Historia

El eclipse de lo sagrado

16.06.2021

Podríamos empezar nuestra breve meditación en torno al tema propuesto, el eclipse de lo sagrado en el mundo, apelando a una encíclica papal, a un tratado místico con simbología profética o a una sentencia homilética esgrimida por ese tipo de pastores que ya no abundan. Pero no, optamos por dar espacio a ciertas plumas filosóficas, para alejar toda sospecha que pueda tildar a nuestro escrito de parcial o de carácter estrechamente religioso. 

 

Marcelo Gullo: La Hispanidad, pasado, presente y futuro

28.04.2021

Conferencia del profesor Marcelo Gullo con los amigos e invitados de la asociación cultural Héroes de Cavite. Como asegura el propio profesor, "nuestra hispanidad es nuestro pasaporte al futuro. La hispanidad es nuestra Dulcinea, que nos llama a nosotros a ser los quijotes del siglo XXI"

Los guerreros de la Virgen

11.02.2021

El espíritu guerrero es la condición por excelencia de los seres humanos que siguen el monoteísmo. A este espíritu se contraponen los ritos femeninos de los pueblos paganos que encuentran en el matriarcado la expresión por excelencia de su ideal. El Ser, tal y como lo entendió la metafísica pagana, es la manifestación por excelencia de una realidad femenina que se encarna en la tierra y sigue los ciclos de la naturaleza. No por nada el mundo moderno, hechizado por el naturalismo de la ciencia y el darwinismo, ha ido animalizando poco a poco a los hombres, hasta el punto de convertirlos en un simple apéndice de la materia: el hombre se ve reducido al sexo, al sensualismo y a la glotonería. Se trata simplemente de que su esencia está limitada a los sentidos y, por lo tanto, esta misma acaba por fundirse con la naturaleza, la inmensidad de un todo orgiástico donde el ser es reducido a un átomo sin sentido perdido en la masa. Hoy día reviven por doquier los cultos matriarcales a la Pachamama, a Gaia, a Cibeles y se instaura una vez más una teología femenina.

 

Los signos de los tiempos: la pregunta acerca de la prehistoria

14.01.2021

Incluso para quienes han sido capaces de superar el dogma vacío que denominamos como "progreso" (además de los estrechos criterios materialistas y positivistas que han reinado durante los últimos dos o tres siglos) las decenas de miles de años que denominamos como la "prehistoria" siguen siendo todavía para nosotros un abismo insondable que es abrumador e inmenso. Ante este abismo, tanto la erudición más rigurosa como las intuiciones más convincentes, parecen fallarnos irremediablemente y, al no encontrar ninguna "documentación" o "evidencia" inteligible sobre la cual podamos depositar nuestra fe, acabamos por proyectar ideas fantásticas sobre ella o caer en reduccionismo bastante toscos.