Documentos

Ad libitum: En defensa de la memoria del Comandante

16.06.2018

Los libros, aunque marchitos, son la única esencia que deja la humanidad en su discurso eterno. Esencia para el Bien, que perfecciona al Hombre; o para el Mal, que lo corrompe y prostituye. Esencia que se internaliza desde la niñez mediante la palabra hablada, escrita o estereotipada en el entorno ambiental y que, al discurso del tiempo, se transforma en las mentes de los pueblos en monumentos a la guerra o a la paz; a la construcción o a la destrucción.