España: nuevas detenciones de yihadistas con nacionalidad española

Jueves, 29 Diciembre, 2016 - 12:00

La Guardia Civil y los servicios de inteligencia turcos detuvieron este miércoles a dos mujeres y a sus hijos menores en la frontera turco-siria, cuando al parecer retornaban a España tras colaborar supuestamente con el grupo terrorista Daesh.

Las dos mujeres son Assia Ahmed y Fatima Akil Laghmich, con nacionalidad española, consideradas por Interior como integrantes del Daesh y casadas, respectivamente, con Mohamed Hamaduch --también conocido como 'Kokito Castillejos'-- y Mourad Kadi, dos yihadistas que habrían muerto en acciones suicidas en Siria.

Las fuerzas de seguridad del Estado han detenido en 2016 a 69 personas acusadas de estar vinculadas con el terrorismo yihadista en un total de 36 operaciones desarrolladas en España.

Según el Ministerio del Interior, desde 2015, año en el que se elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA-4), las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a un total de 175 sospechosos de ser terroristas yihadistas.

Desde el atentado del 11 de marzo de 2004, se han realizado más de doscientas operaciones que han permitido la detención de 736 personas relacionadas con el terrorismo yihadista (671 en España y 65 en el exterior).

Las fuerzas de seguridad han abierto en el último año 45 nuevas operaciones contra el terrorismo yihadista a partir de la información remitida por los ciudadanos a través de los canales de Stop Radicalismos, una campaña que puso en marcha el Ministerio del Interior el 4 de diciembre de 2015.

Por otra parte, unos 30 yihadistas han retornado a España desde países como Siria o Irak tras enrolarse en las filas de grupos terroristas como Estado Islámico (Daesh). En octubre, el Ministerio del Interior cifró en unos 190 el número de nacionales o residentes en España que combatían en zonas de conflicto, de los que un 25% ha fallecido y el 15% ha retornado.

La detención de las dos mujeres procedentes de Siria y la de otros dos individuos detenidos este miércoles en Madrid por un delito de enaltecimiento del terrorismo, con nacionalidad española, pero de familias oriundas de Marruecos y Gambia, abre de nuevo el debate sobre el descontrol de la inmigración masiva y los requisitos para la concesión de la nacionalidad, así como de la necesidad de controlar la expansión de corrientes religiosas radicales financiadas por los países del Golfo, tales como Arabia Saudí o Qatar, aliadas no obstante de los países occidentales.