Una evaluación contemporánea de Francis Parker Yockey (Parte 3)

08.06.2020

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

El comunismo se fue, pero la Guerra Fría cultural continúa, ahora vendida como la "liberación" de los Estados considerados no adecuadamente "democráticos". Estados Unidos tiene su propia versión de la "revolución permanente" de Trotsky que los estrategas estadounidenses llaman "conflicto constante". El mayor Ralph Peters, un destacado estratega militar, anteriormente servidor de la Oficina del Jefe Adjunto del Estado Mayor de Inteligencia, parece haber acuñado el término. Peters ha escrito sobre esto en un artículo con ese nombre. Las declaraciones de Peters muestran definitivamente que la "distorsión cultural" es una estrategia artificial para la dominación global; nos recuerda que el régimen de distorsión cultura ahora tiene a su disposición una tecnología mucho más poderosa y dominante que el cine y la literatura de la época de Yockey:

“Hemos entrado en una era de conflicto constante...

Estamos entrando en un nuevo siglo estadounidense, en el que seremos aún más ricos, culturalmente más letales y cada vez más poderosos. Vamos a excitar odios sin precedentes.

La información destruye los trabajos tradicionales y las culturas tradicionales; seduce, traiciona, pero sigue siendo invulnerable. ¿Cómo puedes contraatacar la información que otros te han enviado? No hay otra opción efectiva que no sea el desempeño competitivo. Para aquellos individuos y culturas que no pueden unirse o competir con nuestro imperio de la información, solo existe el fracaso inevitable... El intento de los mullahs iraníes de separarse de la Modernidad ha fracasado, aunque un cadáver con turbante todavía camine por el vecindario. La información, desde Internet hasta los videos de rock, no será contenida, y el fundamentalismo no puede controlar a sus hijos. Nuestras víctimas son voluntarias [1]”.

Peters afirma que este "imperio de la información global" liderado por Estados Unidos es "históricamente inevitable". Esta "inevitabilidad histórica" es un clásico de Marx, así como el "conflicto constante" es un clásico de Trotsky. Esta es una "revolución cultural", respaldada por el poder de fuego estadounidense. Peter continúa:

“Está de moda entre las élites intelectuales del mundo denunciar la "cultura estadounidense", y nuestros críticos domésticos son los que más se quejan. Pero las élites intelectuales tradicionales tienen una relevancia cada vez menor, reemplazadas por élites cognitivo-prácticas, figuras como Bill Gates, Steven Spielberg, Madonna o nuestros políticos más exitosos, seres humanos que pueden reconocer o crear apetitos populares, recreándose según sea necesario. La cultura estadounidense contemporánea es la más poderosa de la historia y la más destructiva de las culturas competidoras. Mientras que otras culturas, como las de Asia Oriental, parecen ser lo suficientemente fuertes como para sobrevivir al ataque de estos comportamientos adaptativos, la mayoría no lo son. El genio, el arma secreta, de la cultura estadounidense es la esencia que las élites desprecian: la nuestra es la primera cultura genuina popular. Acentúa la comodidad y la conveniencia, la facilidad, y genera placer para las masas. Somos el sueño de Karl Marx y su pesadilla (cursiva nuestra)”.

Las celosas profecías mesiánicas de Peters para el "Siglo americano" recuerdan al Brave New World de Huxley, donde las masas se mantienen en servidumbre no por la fuerza física sino por la narcosis sin sentido, por la adicción a lo pueril, todo lo que es, en una palabra, "americano" desde la "segunda revolución americana de 1933". Peters continúa:

“Los revolucionarios seculares y religiosos en nuestro siglo han cometido el mismo error, imaginando que los trabajadores del mundo o los fieles simplemente no pueden esperar a ir a casa por la noche para estudiar a Marx o el Corán. Bueno, Joe Sixpack, Ivan Tipichni y Ali Quat preferirían "Baywatch". Estados Unidos lo ha descubierto, y somos brillantes en la puesta en práctica de nuestro conocimiento, y nuestro poder cultural obstaculizará incluso aquellas culturas que no socavamos. No existe un "competidor homólogo" en el departamento cultural (o militar). Nuestro imperio cultural tiene adictos, hombres y mujeres en todas partes, clamando por más. Y pagan por el privilegio de su encanto (cursiva nuestra)”.

El "conflicto constante" es la Revolución Cultural mundial, con las fuerzas armadas utilizadas como respaldo contra cualquier Estado reticente, como en los casos de Serbia e Irak. Por lo tanto, el mundo debe mantenerse en un estado de cambio, con una falta de permanencia, que Peters llama la "fuerza" de los Estados Unidos, ya que los modos de vida tradicionales establecidos no concuerdan con el principio histórico del "progreso sin fin" darwiniano lineal en lo industrial, técnico y económico. Peters continúa:

“No habrá paz. En cualquier momento dado del resto de nuestras vidas, habrá múltiples conflictos en formas mutantes en todo el mundo. El conflicto violento dominará los titulares, pero las luchas culturales y económicas serán más estables y, en última instancia, más decisivas. El papel de facto de las fuerzas armadas de los Estados Unidos será mantener el mundo seguro para nuestra economía y abierto a nuestro asalto cultural. Para esos fines, haremos una buena cantidad de asesinatos” (Énfasis añadido).

Peters se refiere a ciertas culturas que intentan reafirmar sus tradiciones, y nuevamente enfatiza que esta distorsión cultural universal que se está imponiendo es uno de los "placeres infecciosos" de Huxley. Se vuelve a enfatizar la inevitabilidad histórica, ya que los regímenes que lo "rechazan" (sic) serán lanzados a lo que en términos de Trotsky es el "basurero de la historia". Lo que Yockey llamó la "distorsión cultural" es descrito aún más enérgicamente por Peters como una "infección".

“Sí, las culturas extranjeras están reafirmando sus identidades amenazadas, generalmente con un éxito marginal, si es que lo hay, y sí, están tratando de escapar de nuestra influencia. Pero la cultura estadounidense es contagiosa, una plaga de placer, y no tienes que morir por ella para verse obstaculizado o perjudicado en su integridad o competitividad. La lucha de otras culturas para resistir la intrusión cultural estadounidense desvía sus energías de la búsqueda del futuro. No debemos temer el advenimiento de regímenes fundamentalistas o de rechazo. Simplemente están garantizando el fracaso de sus pueblos, al tiempo que aumentan aún más nuestra fuerza relativa (cursiva nuestra)”.

Michael Ledeen (anteriormente consultor del Consejo de Seguridad Nacional de los EE. UU., el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa, ahora con la Fundación para la Defensa de las Democracias, que es otra organización que trabaja para el "cambio de régimen") en términos similares al de Peters, hace un llamado a los Estados Unidos para que cumplan su "misión histórica" de "exportar la revolución democrática” en todo el mundo. Al igual que Peters, Ledeen predica que esta revolución mundial es una parte necesaria de la "guerra contra el terrorismo", pero también enfatiza que la "revolución mundial" es la "misión histórica" de los Estados Unidos y siempre lo ha sido. Escribiendo en una revista nacional "neoconservadora", Ledeen afirma:

“... [Somos] el único país verdaderamente revolucionario del mundo, como lo hemos sido por más de 200 años. La destrucción creativa es nuestro segundo nombre. Lo hacemos automáticamente, y es precisamente por eso que los tiranos nos odian y se ven obligados a atacarnos (cursiva nuestra)”.

Al igual que Peters, Ledeen afirma un principio fundamental de la morfología cultural como el estudio de la vida de una cultura como organismo, cuando se refiere a la "misión destructiva" de Estados Unidos como algo que hace "automáticamente" (sic); es decir, que es la característica innata del organismo cultural estadounidense comportarse de esa manera; un imperativo orgánico interno.

“La libertad es nuestra arma más letal, y los pueblos oprimidos de los regímenes fanáticos son nuestro mayor activo. Necesitan escuchar y ver que estamos con ellos, y que la misión occidental es liberarlos, bajo líderes que los respetarán y preservarán su libertad”.

Ledeen se refiere a una misión, por lo tanto, se ve en tales sectores como de naturaleza mesiánica, pero, por supuesto, Ledeen, como todos los demás apologistas de la hegemonía global de la distorsión de la cultura, describe esto como una "misión occidental" (sic) que es una completamente falsa, y está calculada para engañar, al igual que Estados Unidos fue anunciado como el líder del "mundo occidental" al oponerse al "comunismo" durante la Guerra Fría, cuando en realidad su estrategia era difundir el bolchevismo en su sentido más destructivo - trotskista -  [2]. Ledeen se refiere a la exportación de la revolución como uno pensaría que un viejo troskista la exhortaría, pero afirma hablar por el "conservadurismo" estadounidense, un fenómeno que Yockey describiría como un elemento de "cultura retardataria", un estrato "liderazgo" en bancarrota, en un sentido nominal, que se convierte en el mercenario de la distorsión cultural. Cabe señalar que el neoconservadurismo estadounidense es una metamorfosis del trotskismo que ha sufrido un cambio alquímico en la destilería del anti-estalinismo de la Guerra Fría [3].

Ledeen se refiere, por lo tanto, en términos bolcheviques a exportar una "revolución democrática" y le da crédito al régimen estadounidense por haber derrocado tanto al bloque soviético como al gobierno blanco en Sudáfrica, regímenes que a su manera eran anacronismos ene el "nuevo orden mundial" y por lo tanto, tenían que ser eliminados, como es el caso de los Estados islámicos de hoy, en interés de lo que el cripto-masón George HW Bush llamó abiertamente el "nuevo orden mundial" en referencia directa a la primera guerra contra Irak. Notase que Ledeen menciona la "misión histórica" de los Estados Unidos y la "carga revolucionaria" de los Estados Unidos, nuevamente expresiones mesiánicas que reflejan la misma mentalidad que Marx y Trotsky, y como para confirmar la naturaleza de esta misión, Ledeen utiliza el término "audacia" para describir la perspectiva de los neo-mesianistas americanos.

“... es hora, una vez más, de exportar la revolución democrática. Para aquellos que dicen que no se puede hacer, solo necesitamos señalar la década de 1980, cuando lideramos una revolución democrática global que derrocó a los tiranos desde Moscú a Johannesburgo. Entonces, también, la gente inteligente dijo que no se podía hacer, y se rieron burlándose de Ronald Reagan cuando dijo que los tiranos soviéticos se habían acabado y pidió a Occidente que pensase mucho sobre cómo sería una época poscomunista. Destruimos el Imperio soviético y luego nos alejamos de nuestro gran triunfo en la Tercera Guerra Mundial del siglo XX. Como escribí tristemente en ese momento, cuando Estados Unidos abandona su misión histórica, nuestros enemigos se animan, se fortalecen y, finalmente, comienzan a matarnos nuevamente. Y así lo han hecho, obligándonos a asumir nuestra carga revolucionaria y derribar los regímenes despóticos que han hecho posible los odiosos eventos del 11 de septiembre" [4].

El paleoconservador estadounidense, Jospeh Sobran, comentó en 2001 de esta situación mundial que:

“El antiamericanismo ya no es una mera moda de estudiantes universitarios marxistas; es una reacción profunda de las sociedades tradicionales contra una modernización corrupta y corruptora que se les impone, tanto por la violencia como por la seducción. Enfrentados a la América (Estados Unidos) de hoy, entonces, el árabe cristiano se encuentra en una inesperada simpatía con su enemigo musulmán" [5] (Énfasis añadido).

El "bolchevismo de Washington" se puede llamar hoy fácilmente "neoconservadurismo". Si bien esto puede parecer una paradoja, incluso un absurdo, la naturaleza de esto puede ser fácilmente entendida por aquellos que tienen la perspectiva más alta proporcionada por la morfología cultural de Yockey, que se refiere al espíritu o imperativo interno de las doctrinas, en lugar de a las superficialidades. El "bolchevismo" en ese contexto podría usarse para describir cualquier cosa de naturaleza orgánicamente destructiva que implique la manipulación de las masas. Por lo tanto, Yockey veía los principios "democráticos" de Estados Unidos como fundamentalmente comunistas, siendo ambas formas de materialismo surgidas del mismo Zeitgeist del siglo XIX:

“Los valores principales del comunismo son idénticos a los de la democracia liberal... La única diferencia entre la democracia liberal y el comunismo en la práctica era que el comunismo era una intensificación de esas creencias que se convertían en políticas...” [6].

Los apologistas estadounidenses para la hegemonía global que ahora es llamada como los mismos principios que fueron inaugurados por la "Revolución de 1933" [7], el "neoconservadurismo", a menudo en realidad provienen de un fondo bolchevique o menchevique, a diferencia de lo que el filósofo estadounidense Paul Gottfried ha acuñado en llamar el "paleoconservadurismo". El movimiento "neoconservador" tuvo un aporte importante del trotskismo, a menudo a través del Congreso para la Libertad Cultural, y se ha mantenido básicamente neo-trotskista. He intentado rastrear esto desde la división de Trotsky-Stalin o lo que Yockey percibió desde el principio como una dicotomía del bolchevismo eslavo versus el bolchevismo judío, hasta las facciones dentro de la izquierda estadounidense lideradas por el agente de la CIA Sidney Hook, y en particular por el faccionalista trotskista Max Shachtman, estas tendencias dentro de la izquierda estadounidense se obsesionaron tanto con oponerse al estalinismo que terminaron proporcionando la base para la ideología y las operaciones de la Guerra Fría, que se han transformado en otros métodos para la era post-soviética, continuando difundiendo lo que se llama la "revolución democrática global” [8]. De hecho, no solo Hook y Shachtman terminaron apoyando la estrategia estadounidense de la Guerra Fría, sino también la viuda de Trotsky, Natalia Sedova, que rompió con la Cuarta Internacional y elogió a los Estados Unidos por sus acciones en Corea, mientras que postulaba, como Shachtman, a la URSS como el principal obstáculo para el socialismo mundial [9].

De este trasfondo surgió el National Endowment for Democracy antes mencionado, que tomó el lugar del redundante Congreso para la Libertad Cultural después de la Guerra Fría, para continuar el "bolchevismo de Washington" en nuevas direcciones. Fue fundado en 1983 por el shachtmaniano Tom Kahn, de la AFL-CIO, quien había desarrollado una red de contactos con socialdemócratas en todo el bloque soviético, África y América Latina. Otro shachtmaniano, Carl Gershman, se convirtió en el primer presidente en 1984 y fue fundador de los socialdemócratas de los Estados Unidos. La NED fue presentado al Congreso por George Agree, y por lo tanto obtiene fondos del Congreso para sus operaciones revolucionarias mundiales [10].

Cuando Yockey publicó Imperium en 1948, veía a Rusia como ajena e incompatible con el organismo cultural occidental y, por lo tanto, como un "enemigo externo" [11], una visión que persistió en su ensayo final, "El mundo en llamas: una estimación de la situación mundial”, escrito en 1960, el año de su muerte. Yockey continuó defendiendo una posición neutralista para Europa en caso de un conflicto entre Estados Unidos y Rusia, aunque durante mucho tiempo consideró que la ocupación rusa de Europa era menos dañina para el organismo cultural que la ocupación de Estados Unidos, y vio la posibilidad de occidentalizar a un ocupante ruso. Él vio el aumento del neutralismo de los Estados como uno de los pocos desarrollos positivos en la situación mundial, y en particular el surgimiento del nacionalismo árabe, en ese momento personificado por "un hombre grande y vigoroso", Nasser [12]. Vio el Islam resurgente como un bloque que disminuía el poder del sionismo mundial sin aumentar el "poder ruso-chino". Aquí Yockey estuvo significativamente equivocado al ver a China-Rusia como un bloque. No hubo un bloque chino-soviético durante el tiempo de Yockey, y no existe uno ahora, a pesar de una alianza pragmática temporal. Es más probable que Estados Unidos y China formen un bloque para contener a Rusia, tal como lo hicieron durante la década de 1970. Tal conclusión está dentro del alcance de la morfología cultural, aunque el conflicto ruso-chino solo se hizo evidente poco después de la muerte de Yockey [13].

Sin embargo, al igual que con el surgimiento del Islam, Yockey también vio que un bloque latinoamericano seguramente representaría una molestia para la plutocracia, y utilizó el ejemplo de Cuba en ese momento. En los últimos años, la Venezuela de Chávez ha alentado activamente la formación de un bloque bolivariano en América Latina, al tiempo que repudia tanto a los EE. UU. como al sionismo, y cuenta con el apoyo significativo de Rusia para hacerlo [14].

Rusia está cargada de posibilidades y conserva la única apariencia de una "horda bárbara" con el poder de pureza suficiente para barrer la suciedad de la decadencia que impregna al "Oeste" en su ciclo de declive. Rusia continúa mostrándose insensible a la "democracia" a pesar de los desventurados esfuerzos de los "retardatarios culturales" como Gorbechev y Yeltsin. El ruso es un "campesino" eterno como Yockey declaró, inmune a la decadencia de la megalópolis. La forma en que el régimen ruso trata con los oligarcas es un signo de salud cultural. Mientras que una civilización ruso-occidental orgánica puede o no ser posible, tal concepción no es desconocida, De Gaulle propone una "Europa unida desde el Atlántico a los Urales" [15] mientras que otro pensador geopolítico francés, Olivier Vedrine, considera, en contraste con Yockey, Rusia como un ser "europeo", proclamando un frente unido [16]. La situación mundial tal como está ahora ha cambiado desde los tiempos de Yockey, pero el método analítico de Yockey sigue siendo legítimo, incluso si lleva a conclusiones con respecto a Rusia, China y los Estados Unidos que difieren de las propias de Yockey. Pero, como lo demuestra su reacción ante el Juicio por Traición de Praga en 1952, Yockey fue sobre todo un realista que fue capaz de revisar radicalmente su pensamiento en función de circunstancias cambiantes.

Notas:

[1] Ralph Peters, “Constant Conflict,” Parameters, Summer 1997, 4–14. http://www.usamhi.army.mil/USAWC/Parameters/97summer/peters.htm

[2] K. R. Bolton, “America’s ‘World Revolution:’ Neo-Trotskyite Foundations of US Foreign Policy,” Foreign Policy Journal, May 3, 2010.http://www.foreignpolicyjournal.com/2010/05/03/americas-world-revolution-neo-trotskyist-foundations-of-u-s-foreign-policy/

[3] K. R. Bolton, “America’s ‘World Revolution.’”

[4] Michael Ledeen, “Creative Destruction: How to Wage a Revolutionary War,” National Review online, September 20, 2001. http://old.nationalreview.com/contributors/ledeen092001.shtml

[5] Joe Sobran, conservative Catholic columnist, “Why?,” SOBRAN’S — The Real News of the Month, vol. 8, no. 11 (November 2001).

[6] Yockey, “Proclamation of London,” 13.

[7] ¿No podría considerarse que fue con Woodrow Wilson cuando se inauguró la "Revolución Americana"?

[8] Como el presidente Bush se refirió a él en 1983 ante una conferencia de la NED, al afirmar que tal como el bloque soviético había sido "liberado" bajo Reagan, inauguraría la "liberación" del mundo musulmán. Fred Barbash, “Bush: Iraq Part of ‘Global Democratic Revolution’: Liberation of Middle East Portrayed as Continuation of Reagan’s Policies,” Washington Post, November 6, 2003.

[9] Natalia Sedova Trotsky, May 9, 1951, Mexico City, letter to the leadership of the Fourth International and the U.S. Socialist Workers Party, Labor Action of June 17, 1951. http://www.marxists.org/history/etol/newspape/socialistvoice/natalia38.html

[10] Bolton, “America’s ‘World Revolution.’”

[11] Imperium, 586.

[12] Yockey, “The World in Flames: An Estimate of the World Situation,” VI.

[13] Bolton, “Russian and China: An Approaching Conflict.”

[14] Bolton, “An ANZAC-Indo-Russian Alliance? Geopolitical Alternatives for Australia and New Zealand,” India Quarterly, vol. 6, no. 2 (August 2010), 188.

[15] Yockey consideró a De Gaulle como un "cretino", pero lo vio encarnando el deseo europeo de neutralidad, y afirmó que "un idiota podría salvar a Europa", habiéndose "alineado accidentalmente" con esta "fuerza espiritual". Yockey, “The World In Flames,” VI.

[16] Olivier Vedrine, “Russia is indeed a European country,” September 2009. Cited by Bolton, India Quarterly, 188–89.