Tasas y grados de la histeria militar: Una opinión de expertos

Jueves, 1 Octubre, 2020 - 11:29

Por T.G. Mardan

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Azerbaiyán ha sido enfáticamente leal a Rusia durante el último cuarto de siglo. El difunto Geidar Aliyev intentó mucho hacer esto, y su hijo permanece fiel a la política de su padre.

Armenia llevó al poder al primer ministro Pashinián, quien es francamente desleal a Rusia, por decir lo menos. El país está repleto de ONGs hostiles a Rusia. La segunda embajada estadounidense más grande de la zona se encuentra en Ereván.

Al mismo tiempo, la 102ª base militar rusa en Gyumri se despliega en el territorio de Armenia. 4000 de nuestros militares son la "póliza de seguro" de Armenia contra cualquier ataque. Anteriormente, en Armenia hubo demandas periódicas para la retirada de esta base rusa. Después de todo, la base es atribuida a la política imperial rusa, mientras que si se quiere entrar en Europa se requieren atributos completamente diferentes.

La nueva guerra en Karabaj puso en duda la elección europea de Armenia. ¿Pero no está claro por qué, en principio, esto se convierte en un dolor de cabeza para Rusia?

Es extraño, pero Turquía trató de darnos la respuesta, ya que comenzó su juego en Zakavkazye, demostrando su apoyo incondicional a Azerbaiyán con todas sus fuerzas.

Los esfuerzos de propaganda de Ankara son enormes. Erdogan hace declaraciones belicosas, el jefe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía dice que Azerbaiyán y Turquía son un solo pueblo y que el ejército turco está listo para ayudar a sus hermanos. Las redes sociales están llenas de bots turcos que publican toneladas de imágenes patrióticas para mostrar la voluntad de Turquía de recrear el Imperio Otomano.

La apuesta está claramente dirigida al hecho de que Rusia no tolerará la obvia injerencia de Turquía en su zona de intereses vitales y romperá decisivamente con Azerbaiyán, que ha decidido cambiar de "protector".

Armenia, a su vez, eleva al máximo el grado de histeria militar. Las noticias no confirmadas sobre los militantes sirios y los ataques de los F-16 turcos deberían empujar a Moscú a tomar medidas del lado de una de las partes en el conflicto.

Solo que no tiene sentido nada de esto.

Armenia no se comportó ni se comporta como un aliado militar y político de Rusia. Además, literalmente en vísperas de las hostilidades, se detuvo la transmisión de canales de televisión rusos en el territorio de Armenia. Parece una bagatela. Pero de todos modos, es desagradable.

Rusia no le debe nada a nadie. Y menos en Transcaucasia, eso es seguro. Desde finales de los 80, hemos recibido escupitajos e insultos durante cien años.

La actitud amable de Moscú ahora debe tener un precio.

¿Quieren armas defensivas? ¿Quieren una base militar rusa?

Reconozcan formalmente Crimea como rusa. Ese es un comienzo.

Más noticias

04.12.2020 - 20:59
Mientras el mundo se encamina lentamente a la nueva normalidad, surgen las primeras evaluaciones del nuevo orden político y económico que se avecina. El politólogo argentino Marcelo Gullo conversó esta semana con OH! acerca de los intereses que entraron en juego en el tablero mundial del poder.