terrorismo

LA CAÍDA DE KABUL: EL REGRESO DE LOS TALIBÁN Y LAS IMPLICACIONES GEOPOLÍTICAS

17.08.2021

En cuestión de días, el poder establecido por los estadounidenses tras su intervención en 2001 se derrumbó en Afganistán. De hecho, en una semana, los talibán (una organización prohibida en la Federación Rusa) habían tomado 24 de las 36 provincias y establecido su control de las fronteras. En pocas horas, las principales ciudades del país cayeron, el presidente Ashraf Ghani dimitió y huyó, y los talibán entraron triunfalmente en Kabul. Los cambios en Afganistán podrían afectar a toda la geopolítica de Eurasia. Muchos expertos comparan el colapso de las estructuras estatales y militares del régimen pro-estadounidense en Afganistán con el colapso de Vietnam del Sur tras la firma del "Acuerdo de Paz de París" en 1973. Sin embargo, en ese momento, la retirada de las tropas estadounidenses marcó su derrota y la victoria de su principal adversario geopolítico, la URSS. Ahora bien, a pesar de todas las críticas a los estadounidenses, no se puede decir que su retirada signifique una victoria automática para uno de sus principales adversarios geopolíticos: Rusia o China.

 

Insurrecciones en el cuerno de África

16.12.2020

El propio Cuerno de África es de gran interés para muchos países que lo consideran una entidad geopolítica, ya que su ubicación geográfica le permite controlar la conexión entre el Mar Rojo (y por tanto el Canal de Suez) y el Océano Índico, por donde un gran caudal de barcos pasa. Djibouti alberga bases militares francesas, italianas, estadounidenses e incluso chinas. Al otro lado del estrecho está Yemen, donde continúa el conflicto militar, en el que intervienen Arabia Saudita y sus socios. 

 

Salafismo y wajabismo: una confluencia por el petróleo

22.02.2018

Una buena parte de los actos terroristas perpetrados por grupos que se califican a sí mismos de salafistas o de wajabitas, ramas de la religion musulmana, muy próximas una de la otra. A mediados del siglo XVI, Mohamed ibn Abd al-Wajab (1703-1792) fundó la coriente islámica llamada wajabismo en el desierto del Nejd, en el centro de la península arábiga. Su objetivo es el de restablecer la tradición salafista. Hoy mismo ese movimiento, es una forma puritana y fundamentalista del islam sunita, que rechaza la lectura racional del Corán y de la tradición del profeta Mahoma. Los wajabitas extremistas interpretan literal y estrictamente las palabras coránicas.