España

PSOE-Podemos: Primer gobierno de coalición de izquierdas en España

08.01.2020

Viendo en retrospectiva, el pasado 10 de noviembre de 2019 se celebraron elecciones anticipadas a las Cortes Generales (parlamentarias) en España, pero ningún partido obtuvo la mayoría absoluta de escaños en el Congreso para formar gobierno. Es más, ni siquiera las posibles coaliciones entre los 5 partidos mayoritarios suman una mayoría absoluta y todos se ven necesitados de los votos provenientes de minoritarios partidos regionales o nacionalistas (separatistas).

Manolo Monereo de la mano de Gramsci y Fusaro: contra la izquierda traidora.

02.01.2020

Es posible otra izquierda. Incluso es posible una alternativa política que no sea ni de izquierda ni de derecha, que sea, simplemente "decente". Manolo Monereo no precisa presentación: comunista, marxista, gramsciano. Monereo es la izquierda "de toda la vida". Pero es la izquierda honesta que no pasa por el aro del globalismo. Es una de esas pocas voces (juntémosla a la de Julio Anguita) que no pone reparos en una defensa del marco nacional, por qué no decirlo, marco patriótico, en la defensa de las clases trabajadoras.

La Reconquista del carácter

19.10.2019

LA RECONQUISTA DEL CARÁCTER
Juan Villegas. Profesor de Filosofía.
Publicado en La Tribuna de Ciudad Real [19-10-2019]. Sección "Eudaimonía".

España vive un nuevo 711. Sobre el método de las correspondencias de Spengler y la actual "pérdida de España"

14.10.2019

En la magna obra de Spengler, La Decadencia de Occidente, aparece un "bosquejo" sobre la morfología de las culturas. Éstas, a la manera de plantas, se esparcen sobre el paisaje de la Historia de los hombres. El historiador ha de ver las vegetaciones culturales desde la altura, desde la lejanía, así como desde la propia cultura, devenida ésta en civilización cuando el recorrido ya es largo y decrépito. 

Una España soberana en la era de la Globalización.

28.06.2019

Nos han quitado muchas cosas por el camino. Maravillosas tradiciones que recordamos con cariño de nuestros padres y abuelos, paisajes hermosos hoy pasto del asfalto y el hormigón, palabras eternas con las que definíamos las aventuras de la infancia, el respeto a una herencia secular, la concordia fraternal entre personas de origen distinto, la estabilidad y dignidad en el trabajo que nos hacía suficientes, esa sensación de seguridad con la que podíamos jugar en la calle, referentes morales hoy destruidos por la televisión, el orgullo por los símbolos que nos unen. Y no es mera nostalgia por un pasado recordado; es la evidencia empírica del precio de un desarrollo no siempre adecuado y sostenible.