Siria: Rusia responde a las provocaciones de Israel y EEUU

Lunes, 25 Abril, 2016 - 10:00

Un análisis afirma que el acuerdo militar entre EE.UU. y Rusia para prevenir accidentes aéreos en Siria se ha roto, ya que Rusia "permitió" que sus cazas realizasen “simulacros” de ataques a cazas estadounidenses.

En octubre de 2015, se firmó un memorando entre Estados Unidos y Rusia sobre la prevención de accidentes aéreos en Siria —en el que se comprometían, entre otras cosas, a mantener las distancias entre sus aviones—, después de que sucedieran varios incidentes peligrosos en el espacio aéreo sirio entre sus aviones de combate.

Sin embargo, Rusia ha roto este acuerdo de forma rutinaria, asegura ahora un informe publicado el martes por el laboratorio de ideas británico Chatham House, y redactado por Keir Giles, miembro asociado de su programa Rusia y Eurasia.

Como más reciente incidente cita el de la semana pasada, cuando EE.UU. acusó a Rusia de haber realizado maniobras "agresivas" y "no seguras" después de que dos aviones de combate Su-24 volaran cerca de un destructor estadounidense en el mar Báltico. Un suceso que según el informe, no tenía que haber ocurrido tras haber firmado el memorando.

En realidad, según Giles, el memorando se rompió apenas unas semanas después de su firma, cuando en noviembre, las Fuerzas Aéreas de EE.UU desplegaron en la base aérea de Incirlik, en el sur de Turquía, 12 aviones F-15, la mitad de ellos del modelo F-15C Eagles, diseñados para el combate aire-aire.

Rusia, apunta, vio la llegada de estos aviones de combate como una amenaza potencial a su propia fuerza aérea, por lo que sus pilotos tomaron "la oportunidad de practicar maniobras agresivas contra los aviones estadounidenses” como realizar "posicionamientos para ataques simulados".

La coalición liderada por EE.UU. comenzó a bombardear a los terroristas en Siria en septiembre de 2014 sin la autorización de Damasco, y Rusia empezó su ofensiva aérea contra los terroristas en Siria en septiembre de 2015, tras recibir una petición en ese sentido del presidente sirio, Bashar Al-Asad.

Por último, el gabinete estratégico advierte de que un incidente que implique a las Fuerzas Aéreas de Rusia y de Estados Unidos —o a los aviones de guerra de cualquier otro país de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)— incrementaría el riesgo de una grave crisis internacional.

Fuerzas rusas dispararon dos veces contra avión militar israelí en Siria

Las fuerzas rusas en Siria dispararon al menos dos veces contra un avión militar israelí, ha revelado este viernes el diario israelí Yedioth Ahronoth.

El referido rotativo no ha citado fuentes ni ha mencionado fechas ni ubicaciones del incidente. Tampoco ha indicado si los aviones del régimen israelí sufrieron daños o no.

Según el sitio israelí Debka, el incidente tuvo lugar este miércoles. Él señala que cuatro aviones F-16 israelíes se aproximaron a la base aérea siria de Hamaimim, donde está situada la Fuerza Rusa en Siria. El mando ruso envió a dos de sus cazas Su-30 a interceptar a los aparatos israelíes. También situó a sus baterías antiaéreas S-300 y S-400 en estado de alerta.

Después del incidente de los disparos, los aviones israelíes dieron media vuelta y posteriormente los Su-30 regresaron a la base.

Por su parte, el canal israelí Canal 10 dijo que un avión ruso se aproximó a otro israelí en la costa mediterránea de Siria la pasada semana, pero no hubo contacto entre ellos.

Israel ha violado repetidamente el espacio aéreo de Siria y ha bombardeado objetivos dentro del país, que lucha contra los militantes respaldados desde el extranjero.

El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, planteó el asunto con el presidente ruso, Vladimir Putin, cuando visitó Moscú. Poco antes, Putin recibió al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

El pasado mes, el periódico israelí Haaretz dijo que el rey Abdulá II de Jordania había señalado que aparatos jordanos F-16 que apoyaban a aviones israelíes protagonizaron otro incidente con aviones rusos en la frontera sirio-jordana, pero no mencionó el momento justo en que tuvo lugar.

Abdulá II hizo estas declaraciones durante una visita al Congreso de EEUU el 11 de enero.

El miércoles, los medios israelíes anunciaron que un avión israelí tipo F-16, y otro ruso, Sujoi 27, ”se salvaron milagrosamente de chocarse” en el espacio aéreo de Siria. Según los informes, el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, habló sobre el asunto con el presidente ruso, Vladimir Putin, en su visita a Moscú (capital rusa) realizada el jueves.

Como respuesta, el mandatario ruso, en una aparente alusión a la situación que vive Siria, aseguró que había razones comprensibles para estas complejas situaciones, ya que existe una circunstancia complicada en la región de Oriente Medio.

Yedioth Ahronoth ha indicado que la referida cuestión se planteó por primera vez durante la visita del presidente del régimen de Tel Aviv, Reuven Rivlin, a Moscú (en marzo pasado), sin embargo, continúa, Putin aseguró desconocer lo ocurrido.

Al mismo tiempo, ha informado de que el comandante de la fuerza aérea israelí, Amir Eshel, tiene previsto reunirse con el ministro ruso de Defensa, Sergei Shoigu, y generales del Ejército de Rusia para abordar los incidentes.

Rusia inició una campaña de bombardeos contra objetivos del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), en Siria, tras la petición de ayuda militar del presidente sirio, Bashar al-Asad.

La implicación del régimen israelí en el conflicto armado sirio no es nada nuevo, ya que Netanyahu ha reconocido que la aviación israelí ha lanzado en los últimos años decenas de ataques aéreos en el país árabe.

Un comandante de EE.UU. amenaza a los cazas rusos

Los comentarios del candidato de Obama a ser el próximo comandante de la OTAN elevan la tensión tras el incidente de los Su-24 rusos que sobrevolaron a baja altura un destuctor estadounidense en el Báltico.

El pasado 13 de abril, EE.UU. denunció que varios aviones militares rusos Su-24 efectuaron un vuelo sobre el USS Donald Cook, un destructor de la Marina de EE.UU. dotado con un sistema antimisiles Aegis, mientras éste realizaba maniobras militares con la OTAN en aguas internacionales del mar Báltico.

Y este jueves Curtis M. Scaparroti, comandante del Ejército estadounidense y candidato de Barack Obama para ser el próximo comandante de la OTAN y del Comando de EE.UU. en Europa, ha vuelto a elevar la tensión en torno al incidente del Báltico con sus declaraciones ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado estadounidense.

A la cuestión del senador John McCain de si Estados Unidos debería reafirmarse ante Rusia entrando en acción para "proteger las vidas de sus ciudadanos", Scaparotti contestó: "sí, y debemos hacerlo saber", recoge el portal Military.

"Debemos hacerles frente y dejarles claro qué es aceptable. Una vez hecho esto, tenemos que imponernos", añadió el militar. "Opino que quieren tantear cuáles son nuestros límites en términos de determinación", concluyó Scaparroti, que tachó lo ocurrido de "imprudente, injustificado y peligroso".

Si se confirmase su posición como comandante de la OTAN, Scaparotti aseguró que el primer paso que daría sería revisar las reglas de combate de EE.UU en la región europea.

Embajador ruso ante OTAN: Moscú responderá con toda su fuerza a actos de intimidación

Rusia responderá a los actos de “intimidación”, como el acaecido con el destructor naval de EE.UU. que recientemente se acercó a la frontera rusa, indicó el representante permanente de Moscú ante la OTAN.

“Ese es otro intento para ejercer presión militar sobre Rusia (…) Nosotros tomamos todas las medidas y precauciones necesarias para compensar los intentos de utilizar la fuerza militar”, dijo el miércoles el representante permanente de Rusia ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Alexander Grushko, durante la primera reunión celebrada en Bruselas (capital belga) entre ambas partes desde que las relaciones se tensaran por la crisis de Ucrania.

El 11 de abril, el destructor de misiles guiados USS Donald Cook navegó cerca de una base naval rusa en el Báltico, una acción que fue respondida con el sobrevuelo de un caza ruso sobre el bombardero estadounidese.

Ese es otro intento para ejercer presión militar sobre Rusia (…) Nosotros tomamos todas las medidas y precauciones necesarias para compensar  los intentos de utilizar la fuerza militar”, dijo el representante permanente de Rusia ante la OTAN, Alexander Grushko.

En esta línea, consideró la política de confrontación de la Alianza Atlántica como el factor principal de la inseguridad en Europa y recalcó que la crisis del continente verde no es por falta de medidas de confianza y de seguridad.

Durante el encuentro, el embajador estadounidense ante la OTAN, Douglas Lute, describió los pasos de Moscú para mejorar las relaciones con la Alianza como inseguros y poco profesionales, y alegó que el destructor estaba de rutina en aguas internacionales cuando se produjo el incidente.

Rusia y la OTAN se han encerrado en una disputa profunda. La alianza militar acusa a Moscú de apoyar a las milicias en el este de Ucrania. El Gobierno ruso niega la acusación y sostiene que la alianza militar occidental está utilizando la situación para acercarse a sus fronteras.

Por su parte, el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, tras la cita admitió que hubo profundos desacuerdos sobre la crisis de Ucrania que no pudieron cambiarse en esa reunión.

“Hemos suspendido la cooperación práctica entre la OTAN y Rusia, pero todos estamos de acuerdo que estamos interesados en mantener abiertos canales de diálogo. Sin embargo, eso no significa que estamos de vuelta a la normalidad”, manifestó Stoltenberg.

Ya son más de 100 buques de la Armada rusa en el Ártico y los océanos

MOSCÚ (Sputnik) — El grupo de los buques militares de Rusia en el Ártico y los océanos supera los 100 barcos, informó este jueves el comandante de la Armada rusa, almirante Vladímir Koroliov.

"El trabajo minucioso resultó en un aumento sin precedentes en la historia moderna del grupo de nuestras fuerzas en el Ártico y los océanos. Hoy superan los 100", dijo.

Koroliov mencionó que la Armada logró hacerlo manteniendo el alto nivel del estado de preparación militar y realizando eventos a gran escala, en los cuales participaron los marineros de todos los rangos.

"Todo el mundo se convenció de la capacidad militar de nuestra Fuerza Aeroespacial, la Flota del Mar Negro y la Flota del Caspio que asestaron un golpe demoledor contra Daesh (autodenominado Estado Islámico) y otros grupos terroristas", recordó.

Asimismo subrayó que esto fue posible "gracias a la preparación de combate intensiva, la renovación cualitativa y la modernización técnica del Ejército ruso y la flota militar".

Moscú comenzó una operación aérea en Siria el 30 de septiembre de 2015 para detener la expansión de grupos terroristas, en particular, Daesh y Frente al Nusra, proscritos en Rusia y varios países más.

A los ataques aéreos se sumaron buques de la Flotilla del Caspio y el submarino Rostov na Donu de la Flota del mar Negro.

Posteriormente, el líder ruso ordenó comenzar a partir del 15 de marzo la retirada de las tropas rusas de Siria, al dar por cumplida su misión antiterrorista, pero dijo que Rusia mantendrá su presencia en el puerto sirio de Tartus y en el aeródromo Hmeymim.

OTAN, sorprendida por la "considerable" presencia militar de Rusia en Siria

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha declarado que Rusia mantiene una presencia militar “considerable” en Siria, pese a que se anunció una retirada de las tropas.

"Pese al anuncio de la retirada parcial (de sus tropas), vemos que Rusia mantiene una presencia militar considerable para apoyar al presidente Bashar al-Asad en Siria", ha afirmado este jueves Stoltenberg.

Pese al anuncio de la retirada parcial (de sus tropas), vemos que Rusia mantiene una presencia militar considerable para apoyar al presidente Bashar al-Asad en Siria", ha afirmado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Asimismo, en declaraciones pronunciadas en una rueda de prensa en Ankara (capital turca), ha afirmado que el frágil alto el fuego de Siria sigue siendo la principal esperanza de poner fin al conflicto.

"La situación sigue siendo tensa en Siria pese a la tregua, que al mismo tiempo sirve como la mejor base para alcanzar una solución negociada de la crisis en que está sumida el país", ha enfatizado el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Desde el 30 de septiembre de 2015, y tras recibir una petición siria de ayuda militar para la lucha antiterrorista, Rusia lleva a cabo una campaña militar contra la banda takfirí EIIL (Daesh, en árabe) y otros grupos armados que operan en el territorio del país árabe.

Sin embargo, a mediados del pasado mes de marzo, el presidente ruso, Vladimir Putin, informó del repliegue de la mayor parte de las tropas presentes en Siria para luchar contra los terroristas que operan en el país árabe, aunque eso no quiere decir que hayan cesado la lucha contra los takfiríes.

Al respecto, un informe de la agencia británica de noticias Reuters indicó el pasado 30 de marzo que tras el anuncio de la retirada del contingente ruso del suelo sirio, el flujo de equipamiento militar al país árabe es mucho mayor que el que retorna.

La portavoz adjunta del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, María Zajárova, ha asegurado este mismo jueves que Moscú sigue defendiendo la tregua  declarada el pasado 27 de febrero por EE.UU., Rusia y Siria, en el país árabe.

“Confirmamos nuestra adhesión” a lo pactado entre Washington y Moscú y luego avalado por la resolución 2268 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU)”, ha subrayado la vocera para después agregar que el Gobierno ruso espera que ambas partes asuman su responsabilidad al respecto.

El Espía Digital