Post-geopolítica vs. Geopolítica de un mundo multipolar

02.05.2016

A la vuelta de los siglos XX y XXI, apareció una rama conocida como "geopolítica crítica" o "post-geopolítica" en la comunidad geopolítica anglosajona. Esta tendencia también se puede caracterizar como "geopolítica débil" (una analogía con la post-moderna "filosofía débil" de J. Vattimo, "la teología débil" de D. Caputo; la "debilidad" es el rechazo del pensamiento binario, el ablandamiento de la oposición inherente a la racionalidad "clásica"). La escuela de la "geopolítica débil" (G. Ó Tuathail, J. Agnew) insiste en que el principio básico de la geopolítica es que el dualismo de la Tierra y el Mar no es relevante para las realidades existentes. En un mundo global, esta dualidad se debe eliminar.

Ya que que los procesos de la globalización se basan en la disponibilidad en la que la post geopolítica puede construir su propio modelo de distribución del espacio, debemos considerar el proceso de universalización de una cultura local, la cultura occidental. La globalización difumina y suprime las identidades de las culturas no occidentales como el mar erosiona la tierra.

Una sociedad como la que describen los representantes de la geopolítica crítica y donde no habrá polos geopolíticos no puede aparecer sin el hecho de que uno de estos polos debe "retirarse" del otro polo.

El análisis geopolítico de la modernidad muestra que la globalización unipolar es posible después de la victoria del polo del Mar sobre el polo de la Tierra. La estrategia de venganza del polo de la Tierra está dirigida a la creación de un mundo multipolar, en contraste con la globalización universal unipolar norteamericanocéntrica.

De hecho, el objetivo de la geopolítica crítica es la ocultación del carácter talasocrático de la globalización. Las élites intelectuales y políticas de las potencias de la Tierra (incluida Rusia) aprendieron que el Mar inundó la tierra, y que el gobierno exterior sobre el heartland por parte del Poder del Mar está completamente establecido. Los representantes del polo de la Tierra proponen comprenderlo como una realidad de la dominación completa y total del Mar sobre la Tierra. Es por eso que se utilizan la post-geopolítica y la geopolítica débil, que tienen el objetivo práctico de no prestar atención a la estructura geopolítica real del mundo global.

Sin embargo, sin tener en cuenta a los científicos post-geopolíticos, debemos analizar el fenómeno de la "geopolítica débil" como un intento de Occidente por expresar las nuevas condiciones del existente mundo moderno en el paradigma post-moderno.

En particular, debemos prestar atención al hecho de que los geopolíticos críticos Tuathail y J. Agnew consideran la Tierra y el Mar como "conceptos imperialistas" que se basan en la proyección acerca del peligro de la otra figura. Mediante el análisis de esta afirmación, podemos establecer una analogía con las opiniones del sociólogo norteamericano, representante de la escuela darwinista social, William Sumner. En el núcleo del concepto de Sumner están los grupos de "nosotros" y "ellos", y el "etnocentrismo". Las relaciones en el grupo "nosotros" se interpretan como un acuerdo, y las interacciones entre "nosotros" y "ellos" como hostiles. De acuerdo con O'Tuatayl y Agnew, la proyección de la hostilidad y el miedo en la imagen del otro constituye el modelo binario, el cual afecta a la política, la política internacional, y la estrategia. Por lo tanto, la post-geopolítica insiste en que el sistema entero de la geopolítica atlantista de la civilización del Mar se dirige contra la Tierra, ya que el miedo del Mar se proyecta sobre la Tierra.

De acuerdo con Tuathail y Agnew, la globalización elimina la oposición entre el grupo "nosotros" y el grupo "ellos". Se propone pensar en el peligro (anteriormente constituyente de la imagen del otro, del enemigo) como algo interno. "No son los otros los que amenazan, sino uno mismo". De hecho, se propone internalizar el miedo y moverlo desde el exterior hacia el interior.

O'Tuatayl y los otros representantes de la escuela de la "geopolítica crítica" se basan en concepto introducido por los sociólogos W. Beck y A. Giddens de la "sociedad de riesgo" (Risikogesellschaft). El significado de "sociedad de riesgo" es el hecho de que la gente tiene que entender que su enemigo está dentro, y que son los otros.

O'Tuatayl y Agnew repiten los preceptos de Beck y Giddens de la "sociedad del riesgo" en términos geopolíticos (o más bien, post-geopolíticos). Desde este punto de vista, el miedo es, no la fuente de cualquier amenaza externa o un diseño geopolítico ("Leviatán o Behemoth"), sino de la propia sociedad o del Estado. Por lo tanto, el "enemigo interno" de los EE.UU. debe ser considerado el propio gobierno de Estados Unidos. Cambiar la localización de la fuente de la amenaza y aplicarla a la propia potencia permite hacer un paralelo entre la lógica posterior a la geopolítica y las ideas anarquistas de P. Kropotkin, L. Tolstoi, y F. Oppenheimer. Este es el arraigado potencial destructivo de la geopolítica crítica.

Sin embargo, la post-geopolítica no debe ser considerada como un instrumento de algún tipo de movilización de masas en contra de su propio gobierno. Por el contrario, es sobre todo la proyección del odio hacia sí mismo. La internalización del "miedo geopolítico", la "proyección geopolítica interior", y la transformación de la Tierra y el Mar en fenómenos interindividuales en realidad constituye una desdoblamiento de la conciencia. Un estado tal como la sociedad de riesgo (Risikogesellschaft) puede compararse con los trastornos esquizoides. La Tierra y el Mar (vistos como una fuente de orden y caos) son categorías endopsíquicas.

Tales límites geopolíticos son la existencia de la sociedad global postmoderna, que será representada por las masas esquizofreniformes ("esquizomasas" de G. Deleuze y F. Guattari). Un esquizo-construcción de la "geopolítica interna" es incapaz de exteriorizar su miedo, ya que no es tolerado, por lo que interioriza su miedo, por tanto, el individuo se duplica. En lugar de un individuo no dividido, aparece una figura dividida.

En la práctica, esta post-geopolítica conduce a la ocultación del marco estratégico real del mundo moderno y hace que sea imposible analizarlo correctamente. El lado pragmático de la geopolítica crítica es su objetiva "desmovilización". No hay que olvidar, al mismo tiempo, que O'Tuatayl y Agnew, proponiendo a las elites no occidentales abandonar la geopolítica clásica en favor de la "post-geopolítica postmoderna", pueden utilizar la metodología y las herramientas de la geopolítica clásica, como en repetidas ocasiones han demostrado en la práctica.