Cuarta Teoría Política

Evola, el populismo y la cuarta teoría política

10.02.2019

Uno de los rasgos de nuestra desgraciada época es la facilidad con la que se colocan etiquetas, tanto a los intelectuales como a las corrientes y fenómenos políticos. De derecha o de izquierda, populistas o elitistas, progresistas o conservadores… En la realidad de los hechos, la única distinción que todavía existe es la que opone intelectuales del pasado con los que prefieren ser contemporáneos del futuro. El segundo grupo (no muy numeroso, a decir verdad) comprende a los espíritus nacidos décadas antes – e incluso podríamos decir siglos antes, como Nietzsche – en la línea del tiempo de la Historia, a la vanguardia de una realidad que apenas está desplegándose en su totalidad. La historia de los grandes precursores, de estos cortocircuitos vivientes del tiempo, no ha sido escrita aún. Mientras tanto, seria bueno aprender a reconocerlos.

«Crisolismo» y Cuarta Teoría Política

12.12.2017

El Crisolismo como tal, es una ideología sociopolítica científica –o pretende serlo– en construcción, y que inspirada en cierta forma por la Cuarta Teoría Política de Alexander Dugin, propone un modelo político independiente como una contemporaneidad alternativa a los modelos de desarrollo hegemónicos. En el presente ensayo se tratarán sobre aquellas bases metapolíticas y epistemológicas consustanciales y necesarias para el desarrollo y consolidación de un proyecto teorético que, ante el fracaso del conservadurismo, el comunismo y el fascismo en el terreno político, de mostrarse como alternativas al liberalismo, y ante el conflicto constante entre una visión indigenista e hispanista en el terreno identitario, prevé los cimientos necesarios para una nueva teoría política peruana.  

Pampa y Estepa

26.11.2017

La tendencia a la unificación del globo terráqueo acontece con la fuerza de un sino. Todos sentimos, en un primer momento, que se trata del impulso con que la globalización liberal-capitalista lo atraviesa todo. Pero el sentimiento de todos, el sentido común, no siempre acierta. Si bien este proceso tiene hoy un signo negativo, eso no quiere decir que no pueda orientar su rumbo en otro sentido. Podemos ver entonces en este momento crítico, una oportunidad. Así lo hizo Perón cuando anticipó que el mundo caminaba hacia la universalización. Introdujo así un concepto, que intentaba comprender y ofrecer una orientación a cuanto estaba por venir. No se resignaba entonces el General, pues no es indefectible que el mercado cierre su mano sobre el planeta si tenemos la inteligencia y la fuerza para disputar el rumbo de las grandes integraciones entre pueblos y naciones. Aquí intentaremos seguir la línea abierta por ese concepto, el proceso de universalización, abriendo perspectivas para el ejercicio de una geopolítica consciente que responda a los desafíos de la hora, para que esa hora sea la hora de los pueblos.

El fin del mundo presente

28.06.2017

El Mundo presente no es algo dado. El mundo es algo que es creado en el proceso de la existencia humana. No existimos en el mundo como algo dado por sentado. Existiendo, constituimos el mundo por el hecho mismo de existir. La modernidad insiste en la objetividad del mundo. Pero el mundo objetivo puede estar realmente presente - porque para estar presente tiene que tener el Ser, tiene que ser, participar en la esencia del Ser.