Vino in veritas: el vino en la historia de Francia

23.11.2020

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Las huellas más antiguas de la actividad vinícola se pueden encontrar en Armenia, las cuales se remontan a hace 6000 años. Las vides se encuentran luego en el Medio Oriente y Egipto, luego en Grecia (se dice que Alejandro el Grande murió por beber en exceso) y en Italia. Es decir, es la historia del vino que nos cuenta Didier Nourisson está íntimamente ligada a la historia de Europa y de Francia en particular. La tradición europea del “portero de la salud” vendría entonces de las libaciones que los griegos hacían a los dioses, para nuestro país, en esta zona, las cosas empezaron bastante mal. La conquista de la Galia, de hecho, se habría visto facilitada por el apetito de los galos por el jugo de la vid: "mientras los celtas bebían su vino, los romanos solo necesitan desangrarlos". 

Este inmoderado gusto por el vino continuará después de la conquista. En la Galia romana, esta bebida era tan solicitada que un tarro de vino costaba lo mismo que un esclavo, lo que llevó a Diodoro de Sicilia a considerar que “para el licor, ¡teníamos al copero!”

Al contrario de la imagen difundida por Rabelais, el monje medieval rara vez bebía mucho. Lo mismo ocurre con los campesinos: "En la Edad Media, el consumo de vino seguía siendo prerrogativa de los altos dignatarios de la Iglesia, de los nobles, de los patricios de las ciudades. Sus campesinos se contentan con trabajar las vides. En los tiempos modernos, el campesinado se mantuvo sobrio".

Sin embargo, el vino jugará un papel en algunos eventos históricos importantes. Así, la Revolución Francesa comenzó en Lyon y luego en París con la destrucción de las barreras de la subvención, impuesto impopular considerado responsable del alto precio del vino. "En París en el otoño de 1789, en Lyon de nuevo en el verano de 1790, multitudes de borrachos avanzan en zigzag el proceso revolucionario", dice Didier Nourrisson.

En un libro que relata tanto la historia de nuestra bebida nacional como su lugar en la historia de Francia (las revueltas del vino de 1907), el autor nos da a lo largo del camino un resumen muy útil de las diferentes técnicas de vinícolas con el vocabulario técnica de la vinicultura para las diferentes regiones de Francia, sin olvidar la historia de la etiqueta que adorna las botellas y de la publicidad del vino, a menudo basada en recomendaciones médicas que a menudo resultan de la frase de Pasteur: ¡“El vino es la bebida más saludable e higiénica”!

Didier Nourrisson, Une histoire du vin, Perrin, 2017, 380 p

Fuente: http://rebellion-sre.fr/vino-in-veritas-le-vin-dans-lhistoire-de-france/