Expulsión mutua de diplomáticos eleva la tensión entre India y Pakistán

Viernes, 28 Octubre, 2016 - 12:00

Una expulsión mutua de diplomáticos generó ayer nuevos elementos de tensión entre la India y Pakistán, en medio de crecientes episodios de violencia armada en la frontera común en la disputada región de Cachemira.

Nueva Delhi anunció ayer que ordenó a un funcionario pakistaní, identificado como Mehmood Akhtar, abandonar el país en 48 horas por realizar acciones ajenas a su labor.

El secretario indio de Relaciones Exteriores, S. Jaishankar, convocó al Alto Comisionado de Pakistán en Nueva Delhi (embajador), Abdul Basit, para transmitirle que uno de sus empleados 'ha sido declarado persona non grata por actividades de espionaje', escribió en Twitter el vocero de la cancillería nacional, Vikas Swarup.

Por su parte, el oficial de la policía Ravindra Yadav detalló que dos ciudadanos indios fueron arrestados por su implicación en una red de espionaje encabezada por Akhtar. Las tres personas fueron detenidas cerca del zoológico de esta capital cuando los dos nacionales fueron a entregar información a Akhtar sobre el despliegue militar de Nueva Delhi en la frontera común, subrayó el oficial.

Yadav reveló que en un principio Akhtar se presentó a las autoridades como un ciudadano indio, pero luego admitió su verdadera identidad y reclamó inmunidad diplomática.

Según fuentes pakistaníes, el embajador Basit 'presentó una enérgica protesta' por la detención del funcionario al estimar que es una violación de la Convención de Viena.

Horas después, Islamabad expulsó a Surjeet Singh, un funcionario de la embajada india por 'violar la Convención de Viena y las normas diplomáticas establecidas', anunció la cancillería pakistaní.

La tensión entre ambas potencias nucleares, siempre presente, aumentó el 18 de septiembre cuando cuatro extremistas provenientes de Pakistán atacaron una base militar india en la norteña localidad de Uri, que causó la muerte a 19 uniformados.

La India y Pakistán mantienen desde 1947 una disputa por la dividida Cachemira, que ambas naciones reclaman en su totalidad.