Pensamiento

Las Nuevas Inquisiciones

20.07.2020

“Mientras la policía periodística intenta reemplazar a los intelectuales comprometidos, la búsqueda del hereje, sobre la base del consenso absoluto de los medios, ha sustituido a la discusión crítica y la argumentación polémica. La difamación leve y diluida, la denuncia justa, la información mimética bien pensante, le dan a la caza de brujas un estilo francés. El gusto por la información se extiende en los consejos editoriales: preparan una lista de sospechosos, hacen un inventario de lo "ambiguo" y lo "equívoco" (lo "no claro"), trabajan para controlar casi todas las deficiencias de "corrección" ideológica [...] El cazador de herejes no pregunta, no discute, denuncia, rastrea, señala a los que designa como criminales y enemigos, incluso enemigos absolutos".