Spengler

Oswald Spengler: una introducción

07.12.2020

En 1925, André Fauconnet pudo escribir: "Desde el final de la guerra mundial, ninguna obra filosófica ha tenido, en Europa central, una resonancia comparable a la de Spengler" (1). El punto apenas se exagera. La publicación del primer volumen de La decadencia de Occidente en abril de 1918, unos meses antes del final de la Primera Guerra Mundial, fue como un trueno (2). La respuesta en Alemania, en particular, fue fenomenal, como lo demuestra la cantidad de libros y folletos publicados a su vez para responder, comentar, elogiar o criticarlo. Una de las razones de este éxito, como señaló Ernst Cassirer, fue sin duda el título del libro, que había sido inspirado en Spengler por una obra de Otto Seeck publicada a finales del siglo XIX (3). 

 

Altheim, Spengler, Nietzsche... y la decadencia, el mito de la Revolución Conservadora...

18.11.2020

En su análisis de la novela (Roman und Dekadenz), Franz Altheim señala que esta forma muy particular de la literatura antigua presenta una especie de desorden estilístico, que corresponde a una época de profunda transformación de la sociedad y la política. Era una época en la que la civilización de la polis estaba llegando a su fin y la civilización alejandrina, concentrada en las grandes ciudades cosmopolitas, se estaba afirmando en imperios en proceso de expansión. Desde Alejandría hasta Pérgamo y Roma, donde los antiguos ideales republicanos estaban desapareciendo, triunfaba una plebe urbana de orígenes compuestos, pero homogénea en su estilo de vida. En toda Grecia, la novela había reemplazado a todas las demás formas literarias canónicas, como son la épica y la tragedia. La antigua novela se formó por medio de la concurrencia de retórica sofística, poesía erótica, historiografía, géneros en los que todos los estilos se confundían y luego se unificaban en una nueva forma, testimoniando así la desintegración de unas viejas formas en contra de su especificidad.