Michel Maffesoli: La catolicidad como remedio para la modernidad

22.10.2020

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Ahora que se acaba de celebrar el 150º aniversario del restablecimiento de la República, el actual gobierno intenta revitalizar la unidad republicana elaborando una ley "contra el separatismo". Sin embargo, en las sociedades occidentales cada vez más fragmentadas, el secularismo republicano, la fraternidad y la unidad se reducen a fórmulas anacrónicas y escleróticas en las que los actores políticos y mediáticos se agotan en un refunfuñar. En su último trabajo, La Nostalgie du sacré (Cerf, 2020), Michel Maffesoli afina su diagnóstico de la crisis de la modernidad y el advenimiento optimista de un cierto renacimiento posmoderno, cuyas semillas ve muy audazmente en cierto catolicismo.

Teórico del advenimiento de las "tribus" mucho antes de que algunos hablaran de la "archipielagización" de la sociedad, Michel Maffesoli no lamenta la desaparición gradual de la modernidad derivada de los ideales de la Ilustración. Retomando las tesis de Max Weber, este sociólogo recuerda que el desencanto moderno encuentra su origen en un cierto cristianismo, en particular el de la Reforma. El cual condujo a una racionalización generalizada de la existencia y al purgar lo más posible lo divino de sus manifestaciones sensibles, la "protestantización del mundo" dio origen a la modernidad y sus religiones seculares. Al dominar el mundo durante los dos últimos siglos, esta modernidad racionalista y unificadora se derrumba hoy ante nuestros ojos: resurgimiento de la religión, fragmentación de la sociedad, primacía de la imagen y crítica emocional y ecológica del antropocentrismo, desvinculación política de las jóvenes generaciones a favor de la metapolítica, no faltan los signos de la fragilidad de la modernidad aunque ésta siga siendo aparentemente dominante. Para Michel Maffesoli, el software moderno es en realidad especialmente significativo entre las élites: "es común escuchar a las élites modernas recitando, ad nauseam, sus encantamientos catequistas sobre las causas y efectos de este progresismo simplificado: valores republicanos, democracia, individualismo, racionalismo ilustrado, contrato social, laicismo y otros lugares comunes venidos de la misma fuente”. Tanto entre los progresistas como entre los reaccionarios del mundo de la política mediática es difícil romper con estas nociones obsoletas.

Si no deben ocultarse los trastornos actuales y sus consecuencias, Michel Maffesoli se niega a ver en ellos un simple colapso estéril y caótico. Allí percibe una dinámica creativa, aunque todavía muy confusa. Un cierto reencantamiento del mundo reemplazaría la distinción moderna entre razón y materia. Lo "iconómico", el culto a las imágenes y las emociones, sucedería al culto por lo económico, a la racionalidad y al desencanto del mundo. Para el sociólogo, la investigación emocional y el rechazo a la razón fría toman formas tan diversas como los festivales de música tecno, las grandes masas de fútbol, ​​el auge de las peregrinaciones y los movimientos religiosos carismáticos o la proliferación de prácticas colectivas de desarrollo personal. La proliferación de las llamadas corrientes y comportamientos comunitarios "populistas", o incluso un movimiento como los Chalecos Amarillos, también expresarían esta sed de vínculos y emociones colectivas. Por supuesto, la doxa moderna, todavía imbuida de individualismo y racionalismo, desconfía de algunas de las expresiones de esta posmodernidad. Pero Michel Maffesoli sólo ve en los discursos sobre el "progreso" y la "república secularista" las palabras ineficaces de un "tío viejo y divagante".

El materialismo espiritual de la catolicidad

La sed de misterios y el reencantamiento del mundo, el deseo de compartir valores arraigados sustituyendo vínculos orgánicos por vínculos económicos, serían los puntos comunes de las múltiples manifestaciones del surgimiento del mundo posmoderno. Sin embargo, en su último trabajo, Michel Maffesoli percibe un terreno fértil para el germen de este nuevo mundo en un cierto catolicismo. Además del aspecto moribundo de la Iglesia católica que ya no se opone a la modernidad más que en la concepción de la familia, esta teoría puede parecer atrevida porque el cristianismo a menudo parece estar él mismo en el origen de la modernidad. Por tanto, es más bien en un catolicismo tradicional, premoderno y a menudo de inspiración medieval al que se refiere Michel Maffesoli, citando extensamente a Tomás de Aquino. Fundado en el dogma de la Encarnación, el catolicismo otorga un lugar sustancial a la parte sensible de lo divino. Mientras que la mente moderna se ha esforzado por hacer que la materia sea inerte y desencarna lo divino, el catolicismo siempre ha valorado la materia al defender el "materialismo espiritual". Esta reconciliación de la mente y el cuerpo, que se convierte en una reconciliación tras la ruptura moderna, está evidentemente presente en el dogma de la Encarnación pero también se expresa plenamente en el culto de los santos. Michel Maffesoli elogia "la forma en que la Iglesia ha sabido integrar, "bautizar", “los cultos populares preexistentes. Así, los cultos de los dioses locales se invierten en la figura tutelar de los santos aprobados e integrados en la liturgia oficial”. La mitología católica, con sus santos y leyendas locales, sus reliquias, sus lugares de peregrinaje y sus múltiples iglesias, constituiría así un sedimento material y espiritual capaz de satisfacer al individuo posmoderno en busca de un materialismo trascendente. Este último se opone tanto al materialismo inerte y comercial de la modernidad como al teísmo desencarnado y abstracto de la Ilustración.

Rompiendo con el individualismo moderno, la adhesión posmoderna a tal catolicismo no se basaría en la fe individual, sino en la aceptación de un orden natural, de una ley superior, preexistente al individuo: "podemos recuperar la distinción de Kierkegaard entre "cristianidad" y "cristianismo". La "cristianidad" tiene su expresión culminante en el protestantismo de la sola fe y la individualidad. El “cristianismo” se refiere al pueblo cristiano en sus diversas manifestaciones: histórica, cultural, política. Es un orden social, una experiencia colectiva: la catolicidad. Sobre el "foro interno" que constituye la fe y la conciencia personal, se superpone un "foro externo" de carácter colectivo resultante de una "cristalización" del alma colectiva de un pueblo que se asemeja a la noción de habitus desarrollado por Tomás de Aquino. La catolicidad de Michel Maffesoli se basa en este foro externo, fundamentando una concepción orgánica de la sociedad frente a la concepción contractual moderna. Por tanto, adherirse a la catolicidad no es un acto de fe, sino aceptar formar parte de un orden de cosas que precede al individuo. Habiendo exacerbado el foro interno, la modernidad ha provocado desequilibrios dentro de la sociedad, pero también entre los individuos. Michel Maffesoli ilustra estos desequilibrios con el ejemplo de los convulsionarios de Saint Médard del siglo XVIII, seguidores del jansenismo que valoraban la fe individual y menospreciaban el papel de la Iglesia y el aspecto comunitario del catolicismo. Ahora estamos pensando en el uso generalizado del psicoanálisis como un intento por aliviar el peso de la individualidad. Por el contrario, cuando domina el foro externo, entidades colectivas como la familia, el pueblo, la ciudad adquieren una nueva dimensión, tanto carnal como espiritual, difícil de expresar racionalmente pero que el sociólogo asimila a la "comunión de los santos". Para decirlo de manera caricaturizada y en términos menos doctos que los de Maffesoli, la catolicidad no sería la religión del “católico creyente no practicante”, una fórmula común en el mundo moderno, sino la del “católico practicante no creyente” o más exactamente la del católico practicante consciente del carácter divino de su práctica independientemente de su posible fe y sus preguntas personales.

Oscurecimiento de las luces

La modernidad no sólo ha buscado desencantar al mundo, se ha esforzado en aplicar la fórmula cartesiana para hacer del Hombre "amo y poseedor". Por tanto, esta modernidad se construyó sobre la idea de que el hombre tenía que poder controlar todo y explicarlo todo. Después de los tiempos oscuros del viejo mundo, la Ilustración tenía la intención de iluminar el mundo, hacerlo comprensible revelándolo. Sucediendo a esta modernidad, el reencantamiento del mundo supone, por tanto, el abandono de este ideal de dominio absoluto. El reinado de la dialéctica moderna de la tesis - antítesis - síntesis está a punto de terminar. La posmodernidad ya no ve el mundo como un problema a resolver. Ya no es necesario superar sistemáticamente las contradicciones. Al recordar la intuición heracliteana, resurge una nueva lógica llamada "contradictoria" de la coexistencia de los opuestos. Habiendo empobrecido al mundo, el desvelamiento de la Ilustración debe dar paso a lo desconocido, al misterio, a lo indeciso, a la sombra: “esta aceptación de la sombra, es decir del límite, es una intuición. de la cultura helénica que encontraremos en el romanticismo europeo del siglo XIX”. Sin embargo, para Michel Maffesoli, esta lógica contradictoria que se niega a ir más allá de las contradicciones permitiendo la coexistencia de verdades aparentemente irreconciliables está en el corazón de la religión católica con el dogma de la Trinidad. Como la antigua herejía arriana, la modernidad ha descartado este dogma de los tres en uno como absurdo. Modelo de la modernidad emergente, la Revolución Francesa dio origen a una República que quiso ser "Una e Indivisible". Por el contrario, y a pesar de su origen monoteísta, el catolicismo rechazó la unidad reductora de lo divino con el dogma de la Trinidad. Fundado en una lógica contradictoria, el misterio trinitario ha erigido la "paradoja en un paradigma". Inextricablemente ligada al dogma de la Encarnación, la Santísima Trinidad entrelaza cuerpo y espíritu, la naturaleza y lo divino que la modernidad posteriormente separó estrictamente.

El colapso de la Ilustración, de la modernidad, conduce necesariamente a una valoración de la oscuridad y la sombra, de las fuentes del misterio. Noches festivas, noches de espectáculos, noches místicas, Michel Maffesoli ve la promoción de la noche en la sociedad contemporánea como "un indicador importante de un punto de inflexión social". Desde las vigilias de los peregrinos hasta el ondear de las antorchas en los festivales de música, el sociólogo señala que la noche es propicia para estallidos emocionales. Además de la omnipresencia en la liturgia tradicional del juego de sombras y luces, el catolicismo es para Michel Maffesoli la religión del claroscuro y la tierra ya prefigurada por los griegos: "una civilización forjada por la obsesión de la Ilustración estaba mejor personificado por la figura emblemática de Apolo, dios uránico si se puede decir. Pero de hecho es el ambiguo andrógino Dioniso quien nos trae de vuelta a la tierra. Esta divinidad ctónica unida a este mundo puede verse como el presagio del misterio de la encarnación”. Como ya había dicho en Philitt (1), Michel Maffesoli ve en el regreso de lo dionisíaco un hecho definitorio de la posmodernidad. Irónicamente, el dios griego podría resurgir a través de la catolicidad posmoderna. Aunque atrevida, la tesis del sociólogo destaca por su lucidez sobre el agotamiento de los valores modernos resultantes de la Ilustración. Se opone así a los que ayer se adhirieron al fin de la historia y hoy predicen la desaparición del catolicismo debido a la ampliación de las curvas estadísticas y creyendo inevitable la secularización de la sociedad.

Notas:

1. https://philitt.fr/2015/03/23/entretien-avec-michel-maffesoli-la-postmodernite-marque-la-fin-de-la-republique-une-et-indivisible/