España

Entrevista a la plataforma patriótica Millán-Astray

25.05.2021

Una de las organizaciones que, en los últimos tiempos, más ha desarrollado un activismo en pos de la identidad histórica fidedigna, la unidad sólida y la grandiosidad españolas es la Plataforma Patriótica Millán Astray, cuyos miembros denotan tener, a la par de una inteligencia prístina y fecunda, un patriotismo límpido y cardinal.

Orgullo por lo nuestro… Malabares inclusivos por el Día de la Hispanidad

12.10.2020

¿Cómo parecer sin ser? ¿Cómo no parecer, siendo? Esta es la disyuntiva que se presenta de frente a las grandes empresas cuando se tratan de publicitar en grandes medios. La imagen que se transmite a la sociedad se debe cuidar, es decir, la apariencia, el parecer, se sea o no, es un aspecto central en los departamentos de marketing de las empresas que de estos disponen. Y esta imagen a transmitir debe caminar paralela a los carriles que marca la opinión de las mayorías, o al menos, de todo lo que se sitúa dentro de la esfera de lo comúnmente llamado ‘políticamente correcto’. Cruzar perpendicularmente estos carriles sería el inicio del fin, supondría comprimir el público objetivo en pos de un lastre tan pesado y poco agradecido como pueden ser las ideas y la coherencia.

Por un Bloque nacional-popular

03.10.2020

La lucha de clases no ha concluido. El sistema neoliberal turbocapitalista nos quiere convencer del fin de la historia, esto es, del fin de la guerra de clases, desde 1989. Pero no se sostiene tal mentira. Como ha escrito una y mil veces Diego Fusaro, la guerra de clases ha mutado en “masacre de clases”. El mundo experimenta hoy una gestión unipolar de la lucha clasista, una gestión desde arriba, desde el polo dominante. Una clase dominante sumamente reducida en términos demográficos, pero omnímoda, gestiona la corriente general de la Historia, cual es la lucha entre dominantes y dominados. No se puede paralizar la lucha clasista mientras el modo de producción dominante sea el capitalismo, pero lo que sí ha terminado por ocurrir es que esta lucha se gestiona ahora por parte de la clase ultracapitalista en su beneficio.