Identidad

Autarquía campesina: El camino para restaurar la identidad

26.09.2020

El principal problema de la sociedad rusa moderna no se encuentra en las razones sociales o económicas, se encuentra precisamente en la crisis de la identidad. Este problema es bastante antiguo: nuestra crisis de identidad surgió primero entre nuestras élites, especialmente de forma aguda después de las reformas de Pedro I. Gradualmente, esta crisis se extendió a otros estratos de nuestra sociedad, primero a la llamada "intelectualidad", y luego a las grandes masas, que, sin embargo, estaban perdiendo el estatus de ser personas y adquirieron el estatus de ser masas. La oclocracia es esencialmente una pesadilla política para cualquier civilización, pero esto es exactamente en lo que se convirtió nuestra práctica política en los años noventa. El oligarca en la cima y las masas desunidas, no identificadas y traumatizadas, debajo.

 

Tibor Imre Barani: ¿Quién es el enemigo de la identidad húngara?

17.08.2020

Entrevista al célebre filósofo y teólogo húngaro Tibor Imre Barani, especialista en el tradicionalismo, autor de libros sobre René Guénon. Hablamos sobre los problemas de la identidad húngara en las condiciones modernas, la teoría del turanismo y los problemas de la política del “antiliberalismo” declarada por Budapest. Asimismo, el Sr. Barani compartió sus puntos de vista sobre la posibilidad de poner en práctica la Cuarta Teoría Política. 

 

¿Cómo comprender Rusia a inicios del Siglo XXI?

12.12.2018

Rusia es el país más grande del mundo; la frase como tal encierra preguntas alrededor de cómo se construyó esta nación. Las múltiples herencias que conserva son parte de un pasado activo, reflejo de guerras internas y externas, lo mismo frente a tátaros, mongoles que a los alemanes o cosacos; confrontaciones en distintos tiempos y espacios que confirman el ser ruso contemporáneo.

¿Por qué no hay populismos emergentes en España?

22.08.2018

La actualidad política en Europa y Norteamérica, es decir, en el conocido como “mundo occidental”, está marcada por el surgimiento de los populismos. Estas nuevas fuerzas políticas ponen en duda la hegemonía de los viejos partidos del sistema liberal, los cuales tienen un miedo evidente a verse depuestos del poder en las elecciones. Y de hecho, cuando los partidos del sistema dominante han perdido algunas elecciones cruciales como en los EEUU (2016) e Italia (2018), o han tenido una dura rivalidad como en Francia, Austria, Holanda o Alemania (2017), enseguida han conectado su pérdida con los populistas y Rusia. A propósito de Rusia, este país ha sido convertido en el gran enemigo de Occidente por los políticos liberales y sus medios de comunicación; con más intensidad por la victoria electoral de Vladimir Putin en marzo de 2018. De este modo, aparece el populismo y Rusia como las nuevas grandes amenazas que ponen en riesgo al sistema liberal dominante en occidente.

GRITIM: generador de ideología para la oligarquía mundialista en sus ofensivas contra el pueblo

18.11.2017

Hacía referencia, en un artículo dedicado a analizar la agresión interculturalista contra nuestra identidad planteada por la Red Española de Ciudades Interculturales (RECI)[1], al papel del Grup de Recerca Interdisciplinari sobre Inmigració (GRITIM), del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra, como apoyo académico-ideológico de aquella red. Esto está en lógica con el objetivo declarado de esta institución, en principio académica, de intervenir activamente en la agenda política y social, tal y como reconocen en la presentación que figura en su página web

Por qué la victoria del centroderecha en Italia es importante para todo Occidente

27.06.2017

Después de las distintas derrotas de los movimientos populistas por toda Europa, los grupos de presión izquierdistas y neoliberales respiraron. Por un momento, parecía que la victoria de Trump en EE.UU. y el BREXIT no eran más que una excepción a la regla: la globalización y la unificación son inevitables. Los pobres resultados del Frente Nacional en Francia, las derrotas de Geert Wilders en Holanda y de Norbert Hofer en Austria, calmaron a las elites globalistas y les dieron tiempo para reagruparse.