esto, quien "sabía quiénes eran estos creyentes fuertes".

Las afirmaciones de Drollinger incluyen afirmaciones de que los homosexuales y los chinos son responsables del coronavirus, el catolicismo es una religión falsa y Dios es un "capitalista".

En una entrevista con Die Welt, Drollinger comparó a Mike Pence con personajes del Antiguo Testamento como el profeta Daniel, José y Mardoqueo del libro de Ester.

"Todos subieron al poder como el número dos bajo el liderazgo secular, y yo veo a Pence de la misma manera", dijo el mentor espiritual del vicepresidente.

Mike Pence es un político republicano clásico. Su ascenso al poder significará el regreso de Estados Unidos a las posiciones del intervencionismo neoconservador al estilo de George W. Bush y Ronald Reagan.

"El presidente Pence en la Oficina Oval sería un sueño hecho realidad para el establishment republicano y los neoconservadores militantes", señala The American Conservative

Kamala Harris: la sombra negra de Biden 

Kamala Devi Harris es una senadora de los Estados Unidos por California. Fue elegida por Joe Biden como su candidata a vicepresidente en agosto de 2020. Si Mike Pence se comporta y parece un republicano arquetípico, un hombre protestante blanco conservador, Harris es la encarnación del sueño de un demócrata moderno: una mujer negra en el poder.

La elección de Harris fue indudablemente impulsada por el deseo de complacer al electorado afroamericano en medio de las protestas raciales que sacuden al país. 

De hecho, sin embargo, por las venas de Harris, como en el caso de Barack Obama, la sangre de los esclavos negros del Sur de Estados Unidos no corre. Su padre es de Jamaica y su madre es de la India, ambos profesores universitarios. 

Entonces Harris en el papel de vicepresidente – el puro "ejercicio de apoyó" en la política – está siendo usada por el "tema de la moda" del "negro" para llamar la atención. Por analogía con el back-playing en el cine estadounidense de los años 70, el contenido es secundario aquí.

Al igual que Pence, Kamala Harris comenzó su carrera en jurisprudencia y finalmente se convirtió en Fiscal General de California, después de lo cual fue elegida para el Senado en 2017. Asiste a las Iglesias Bautistas Americanas de EE.UU. (ABCUSA), un templo de denominación bautista liberal, donde se permiten casamientos del mismo sexo y sacerdotes transgénero.

En temas domésticos, Harris habla desde una posición liberal de izquierda. No tuvo tiempo para ser designada en cargos especiales en política exterior, adhiriéndose a la "línea general" del Partido Demócrata en todo momento.

Harris también condena la "interferencia" rusa, apoya el suministro de armas a Ucrania, condena a China por sus "campos de concentración para uigures" y la represión de las protestas en Hong Kong. Al mismo tiempo, Harris está a favor de Israel, lo que causa decepción entre el ala izquierda "progresista" de los demócratas, donde las simpatías pro-palestinas han sido fuertes últimamente.

Mike Pence claramente no es la personificación del "trumpismo", entendido como un movimiento en apoyo del aislacionismo y el conservadurismo profundo entre los partidarios de Trump. Harris no es diferente de su socio de campaña.

La figura de Pence -un típico establishment republicano en el segundo puesto de la Casa Blanca- demuestra que Trump está limitado en su política interior y exterior, y que esta política está seriamente ligada a su persona. La fuerza opuesta es impersonal. Si Pence se convierte inesperadamente en presidente de los Estados Unidos, la política de Washington podría cambiar seriamente. Es poco probable que el cambio de Biden por Harris tenga consecuencias graves.

Sin embargo, frente a la creciente crisis política en los Estados Unidos, incluso un hipotético reemplazo de Trump por Pence no detendrá la confrontación política interna. La inercia acumulada, la necesidad de satisfacer las expectativas del electorado, la propia oposición de los blancos entre los republicanos y de los negros entre los demócratas, conducirán a la continuación de la crisis, aunque quizás no de forma aguda.