triunfo

Herman Wirth: Runas, el Gran Yule, y la patria ártica

23.01.2019

«No existe mayor misterio en el ser del hombre que el misterio de la vida y la muerte, de la muerte y el nacimiento. Para el hombre, el Año es la suprema Revelación de la acción divina en el Universo. El Año es la expresión de la ley cósmica dada por Dios, según la cual la formación del mundo tiene lugar en un retorno interminable y duradero. La imagen más profunda y mágica de la naturaleza frente a nosotros es el Año de Dios. Un número determinado de días que compone el Año, y cada uno de estos días reproduce la imagen del Año: el nacimiento de la Luz de la cual proviene la vida, llega a su apogeo, y desciende, muere, y se hunde, solo para surgir de nuevo.