Bloqueo económico se mantiene en vigor a pesar de visita de Obama a Cuba

Miércoles, 23 Marzo, 2016 - 13:00

A pesar de la visita oficial que realiza el presidente estadounidense, Barack Obama, a Cuba este semana, el bloqueo económico y financiero impuesto injustamente desde hace más de 50 años contra el país caribeño se mantiene vigente.

Si bien, el acercamiento entre Obama y el presidente, Raúl Castro, representa un avance en la reestructuración de las relaciones bilaterales, pues se ha logrado la autorización del dólar en la nación cubana y la eliminación de la isla en la lista de países terrorista, el bloqueo continúa en vigor y "tiene componentes disuasivos y efectos intimidatorios de alcance extraterritorial", señaló el líder cubano durante una rueda de prensa.

El arribo del mandatario norteamericano a La Habana, capital cubana, coincide con la conmemoración de los 20 años de la ley Helms Burton, normativa que recrudeció el embargo económico establecido por Estados Unidos hacia Cuba desde el 7 de febrero de 1962, el cual es considerado como el genocidio más largo de la historia, debido a sus políticas dirigidas a socavar puntos vitales de la defensa y la economía de la isla.

Estas políticas de acoso financiero por parte del imperio no sólo han traído como consecuencia la desestabilización de las relaciones bilaterales entre ambas naciones durante las últimas cinco décadas, sino que ha implicado serias restricciones para el proceso de desarrollo del pueblo cubano.

Entre las duras medidas en materia económica destaca el embargo total del comercio con Cuba; la restricción de exportación de combustible a la nación caribeña por parte de importantes transnacionales estadounidenses, en 1960; así como la persuasión de EE.UU. dentro de la Organización de Estados Americanos (OEA) para que la mayoría de los países latinoamericanos rompieran relaciones con la isla.

Asimismo, los gobiernos norteamericanos prohibieron a terceros países la venta a Estados Unidos de productos con componentes de origen cubano y la comercialización al país caribeño de productos con partes estadounidenses, lo que ha afectado considerablemente el mercado del níquel y la actividad industrial y petrolera en la isla.

Desde el punto de vista político, este embargo económico, comercial y financiero ha demostrado las pretensiones de la nación norteamericana de poner fin a la Revolución Cubana, a través de la intensificación de un clima de dificultades para la inversión extranjera y el impacto significativo en el desarrollo económico y social de su pueblo.

Sin duda, la visita de Obama no marca el fin de la guerra económica, sino, más bien, simboliza el comienzo de una batalla política en la que EEUU, a través de muestras de entendimiento, busca ganarse el afecto de aquellos revolucionarios cubanos que por la fuerza no ha podido doblegar.
Es Noticia: Barack Obama en Cuba

Raúl Castro: Pueblo cubano no renunciará al destino que libre y soberanamente ha escogido

http://www.avn.info.ve/sites/default/files/imagecache/nodo-imagen-principal-centro/fotografia/201603/635941861415191660145861339...

El respeto a la soberanía y la libre determinación de Cuba es uno de los cimientos fundamentales e inquebrantables que deben, sin fisura, signar las discusiones para la normalización de las relaciones bilaterales con Estados Unidos, aseveró este lunes el presidente de Cuba, Raúl Castro, tras la reunión que sostuvo con su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, en el Palacio de la Revolución, en La Habana.

"No pudiera pretenderse para ello, que el pueblo cubano renuncie al destino que libre y soberanamente ha escogido, y por el que ha hecho inmensos sacrificios", recalcó el Mandatario cubano.

Durante el encuentro de ambos Jefes de Estado —el primero que realiza un presidente estadounidense a la isla, luego de 88 años— Castro y Obama manifestaron su disposición a construir las mejores relaciones bilaterales posibles, a pesar de las diferencias que existen entre ambas naciones, y la vigencia de un bloqueo económico a la isla que data desde hace 50 años.

"Coincidimos que nos queda por delante un largo y complejo camino por recorrer, pero lo importante es que hemos comenzado a dar pasos para construir una relación de nuevo tipo como la que nunca ha existido entre Cuba y Estados Unidos. Destruir un puente es fácil y requiere de poco tiempo, pero reconstruirlo sólidamente es una tarea mucho más larga y difícil", destacó Castro durante el evento que fuera transmitido por el canal de noticias Telesur.

Entre las peticiones elevadas por el mandatario cubano, destacó la eliminación del embargo económico —un instrumento que ha sido enfrentado por el pueblo cubano desde 1962— y la devolución del territorio de Guantánamo, que permanece ocupado de forma ilegal por Washington y donde opera un campo de detención.

"El bloqueo es el obstáculo más importante para nuestro desarrollo económico y el bienestar del pueblo cubano, por eso su eliminación será esencial para normalizar las relaciones bilaterales (...). Para avanzar hacia la normalización también será necesario que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la base naval de Guatánamo", recalcó.

La reanudación de las relaciones entre ambos países ha permitido resultados concretos, y positivos, que fueron citados por el presidente Castro: la reanudación del correo postal directo, la firma del acuerdo para el establecimiento de los vuelos regulares, la ampliación de la cooperación en áreas de interés mutuo, y la suscripción de dos memorándums de entendimiento enfocados en la protección del medio ambiente y áreas marinas, y otro para mejorar la seguridad de la navegación marítima.

Ataque contra Venezuela es contraproducente

Durante el encuentro entre ambos mandatarios, Castro le advirtió a Obama sobre su preocupación por la aplicación del decreto injerencista contra Venezuela, que cataloga al país suramericano como "una amenaza inusual y extraordinaria" para EEUU y que fuera ratificado por un año más el pasado 3 de marzo.

"La desestabilización que se intenta en Venezuela es contraproducente para el ambiente en el continente", subrayó Castro, quien alertó que este instrumento tiene como propósito sumar un obstáculo en la estabilización y desarrollo de Venezuela, país afectado por acciones de guerra económica y mediática, que buscan socavar a la Revolución Bolivariana.

La promesa de la no intervención

Durante la rueda de prensa, el presidente Barack Obama se mostró sonriente y dispuesto a responder las preguntas realizadas por periodistas internacionales. Desde allí, indicó que su gobierno no intervendrá en los asuntos internos de Cuba, y manifestó que con la aplicación de nuevos acuerdos en materia de agricultura, educación, comercio y salud, ambos países comenzarán a dibujar el camino para levantar el bloqueo.

"Estados Unidos reconoce el progreso de Cuba como nación, sus grandes logros en educación, salud, y lo más importante: Cuba es un país soberano, tiene un gran orgullo de serlo y el futuro de Cuba va a ser decidido por los cubanos, por nadie más", expresó Obama.

El mandatario norteamericano agradeció al pueblo cubano por un caluroso recibimiento hacia él y su familia, y resaltó la belleza de los lugares históricos de la Habana Vieja, su comida, y la obra de José Martí, sintiéndose complacido de visitar la isla. Luego de ello, manifestó su disposición de generar mecanismos para que ambos países mantengan una relación cada vez más fuerte, que permita acelerar el comercio y brinde oportunidades en materia de educación y salud.

"A los cubanos les daremos mayor acceso al dólar, a las transacciones internacionales. Esto ayudará a tener mejores oportunidades de negocios (...) Acordamos profundizar nuestra cooperación en agricultura para apoyar a nuestros agricultores y que ellos se relacionen con agricultores cubanos", dijo.

Sin embargo, no indicó cuándo su país podría levantar el bloqueo contra Cuba, medida que ha generado serias restricciones para el proceso de desarrollo del pueblo cubano. "El bloqueo va a finalizar, cuando, no estoy seguro", aseguró Obama.

Finalizada la rueda de prensa, Obama sostuvo un encuentro con empresarios cubanos —algunos de ellos dedicados al área textil y la estética— a quienes garantizó la aplicación de los acuerdos anteriormente señalados.

ALBA