Sociedad

EL LOGOS TRIDIMENSIONAL

23.07.2021

Pero los posmodernos proponen aplicarnos la eutanasia y no buscar una cura. El realismo especulativo va aún más lejos y propone liquidar lo que queda del sujeto (el cual se encuentra debilitado, en estado de desmoronamiento y agonía) en favor de otra cosa que surge de la mentira. Es por eso que el realismo especulativo intenta fundamentar una especie de satanismo ontológico que identifica abiertamente con las oscuras figuras de la fantasía lovecraftiana: los dioses idiotas, es decir, los Antiguos, que viven al otro lado – ¡más allá! – de la materia. Ellos llaman a que cedamos nuestros cuerpos a estas criaturas con tal de delirar en el aire (como lo hacen los posmodernos) o para que hablen en los departamentos de filosofía de las universidades (como sucede con el realismo especulativo).

LA TOMA DE JERUSALÉN

21.07.2021

El 14 de julio de 1099 los ejércitos cruzados tomaron Jerusalén, arrebatándosela a los sarracenos. Por supuesto, los caballeros latinos no cumplieron las promesas que habían hecho al emperador ortodoxo y posteriormente saquearon Constantinopla en la 4ª Cruzada. Aunque esto sucedió al final de esta época heroica. Pero la Primera Cruzada, liderada por el duque francés Godofredo de Bouillón, apenas había comenzado y, debemos reconocerlo, fue espectacular.

LOGROS Y DESACIERTOS DE LA PSICOLOGÍA

21.07.2021

Se puede decir que existen dos grandes escuelas dentro de esta ciencia. Una de ellas es el materialismo psicológico radical que reduce todos los procesos mentales a impulsos corporales, físicos y biológicos. Tal escuela considera que el hombre es un animal o un autómata y que la psique es producto de reacciones externas. ¿Eso es todo? Sí, eso es todo. El hombre no es otra cosa que un modelo más complejo que el perro de Pavlov o una versión imperfecta de la futura Inteligencia Artificial. Estas ideas fueron promocionadas por la psiquiatría soviética debido a que sus puntos de vista materialistas se ajustaban perfectamente a la ideología imperante. No obstante, los conductistas y cognitivistas tienen ideas muy similares.

El problema del coronavirus

18.07.2021

Si combinamos la revacunación forzosa con el falso objetivo de la inmunidad colectiva (¡rápido!, infectemos a todos con la peste bubónica, es ahora o nunca) realmente estamos frente a un plan bastante nefasto. Tampoco entiendo por qué ciertos representantes de la Iglesia apoyan unilateralmente semejantes ideas. Lo mejor sería simplemente callar frente a algo ante lo cual no se ha alcanzado un consenso espiritual y religioso. Por otra parte, los jerarcas de la Iglesia siguen siendo meros seres humanos y en ese sentido tienen límites. Pero anatemizar a todos los que se oponen a la vacuna es demasiado en mi opinión.

Conocimiento e información

11.07.2021

El conocimiento y la información son fundamentalmente distintos. El conocimiento es ante todo el centro interior íntimo de las personas, una fortaleza a la que puede acceder cualquier esclavo, incluso cuando este es aplastado por las circunstancias sociales y la explotación más despiadada. Los obreros británicos descritos por Dickens, los cuales vivían en medio de sombríos cuarteles hechos de ladrillos quemados, volvían a sus casas a dormir y en la noche encontraban el camino de vuelta su corazón.

La horrible distopía de un comediante británico

11.07.2021

El escritor inglés Jerome K. Jerome (1859-1927) es mundialmente conocido por su conocida novela Three Men in a Boat (To Say Nothing of the Dog). Ninguna de sus otras obras alcanzó una fama equivalente a la de esta novela. Pero Jerome escribió cuentos muy interesantes, uno de ellos se titula La nueva utopía y fue publicado hace unos 130 años.

 

El eclipse de lo sagrado

16.06.2021

Podríamos empezar nuestra breve meditación en torno al tema propuesto, el eclipse de lo sagrado en el mundo, apelando a una encíclica papal, a un tratado místico con simbología profética o a una sentencia homilética esgrimida por ese tipo de pastores que ya no abundan. Pero no, optamos por dar espacio a ciertas plumas filosóficas, para alejar toda sospecha que pueda tildar a nuestro escrito de parcial o de carácter estrechamente religioso.