Atentado en Turquía: 7 muertos. Erdogán coincide con Obama en EEUU

Viernes, 1 Abril, 2016 - 09:00

Un ataque con coche bomba en Turquía ha matado este jueves a al menos siete policías y ha herido a otros 13.

Según las autoridades 27 personas han resultado heridas, incluidas 14 civiles. Dos de los heridos, un civil y un policía, están en estado crítico. Las autoridades locales creen que el vehículo, repleto de explosivos, ha sido accionado a distancia.

El objetivo era un autobús de las fuerzas de seguridad, que ha sido atacado cerca de la estación de autobuses de Diyarbakir, en el sudeste de Turquía. Diyarbakir, ciudad de mayoría kurda, es desde diciembre el escenario de diversos enfrentamientos entre las fuerzas del orden y simpatizantes del Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Aunque el ataque no ha sido reivindicado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que ha confirmado 7 muertos, no ha tardado en responsabilizar al PKK.

“No aguantamos más los ataques terroristas. Espero que estos ataques hagan ver a Europa y otros países la verdadera cara del terrorismo del PKK y de otros grupos de sus afiliciones”, ha declarado Erdogan desde Washington.

Este atentado se produce un día antes de la visita a Diyarbakir del primer ministro Ahmet Davutoglu.

Obama coincide en Washington con Erdogan para abordar la lucha contra el terrorismo

El presidente de EEUU, Barack Obama, se reunió en Washington con su homólogo de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, con quien abordó cuestiones de seguridad, la lucha contra el terrorismo y el problema de migración, comunicó este viernes la Casa Blanca.

El encuentro se produjo en los pasillos de la Cumbre de Seguridad Nuclear inaugurada el jueves en Washington.

Obama expresó sus condolencias a Erdogan por el atentado en la ciudad de Diyarbakir y "reiteró el apoyo de EEUU a la seguridad de Turquía y a la lucha común contra el terrorismo".

Los dos mandatarios discutieron, al parecer, sobre la lucha contra el grupo terrorista Daesh (autodenominado Estado Islámico).

La polémica en torno al encuentro de los dos líderes surgió después de que la Casa Blanca informara que la apretada agenda de Obama le impedía entrevistarse con Erdogan, lo que se ha venido considerando como un indicio de enfriamiento en las relaciones entre Washington y Ankara. Quizá, la situación cambiara a raíz del último atentado en Turquía y Obama "encontró tiempo" para reunirse con su homólogo turco.